Bienvenido!

Cómo cubrir una tarta redonda con fondant

Cómo cubrir una tarta redonda con fondant

Al contrario de lo que muchos piensan, cubrir una tarta con fondant es bastante sencillo. Solo hay que seguir una serie de pautas, y con ellas todo es coser y cantar. También hay que considerar la práctica, ya que, seguramente la primera tarta que cubramos suele no quedar tan bien como esperábamos, o sorprendernos a nosotros mismos y que a la primera nos quede ideal.

Para cubrir las tartas de fondant siempre suelo utilizar la marca PME o Satin Ice, son las que mejores resultados me dan. Además de eso son de las que mejor sabor tienen, pero claro, eso ya va a gustos. Dependiendo de la zona en la que viváis puede que las marcas de fondant que yo utilizo se queden pegajosas o se sequen enseguida, tendréis que ir probando.

Para comenzar a cubrir la tarta con fondant debemos tener la tarta ya rellena y cubierta con nuestra crema elegida, y haberla refrigerado, para que así nos resulte mucho más fácil. También es importante que cuanto mejor terminada esté la capa de crema más perfecto nos quedará el forrado de la tarta.

Colocamos la tarta sobre un stand giratorio, si disponemos de él, para que nos resulte más sencillo cubrir la tarta. Comenzamos amasando el fondant (necesitaremos entre 600-700 gramos para una tarta de 15 cm de diámetro). Cuando esté elástico lo estiraremos con la ayuda de un rodillo, dándole un grosor aproximado de unos 5mm. Cubrimos la tarta con el fondant y aseguramos con la ayuda de las palmas de las manos todo el borde superior de la tarta.

Una vez asentado todo el borde superior de la tarta, vamos abriendo los pliegues que se hayan formado, con mucho cuidado y lo vamos pegando por todos los lados de la tarta, con ayuda de las palmas de las manos y sin tirar hacia abajo para no rasgarlo. Cuando la tengamos todo el fondant bien colocado, con la ayuda de una paleta alisadora, iremos pasando por toda la tarta para asegurar que el fondant está bien pegado, marcando con la paleta bien por toda la parte inferior de la tarta, así nos será más fácil recortar el exceso de fondant

Con el fondant bien pegado a la tarta, iremos cortando el sobrante a ras de la tarta con ayuda de un cuchillo (o un rodillo cortador). Retiramos el exceso de fondant y con la ayuda de la paleta alisadora vamos pasando por toda la tarta hasta que consigamos un efecto perfectamente liso por toda la superficie de la tarta

Ya veis que cubrir una tarta redonda con fondant es muy sencillo. Ahora que ya la tenemos cubierta, la decoramos como más nos guste. Podemos rematar la tarta colocando un lazo de raso en la parte inferior, así si ha quedado una pequeña grieta por esa zona, la podemos disimular perfectamente.

Print Friendly, PDF & Email
Marina

Marina

Comencé estudiando algo que no me aportaba nada, hasta que en mis ratos libres descubrí mi verdadera pasión: la repostería. He cambiado los libros de leyes y los contratos laborales por los bizcochos y cremas de mantequilla. A raíz de mi creciente afición por la repostería nace mi blog The Sweetest Taste, en el que comparto todas las recetas que voy preparando y mis conejillos de indias han dado el visto bueno.