Bienvenido!

Gertrudis, o una excusa tonta para la vuelta

Gertrudis, o una excusa tonta para la vuelta

Gertrudis es una tarta-tortuga con nombre propio. Archiconocida en la blogosfera, yo la tengo en el libro Gâteaux d’anniversaire, de Sylvie Aït-Ali, así que supongo, sólo supongo, que es de ella la idea original. Es sencilla y a los niños les gusta mucho. Quería haberla puesto un poco más femenina, unas pestañitas, las uñas de color…, pero hace muchos meses que no hago una tarta, así que no me he atrevido con nada más allá de esto. Sirva al menos de pretexto para volver al blog, y, si alguien aún no la conoce, pues ya están hechas las presentaciones: ella es la tortuga reina de la Red.

Por cierto, que esta mañana le hice un cambio de look al blog (¿el cuarto ya?)… Añoraba a mi Photoshop.

Gracias por la espera a los que aún seguís ahí. Gracias por los e-mails y comentarios en mi ausencia. Espero volver a ponerme pronto al día también con vuestras cocinas.

Ahora, la receta, por si queda alguien sin hacerla. Necesitamos dos brazos de gitano, una gran mousse de chocolate y algunas tonterías para decorar. Yo los brazos de gitano los hice caseros, rellenos, por cierto, de esta crema de Phoskitos muy rica, de la bloguera vamosalculete, pero hice la tarta hace algunas semanas, sin intención de publicarla y no apunté ni los huevos que usé para los bizcochos ni las modificaciones que le hice a la crema, así que omitiré ambas recetas. Os sirve cualquier receta de brazo gitano que uséis habitualmente y también unos brazos comprados.

TORTUGA GERTRUDIS

INGREDIENTES

Para el caparazón:

  • 2 brazos de gitano

Para el relleno:

  • 500 g de chocolate negro de primera calidad
  • 12 claras de huevo
  • 80 g de azúcar
  • 600 g de nata para montar

Para las patas, la colita y la cabeza:

ELABORACIÓN

Para el caparazón:

  • Se forra un bol con papel film, teniendo cuidado de que queden las menos arrugas posibles, ya que luego dejan marcas en la mousse.
  • Se cortan en rodajas los brazos de gitano, y se van poniendo sobre el papel film, hasta cubrir todo el bol.

Para el relleno:

  • Se monta la nata y se reserva en el frigorífico.
  • Se montan las claras con el azúcar.
  • Se derrite el chocolate en el microondas en un bol grande y se deja templar un poco.
  • Se vierten las claras sobre el chocolate y se mezcla muy suavemente para que no se bajen.
  • Finalmente, se integra la nata a la mezcla.
  • Se vierte la mousse en el bol, procurando que rellene los huecos que quedan entre las rodajas de brazo de gitano.
  • Finalmente, se ponen rodajas de brazo sobre la mousse, cubriendo toda la superficie.
  • Se lleva al frigorífico hasta que la mousse esté bien cuajada. Esta tarta admite también muy bien la congelación.
  • Se desmolda dando la vuelta al bol con cuidado sobre un plato.

Para las patas, la colita y la cabeza:

  • Se cortan dos de los bizcochitos planos por la mitad, y se les hace en los extremos unas muescas para que parezcan los dedos de la tortuga. Con un palillo de dientes, se clavan las patitas a la tortuga.
  • El tercer bizcochito se corta con forma de triángulo “largo”, y se pone de colita, también clavándolo con un palillo.
  • Se corta la medianoche por la mitad, se le hace una raja en un extremo, que hará de boca, y se pega a la tortuga, también con un palillo.
  • Con el fondant, hacemos la lengua y las bolitas que harán de ojos. ¡Y ya está lista nuestra Gertru!
Print Friendly, PDF & Email
María

Maria Lunarillos

Jiennensa de nacimiento pero tinerfeña de adopción (y corazón), me gusta encender el horno cuando viene lluvia, embadurnarme de harina mientras las gotas de agua golpean en la ventana y dejar que el olor a bizcocho y a tierra mojada impregnen juntos la casa. Soy compleja pero aspiro a ser simple, minimalista por dentro y por fuera. Y busco hacer lo mismo con mi cocina, para quedarme con lo más puro, lo más simple y lo más hermoso, porque la grandeza se esconde en los detalles más pequeños.