9
marzo

Buñuelos del Ampurdán. Receta de Semana Santa

 

Buñuelos del Ampurdán 1

Buñuelos del Ampurdán sobre bol de GreenGate

Hoy hemos frito unos ricos buñuelos del Ampurdán, una receta típica de Semana Santa que seguramente muchos de vosotros ya habéis hecho en casa o, al menos, ya habéis comido alguna vez en esta temporada del año. Los hemos servido en nuestro nuevo bol de cerámica Pale Green que va como anillo al dedo con el paño Amanda White y los nuevos platos de postre de GreenGate.

Estos ricos buñuelos de origen catalán se aromatizan con licor  y semillas de anís, conocidas también como matalahúva y matalahúga, y ralladura de limón. Es una masa enriquecida con leche, manteca de cerdo y azúcar, y que adquiere su esponjosidad gracias a que entre sus ingredientes cuenta con levadura fresca.

Es un tipo de buñuelo de viento que no lleva relleno, tan solo se moja en agua de anís  y se reboza en azúcar cuando ya está frito. Esta repostería tradicional tiene forma de rosquilla, se caracteriza por su sabor y su suavidad interior. Se suelen tomar fríos o calientes, pero eso lo dejamos a vuestra elección.

Buñuelos del Ampurdán

Ingredientes:

  • 300 g de harina de fuerza
  • 10 g de levadura fresca
  • 5 g de semillas de anís
  • 55 g de azúcar
  • 2 g de sal
  • La ralladura de medio limón
  • 150 g de leche tibia
  • 30 g de licor de anís
  • Un huevo L
  • 30 g de manteca de cerdo
  • 75 ml de licor de anís
  • 75 ml de agua
  • Azúcar para rebozar los buñuelos

Elaboración:

  • Se desmenuza la levadura en la harina, en un cuenco grande.
  • Añadimos el anís en grano, el azúcar y la sal.

desmenuzamos la levadura

  • Echamos en un cuenco la leche con el licor de anís y el huevo, y batimos con un tenedor.
  • Añadimos los líquidos a la harina y mezclamos con las manos, o con una cuchara de madera.

mezclamos los líquidos

  • Trabajamos la masa con las manos mientras vamos incorporando poco a poco la manteca de cerdo.
  • Untamos un cuenco con aceite de oliva y cuando tengamos una masa lisa, homogénea y bastante elástica la pasamos al cuenco con ayuda de una rasqueta, y cubrimos con un paño.
  • Dejamos leudar durante una hora y media o dos horas, según la temperatura que tengamos en la cocina, o hasta que doble su volumen.

amasamos

  • Hacemos pequeñas bolas con la masa y las vamos poniendo sobre una bandeja de horno untada con aceite o cubierta con una hoja de silicona.
  •  Cubrimos la bandeja con un paño y dejamos fermentar hasta que las bolas doblen su volumen.

formamos bolas

  • Preparamos una rejilla con papel de cocina, un cuenco con suficiente azúcar y un pulverizador con la mezcla de los 75 ml de licor de anís y los 75 ml de agua.
  • Calentamos aceite en una freidora o en una sartén profunda, cogemos una bolita y le hacemos un agujero en el centro con las yemas de los dedos.

formamos los buñuelos

  • La echamos en el aceite caliente y continuamos con otras dos o tres bolas de masa. Dejamos que se doren por ambos lados.
  • Las sacamos con una espumadera y las dejamos reposar un par de minutos sobre la rejilla. Continuamos haciendo el resto de buñuelos de la misma forma.

los freímos

  • Pulverizamos los buñuelos con agua de anís por ambos lados.
  • Pasamos rápidamente los buñuelos por el cuenco con azúcar para que queden completamente rebozados.

Rebozamos en azúcar

  • Los colocamos sobre una rejilla para que se enfríen.
  • Servimos los buñuelos templados o fríos.

servimos los buñuelos

¿A que os apetece coger un par de estos buñuelos del Ampurdán? Pues os aseguro que por dentro están muy ricos y muy esponjosos. Servíos un rico vino dulce, una limonada típica de Semana Santa o un café, y disfrutad de esta repostería de Cuaresma.

Buñuelos del Ampurdán 2

Buñuelos del Ampurdán sobre plato de postre

Algunos consejos útiles:

  • Encontraréis muchas recetas que sustituyen la manteca de cerdo por mantequilla. Nosotros preferimos hacerlos con manteca, un ingrediente más común en nuestra repostería y con la ventaja de que no tiene sal o emulsionantes como los tiene la mantequilla comercial.
  • El fermentado se puede ralentizar introduciendo la masa en la nevera durante seis u ocho horas. La masa tendrá más sabor y será mucho más esponjosa.
  • Nunca friáis más de cinco buñuelos a la vez, se bajará la temperatura del aceite y podrían absorber mucho aceite. 
  • Si no os gusta el anís lo podéis sustituir por canela en polvo al gusto.
  • La masa la podéis hacer en un robot amasador. Bastará con mezclar todos los ingredientes a velocidad media y, una vez mezclados, continuar batiendo con el gancho de hacer pan a velocidad media alta hasta que tengamos una masa lisa, homogénea y que se despegue completamente del vaso.
Print Friendly