Bienvenido!

Cómo hacer una peonía cerrada con pasta de goma

Cómo hacer una peonía cerrada con pasta de goma

Hoy os voy a enseñar cómo hacer una peonía cerrada con pasta de goma. Muchos de vosotros cuando veis este tipo de flores salís corriendo despavoridos, pero os digo que con un poco de paciencia vais a conseguir unas flores perfectas, casi reales. Igual la primera vez no os sale como esperabais, pero con la práctica irán saliendo mucho mejor.

¿Qué necesitamos para hacer nuestra peonía cerrada? Un kit de cortadores de peonía, alambres para flores del nº 26 y del nº 30, cinta verde para flores, pasta de goma (blanca o del color que más os guste), un rodillo pequeño, una esteca de bolillo, una almohadilla de espuma para flores (foam), unos alicates pequeños, pegamento comestible, pincel, un set formador de flores y hojas, muchas ganas y mucha paciencia.

Cómo hacer una peonía cerrada

Para comenzar con nuestra peonía, haremos una bola de pasta de goma de 2.5 cm de diámetro. Cogemos un alambre del nº 30 y con la ayuda de los alicates pequeños lo partiremos por la mitad para que no sea tan largo, y en uno de los extremos haremos como un garfio. Mojamos el garfio en el pegamento comestible y lo insertamos en la bolita sin pasar de la mitad. Ahora dejamos secar la bola al menos 24 horas.

Cómo hacer una peonía cerrada

Cuando nuestra bola de pasta de goma esté seca, amasamos un poco de pasta de goma y la estiramos con la ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor aproximado de 2 mm. Con la ayuda del cortador pequeño del set, cortaremos 15 pétalos. Vamos cogiendo los pétalos uno a uno y los vamos poniendo sobre el foam y alisando con el bolillo.

Cómo hacer una peonía cerrada

Marcamos todos los pétalos con el molde de silicona por ambas partes. Cuando tengamos los primeros cinco pétalos marcados los iremos pegando en la bola. Para pegarlos pondremos solo un poco de pegamento comestible en la mitad derecha del pétalo, pegamos la parte que tiene pegamento sobre la bola y la otra mitad la dejaremos sin pegar para meter el siguiente pétalo. Los pegaremos de forma escalonada.

Cómo hacer una peonía cerrada

Cuando hayamos completado la primera vuelta, seguimos con la segunda, otros cinco pétalos, que pegaremos de igual forma que los anteriores. Pondremos un poco de pegamento comestible en la mitad derecha del pétalo, sin llegar nunca a la parte superior, e iremos pegando de forma escalonada. Cuando terminemos la segunda vuelta seguimos con la tercera de igual manera. Así podríamos seguir hasta tener cinco o seis vueltas de pétalos.

Cómo hacer una peonía cerrada

Cuando tengamos la última vuelta pegada, daremos un poco de forma a los últimos pétalos, pellizcando levemente para dar un poco de movimiento. Dejamos secar al menos 24 horas antes de seguir. Lo ideal sería dejar secar la flor boca abajo para que los pétalos se mantengan cerrados, pero si no es posible colocaremos la flor sobre unos algodones o un papel suave para que no pierda la forma.

Cómo hacer una peonía cerrada

Mientras se seca el centro de nuestra flor, vamos a seguir con los siguientes pétalos. Ahora tenemos que cortar los medianos y los grandes. Debemos tener en cuenta que estos pétalos van a ir alambrados, así que cuando estiremos la pasta de goma tenemos que dejar el lado en el que va ir el alambre dos o tres milímetros más grueso que la parte rizada del pétalo. Ahora tenemos que cortar seis pétalos medianos y diez pétalos grandes. El procedimiento va a ser el mismo para todos estos pétalos.

Cómo hacer una peonía cerrada

Cuando ya tengamos cortado el primer pétalo presionamos levemente un alambre del nº 26 en la mitad inferior, seguidamente pondremos un poco de pegamento comestible. Haremos un churrito pequeño de pasta de goma y lo pegaremos presionando con cuidado para no deformar el pétalo, lo que conseguimos con esto es asegurar mejor nuestro alambre. Tenemos que seguir estos pasos con todos los pétalos que nos quedan.

Cómo hacer una peonía cerrada

Marcamos el pétalo con el molde de silicona, no importa que se note un poco el churrito, va a ir por la parte de abajo de la flor y no se va a ver. Alisamos los bordes del pétalo en el foam con la ayuda del bolillo. Volvemos a repetir estos pasos con todos los pétalos medianos y los grandes.

Cómo hacer una peonía cerrada

Dejamos secar todos los pétalos en un formador de flores y dejamos secar al menos 24 horas. Cuando el centro de nuestra flor y todos los pétalos se hayan secado por completo ya podemos seguir con el alambrado.

Cómo hacer una peonía cerrada

Comenzamos a alambrar los pétalos medianos. Pondremos el primer pétalo pegado a nuestra flor adaptando el alambre, y con un poco de cinta para flores iremos enrollando alrededor de los alambres.

Cómo hacer una peonía cerrada

Colocamos el segundo pétalo por el interior del que ya tenemos asegurado con la cinta para flores. Quizás os resulte más cómodo alambrar vuestra peonía boca abajo, así también vais viendo cómo van quedando colocados los pétalos. A mí de esta forma me resulta mucho más fácil, ya que puedo dejar la flor apoyada sobre la mesa e ir trabajando con las dos manos.

Cómo hacer una peonía cerrada

Seguimos alambrando los cuatro pétalos restantes, hasta que tengamos completa la vuelta de los pétalos medianos. Ahora seguimos con los pétalos grandes. Ánimo, ya queda poco para tener nuestra flor acabada. Alambramos el primer pétalo grande de igual forma que hemos hecho con el primer pétalo mediano. Seguimos con el segundo pétalo, poniéndolo por dentro del primero, así hasta terminar con los diez.

Cómo hacer una peonía cerrada

Como los pétalos no están pegados podemos ir jugando con su posición, para que queden perfectamente escalonados y centrados unos con otros. Si al final el tallo hecho con los alambres os ha quedado muy largo, lo cortaremos con cuidado con la ayuda de unos alicates. Cuando hayamos terminado nuestra flor la dejaremos secar boca abajo un par de horas.

Cómo hacer una peonía cerrada

Ya habéis visto cómo hacer una peonía cerrada con pasta de goma, y que no es para nada complicado. Si yo puedo hacerla, vosotros también. Un consejo que os doy es que mientras trabajáis un pétalo, debéis tener los demás guardados en una funda de plástico, porque la pasta de goma se seca sólo con mirarla, y si se os seca antes de trabajar los pétalos tendréis que volver a comenzar de nuevo.

Print Friendly, PDF & Email
Marina

Marina

Comencé estudiando algo que no me aportaba nada, hasta que en mis ratos libres descubrí mi verdadera pasión: la repostería. He cambiado los libros de leyes y los contratos laborales por los bizcochos y cremas de mantequilla. A raíz de mi creciente afición por la repostería nace mi blog The Sweetest Taste, en el que comparto todas las recetas que voy preparando y mis conejillos de indias han dado el visto bueno.