10
febrero

Receta de arroz con leche

 

Arroz con leche

Clásico entre los clásicos, se diría que la receta de arroz con leche forma parte de las señas de identidad gastronómicas de todas las regiones de España. Distintas zonas enarbolan la bandera de «aquí se hace mejor que en ningún sitio». Pero siento decepcionaros, queridos, porque no somos tan especiales en el mundo; el arroz con leche, en distintas variantes, se prepara en muchísimas regiones: de Asia a Norteamérica, pasando por el norte de Europa.

Como ocurre con todas las recetas tradicionales que llevan preparándose años y años en distintos lugares, encontramos todo tipo de variantes en su preparación y también todo tipo de trucos y consejos para elaborar el arroz con leche. Hay quien prefiere cocer primero el arroz en agua, unos 20 minutos, pues se facilita el posterior espesado (la leche interfiere un poco en ello), quien infusiona los aromas en la leche antes de añadir el arroz, quien añade yemas de huevo o mantequilla, etc., etc.

Sí, existen muchas recetas diferentes, algunas en las que se prefiere mantener la integridad de los granos de arroz y que el postre salga cremoso a la vez. En otras recetas, como la del típico arroz con leche asturiano, la mezcla se cuece varias horas sin parar de remover con la intención de conseguir una crema o pasta de arroz, en la que apenas se distinguen los granos. Todo es cuestión de gustos.

Nuestra fórmula se inspira en la que da Simone Ortega en su libro 1080 Recetas de Cocina, que no es la del celebérrimo arroz crema con azúcar quemado por encima, sino una más sencilla y corta de elaborar. Eso sí, yo no os prohíbo que estéis tres horas dándole vueltas al arroz. Os admiraré mucho si lo hacéis.

Arroz con leche

Ingredientes:

  • 150 g de arroz de grano redondo
  • Un litro de leche entera (si es fresca, mejor)
  • 100 g de nata líquida
  • Una corteza de limón y otra de naranja
  • Un palo grande de canela
  • 100 g de azúcar
  • Agua

Elaboración:

  • Ponemos agua abundante a cocer en un cazo y cuando rompa el hervor echamos el arroz. Lo tenemos cociendo 10 minutos.
  • Mientras tanto ponemos la leche con la nata líquida a cocer suavemente con la corteza de los cítricos y el palo de canela.
  • Cuando hayan pasado los 10 minutos escurrimos el arroz del agua y lo pasamos a la leche, donde lo tendremos unos 15 minutos.
  • Al cabo de este tiempo probamos el arroz para ver si está tierno. 
  • Si está a nuestro gusto, añadimos el azúcar, removemos bien, retiramos las cortezas y vertemos en un recipiente llano y amplio, para que se enfríe antes. La corteza de los cítricos se retira una vez hecho el arroz porque puede amargar.
  • Podemos añadir leche si vemos que se ha quedado muy espeso; hay que tener en cuenta que espesa bastante al enfriarse.
  • Servimos cuando esté bien frío, con un espolvoreadito de canela por encima, si nos gusta, os quemando azúcar previamente espolvoreado por encima.

Arroz con leche

Elijamos la fórmula que elijamos para hacer nuestro arroz con leche, la leche debe ser siempre entera para que el postre tenga cuerpo, y el arroz debe ser siempre de grano redondo, de ese que suelta bien de almidón, sustancia vegetal que es precisamente la que ayuda a espesarlo. Ah, y se conserva muy bien en el frigorífico hasta una semana, así que podéis poneros las botas. Buen provecho.

 

Si te ha gustado esta publicación compártela: