Bienvenido!

Gingerbread-men-decorados-con-glasa-como-esqueletos-1-300

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

Se avecina Halloween, esa época en que todo es de color naranja y encontramos calabazas hasta en la sopa, pero que también nos trae dulces ricos y divertidos, como estos gingerbread men u hombrecillos de jengibre decorados con glasa como esqueletos.

El gingerbread o pan de jengibre es una masa de repostería que debe su nombre a estar aromatizada con jengibre (ginger). El nombre gingerbread abarca realmente una amplia gama de preparaciones, desde bizcochos a galletas duras, que se caracterizan por el tipo de especias que llevan y por el color oscuro que deben al uso de melazas o azúcar moreno. Su origen parece ser muy antiguo, y hay quien atribuye su introducción en Europa a un monje armenio en el siglo X.

Los dulces de gingerbread son muy populares en Centroeuropa, Europa del Este, Escandinavia y el Reino Unido. De la vieja Europa saltaron el charco a los Estados Unidos, desde donde nos llegan todas las modernas adaptaciones de esta masa a la celebración de la popular fiesta de Halloween. En este caso utilizamos los tradicionales hombrecillos de jengibre para hacer esqueletos con glasa.

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

Ingredientes

Elaboración

    • Tamizamos la harina con el bicarbonato, el jengibre y la canela. Lo ponemos todo en un bol grande; si tenemos un robot, pues en su correspondiente vaso.

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

    • Agregamos la mantequilla y mezclamos bien hasta tener una masa arenosa. Añadimos el azúcar y mezclamos otra vez.

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

    • En otro bol batimos el huevo con la melaza o miel, para que se mezclen un poco. Añadimos el líquido a la mezcla arenosa y mezclamos, a mano o en robot, hasta que cohesione.
    • Sacamos la masa del bol a un plástico de cocina, la aplastamos en forma de torta, la envolvemos bien y la dejamos reposar una hora.

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

    • Ponemos el horno a calentar a 180º (sin aire) y preparamos unos papeles de hornear o unas placas de silicona.

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

    • Enharinamos la encimera a conciencia con un colador o tamiz, y estiramos la masa con el rodillo bastante finita, hasta unos 3-4 mm. Con un cortador de gingerbread man cortamos muñecos, intentando aprovechar al máximo la masa que tenemos. Vamos levantando los muñecos, con ayuda de una espátula, y poniéndolos sobre el papel de hornear o silicona. Juntamos los recortes y los podemos volver a estirar para seguir cortando.
    • Horneamos los muñecotes 12-15 minutos, hasta que estén dorados. Los sacamos a enfriar sobre rejilla. Cuidado al transferirlos, porque en caliente están un poco blandos, se endurecen al enfriar.

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

  • Preparamos la glasa con la clara de huevo y el azúcar glas. Ponemos la clara de huevo en un bol, añadimos el pizco de sal y batimos con varillas para que espume. Añadimos la mitad del azúcar y batimos a velocidad media-alta, hasta que vaya cogiendo consistencia. Vamos añadiendo cucharada a cucharada el azúcar restante hasta casi acabarlo y comprobamos la consistencia, de la que ya hablamos en el artículo de la técnica para hacer glasa con albúmina.

Gingerbread men decorados con glasa como esqueletos

Os aconsejo que para hacer la cosa más llevadera hagáis los muñecos un día, los guardéis en una caja metálica, y os pongáis con la glasa al día siguiente. Al menos a mí me cansa menos que si intento hacerlo todo el mismo día. Que difíciles no son, pero laboriosos son un rato estos gingerbread men decorados con glasa como esqueletos. Pero la cara de los peques de la casa cuando los vean ¡no tendrá precio!

Print Friendly
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.

13 Comentarios
  • Geles

    4 octubre, 2013 at 10:05 Responder

    Qué galletas tan graciosas y muy ricas, me encantan las de jengibre. Besos

  • taim

    4 octubre, 2013 at 9:40 Responder

    que galletas mas bonitas y esqueléticas, me quedo el como se hace que tengo que probar a hacerlas

  • Lupe

    4 octubre, 2013 at 9:31 Responder

    Hola!
    Fantásticas las galletitas con esqueletos, ya estoy deseando hacerlas!
    Una pregunta: ¿qué número de boquilla (supongo que Wilton) utilizaste para hacer la decoración?
    Mil gracias y un saludo!

    • Miriam

      Miriam

      4 octubre, 2013 at 12:54 Responder

      Sí, la boquilla es el número 2 ;).

      • Lupe

        4 octubre, 2013 at 13:44 Responder

        Gracias!

Envía un comentario