15
enero

Brazo de té matcha y lemon curd

 

Brazo de té matcha y lemon curd

A veces, la decoración sobra. Cuando comencé con este blog, nunca pensé que acabaría diciendo esto, pues mi intención siempre fue crear un blog de tartas decoradas. Pero hoy, después de tener hechas algunas flores de chocolate blanco para decorar este brazo, me di cuenta de que no había decoración mejor para él que sus propias líneas. Y sus colores. Muchas veces no nos damos cuenta de dónde está la verdadera belleza. Cada vez valoro más la importancia de un buen producto, tanto en dulce como en salado. Un plato de carne, por muy bonito que esté presentado y por rica que sea la salsa que lo cubre, nunca será un buen plato si no parte de un buen producto. Lo mismo pasa con las formas. Una tarta imperfecta se puede esconder bajo kilos de nata, pero nunca, nunca, por muy bonitos que sean los adornos que la cubren, tendrá la pureza de una tarta sin maquillar, perfecta en sus líneas, equilibrada en sus colores, sin más adornos que ella misma.

Pasa igual con las personas.

Yo seguiré decorando tartas, porque me encanta, pero cada vez intentaré camuflarlas menos, dejar que sean ellas las que brillen por sí mismas; y la decoración, la que las potencie y acompañe, pero no la que les haga sombra.

BRAZO DE TÉ MATCHA Y LEMON CURD

INGREDIENTES

Para la plancha de bizcocho al té matcha:

Para el relleno:

  • 1 bote de lemon curd (comprado o casero: receta más abajo)
  • 125 g de mantequillla

Lemon curd (para dos botes):

  • 250 g de azúcar
  • La piel de 1 limón
  • 175 g de zumo de limón (5 limones)
  • 120 g de mantequilla
  • 4 huevos

ELABORACIÓN

Para la plancha de bizcocho al té matcha:

  • Se blanquean los huevos con el azúcar, batiendo con varillas durante 12-15 minutos (En Thermomix, con mariposa, 6 minutos, 37º, velocidad 3 y 1/2, y otros 6 minutos a la misma velocidad pero sin temperatura).
  • Se añade la harina y el té, tamizados, y se mezcla suavemente. (En Thermomix, 6 segundos en velocidad 3).
  • Se vierte sobre una bandeja de horno cubierta con un Silpat y se hornea a 180º durante 6:30 minutos (si vuestro horno es de aire; si no, tendréis que alargar la cocción 2-4 minutos más) .
  • Se saca del horno e inmediatamente, se vuelca la plancha sobre un paño fino húmedo, se retira el silpat, que habrá quedado arriba, y se enrolla la plancha de bizcocho junto con el paño. Pasados unos segundos, se desenrolla. De esta manera, no se romperá al enrollarlo después.
  • Anotación: de esta forma que he descrito, os quedará la parte más fea hacia fuera y la más bonita hacia dentro. Es la forma más sencilla. En cambio, si queréis que os quede la parte más bonita hacia fuera y sois valientes, haced como he hecho yo (os aviso que he temblado de miedo mientras lo hacía): cuando la saquéis del horno, la volcáis sobre una lámina de papel vegetal, retiráis el silpat, ponéis sobre la plancha el paño húmedo y cogéis todo como buenamente podáis y volvéis a darle la vuelta. Entonces queda el papel vegetal hacia arriba, lo retiráis y enrollárais el bizcocho. Después de unos segundos, desenrolláis. Corréis el riesgo de que la plancha se parta al darle la vuelta. Si es así, ¡sólo hay que volver a empezar, nada más!
  • Hay más formas de hacer este proceso, pero ésta es la que más confianza me da, a pesar de los riesgos. Si vosotros téneis otra forma que os dé más confianza (papel vegetal en vez de silpat y en vez de paño, por ejemplo), adelante. Conmigo no contéis. 🙂

Lemon curd con Thermomix:

  • Se pulveriza el azúcar, 30 segundos en velocidad progresiva 5-10.
  • Se añade la piel del limón y se repite el proceso.
  • Se añaden el resto de ingredientes y se programa 20 minutos, 90º en velocidad 4.

Lemon curd con método tradicional:

  • Hay que usar azúcar glass y la ralladura de un limón, en lugar de la piel entera.
  • Se ponen todos los ingredientes al baño maría sin dejar de remover durante 20 minutos.

Para el relleno:

  • Sólo se usa la mitad del lemon curd que hemos hecho. El resto os será útil seguro en otra ocasión.
  • Cuando el lemon curd esté frío se añade a éste la mantequilla, fría, y se bate muy bien, a gran velocidad, hasta que quede una crema lisa y homogénea.

Montaje:

  • Se vierte el relleno sobre la plancha de bizcocho, dejando libres los bordes.
  • Se enrolla el brazo.
  • Se deja enfriar un par de horas en la nevera.
  • Se cortan los extremos, para que quede bonito.
  • Y se espolvorea con azúcar glass.

Fuente: Gâteau roulé au lemon curd et au matcha, de Sooishi.

Print Friendly