8
noviembre

Mousse de chocolate

 

Mousse de chocolate

La mousse de chocolate tiene su origen en Francia, consiste en un postre cuya base es la clara de huevo montada a punto de nieve, que es lo que le da la textura “espumosa”, junto a una crema formada por las yemas, el azúcar o la sal, dependiendo de si es dulce o salada, a la que después se le añadirá el ingrediente principal, en este caso el chocolate.

Es una crema suave y esponjosa, con un alto nivel calórico y su éxito radica en la calidad de los ingredientes, sobretodo del ingrediente principal, un buen chocolate hará que la mousse sea extraordinario. Un tema importante a tener en cuenta es que, al llevar huevo, debe consumirse pronto y siempre ha de permanecer en el frigorífico, sobretodo, en verano.

Al contrario de lo que podáis pensar, preparar una mousse de chocolate es sencillísimo, sólo tendréis que prever el tiempo de refrigerado, unas tres horas en la nevera antes de consumir para que coja consistencia, el resto, coser y cantar. Bueno, os recomiendo que montéis las claras a punto de nieve con algún robot, porque si lo hacéis a mano moriréis en el intento, ¡han de quedar bien firmes!. Con las cantidades indicadas podréis hacer cinco mousses como las que veis en la foto.

Mousse de chocolate

Ingredientes

  • 100 g de chocolate negro de buena calidad
  • 15 g de mantequilla
  • 3 cdas. de azúcar
  • 3 huevos
  • Galletas Oreo para decorar

Elaboración

  • Derretimos el chocolate al baño María junto con la mantequilla y reservamos.
  • Batimos con unas varillas las yemas junto con dos cucharadas de azúcar hasta conseguir una mezcla espumosa y blanquecina.
  • Montamos las claras a punto de nieve junto con el azúcar restante. Han de quedar bien firmes.
  • Añadimos a la mezcla de yemas y azúcar un poco del chocolate derretido y mezclamos bien para que la mezcla se atempere. Añadimos el resto del chocolate y removemos hasta que quede todo integrado.
  • Cogemos un tercio de las claras montadas y las añadimos a la mezcla de chocolate y yemas, removemos y veremos que la mezcla se vuelve más ligera.
  • Incorporamos el resto de las claras y mezclamos todo con mucho cuidado y con movimientos envolventes ayudándonos de una espátula.
  • Una vez tengamos todo bien mezclado, repartimos la mezcla en los recipientes que vayamos a usar y reservamos en el frigorífico un mínimo de tres horas antes de consumirlas.
  • Para decorar, trituramos unas galletas Oreo, sólo la galleta, la parte blanca la descartamos, y espolvoreamos por encima de cada mousse.

Mousse de chocolate

Ya veis que hacer mousse de chocolate no tiene ningún secreto. Yo las he decorado con galletas Oreo, pero podéis hacerlo como más os guste, con virutas de chocolate, con grosellas, o simplemente con hojas de menta, para darle un toque “green”. Lo importante es que disfrutéis haciéndolo, porque ya sabéis que las cosas hechas con cariño siempre salen bien.

Print Friendly