3
marzo

Mona de Pascua de yema

 

mona de yema

Mona de Pascua de yema sobre stand giratorio de cristal

Se acerca el momento de preparar monas, por lo que hoy os traemos una rica mona de Pascua de yema. O más bien parece una guardería de pollos. Muchos de vosotros os dais un palizón anual preparando una mona de Pascua que deje la mandíbula desencajada a la parentela, ¿no es así? Pues con esta mona eso lo tenéis asegurado. El palizón, digo.

La verdad es que esta mona tiene trabajito, aunque las partes que la componen se han tratado ya aquí en el blog, así que deberíais dominarlas, ejem. La base es un bizcocho genovés que se cala con almíbar, el relleno es de crema pastelera y coronamos la mona con unos lindos nidos de merengue. Lo único que aún no hemos tratado en el blog es la yema pastelera de la cobertura; la receta para ello la hemos tomado de aquí.

De modo que con esta mona conviene organizarse bien y hacerla en un par de etapas por lo menos, para no acabar derrengado. El bizcocho genovés se puede hacer en cualquier momento y congelar bien envuelto en plástico hasta el día D. El relleno, el calado con el almíbar y los niditos de merengue se pueden hacer con un día de antelación para acabar con la cobertura el mismo día que se vaya a consumir la mona, porque la yema es delicada. Ya os he organizado la vida en un momento. Pues allá vamos.

Mona de Pascua de yema

Ingredientes:

Bizcocho genovés

  • 6 huevos medianos
  • 190 g de azúcar
  • 190 g de harina de repostería
  • Una cdta. de extracto de vainilla

Almíbar de calar

  • 100 g de agua
  • 100 g de azúcar

Nidos de merengue

  • 60 g de claras
  • 120 g de azúcar blanquilla
  • Una punta de cucharilla de cremor tártaro

Crema pastelera

  • Un huevo entero (o dos yemas)
  • 250 ml de leche entera
  • 25 g de almidón de maíz (Maizena)
  • 90 g de azúcar

Yema pastelera de cobertura

  • 4 huevos medianos
  • El mismo peso de los huevos en azúcar (pesados sin cáscara)
  • 15 g de maicena
  • 2 g de gelatina neutra en polvo o 1 hoja de gelatina en láminas
  • 90 g de agua

Acabado

  • 50 g de coco rallado (si no os gusta el coco usad granillo de almendra o almendra fileteada)
  • Pollitos para adornar

Elaboración:

Bizcocho genovés

  • Seguimos las instrucciones de nuestro post sobre cómo hacer un bizcocho genovés para rellenar. Una vez preparado el bizcocho, que podemos hacer en un solo molde y cortándolo luego por la mitad con una lira, o en dos moldes para tartas de capas, lo dejamos enfriar por completo. Reservamos.

Almíbar de calar bizcochos

Crema pastelera

Montaje, primera parte

  • Una vez que tenemos preparadas estas tres partes anteriores, montamos la mona. Cortamos en dos el bizcocho con una lira si lo hemos hecho entero en lugar de en dos moldes para layer cake. Si le ha quedado algo de joroba, le cortamos una rodajita fina para nivelar la superficie.
  • Colocamos la parte inferior sobre una base para tartas giratoria, lo pinchamos repetidas veces con una brocheta y lo pintamos con un pincel con el almíbar aún caliente.

mona de yema

  • Repartimos la crema pastelera aún caliente por encima del bizcocho con una espátula acodada. Es importante que la crema esté reciente porque sabéis que al enfriarse queda más firme y cuesta mucho más distribuirla bien.

mona de yema

  • Ponemos encima de la crema la segunda mitad del bizcocho y apretamos para que se asiente y la crema se reparta por todos los recovecos; conviene hacerlo con algún objeto plano que reparta la presión por igual por todo el bizcocho, yo he usado una pala para pizza.

mona de yema

  • Repasamos con la espátula la crema que haya quedado sobresaliendo, girando la tarta al mismo tiempo para que quede un lateral lo más liso posible. 
  • Pinchamos el bizcocho superior con la brocheta y lo mojamos igualmente con el almíbar restante.
  • Ahora es el momento, si queremos, de envolver el conjunto en plástico y dejarlo reposar en la nevera hasta el día siguiente.

Preparación de la yema pastelera

  • Cascamos los huevos en un cazo y los pesamos. Pesamos la misma cantidad de azúcar.
  • Mezclamos el agua con los huevos y la maicena con el azúcar. Seguidamente agregamos los sólidos al líquido y mezclamos bien en frío con unas varillas para que la maicena se hidrate y no haga grumos.

mona de yema

  • En un bol pequeño ponemos la gelatina en un poco de agua fría para que se hidrate mientras calentamos la mezcla del cazo a fuego bajo, removiendo de vez en cuando. Si tenemos termómetro es más cómodo controlar la temperatura; a partir de los 65ºC empieza a espesar bastante rápido y entonces sí hay que remover enérgicamente para que no queden grumos en la yema. Debe llegar a hervir, no se cortará porque el almidón de la maicena lo impide.

mona de yema

  • Cuando hierva agregamos la gelatina hidratada, apagamos el fuego y removemos a fondo.

Montaje, segunda parte

  • Vertemos la yema caliente sobre el bizcocho, al que habremos colocado unos papelitos en la base que lo separen del stand de la tarta, para que no se nos pringue todo.

mona de yema

  • Con la espátula acodada repartimos la yema fluida por encima y por los laterales lo mejor que podamos. El lateral lo alisamos con una rasqueta, quitando el sobrante (no deberá sobrar mucho). Metemos la mona en la nevera por lo menos un par de horas, para que la yema se ponga firme.
  • Con la yema fría ponemos la cobertura de los laterales, aplicándola con la mano o con una espátula. Podemos poner coco como hemos hecho nosotros o almendra, al gusto.

mona de yema

  • Por último, colocamos los pollitos dentro de los nidos de merengue. Si el hueco que ha quedado en el centro de los nidos es pequeño, siempre se puede agrandar un poco raspando con un cuchillo, hasta que quepan bien las patitas del pollo.
  • Ponemos los niditos con su ocupante sobre la mona, hemos puesto cinco nada más, pero podéis instalar un criadero entero de pollos, si os gusta.

mona de yema

Mona de Pascua de yema sobre plato de postre de la firma GreenGate

Cómo veis esta mona de Pascua de yema no es apta para los que tengan problemas de colesterol, porque en total lleva la friolera de 11 huevos. Pero eso es si se la zampa uno solo. A alguien tendréis que invitar, ¿no os enseñaron a compartir en la guardería?

Print Friendly
Si te ha gustado esta publicación compártela: