9
diciembre

Receta de Roscón de Reyes

 

Receta de Roscón de Reyes

El roscón de Reyes es un clásico que no podía faltar en este blog. En mi casa son adoradores de este bollo, así que hace ya algún año que otro que lo hago y el plus de sabor que se consigue haciéndolo en casa merece la pena. Esta vez he seguido la receta de Ibán Yarza de su libro Pan casero, del que ya hablamos. Sus explicaciones son clarísimas, por eso mi roscón tiene tan buena pinta, ¿o no?

El roscón de Reyes es otro ejemplo de masa de bollería con bastante azúcar y mantequilla, razón por la que la fermentación es larga. Hay a quien le gusta montar una cámara de fermentación en casa, poniendo el horno a muy baja temperatura, para que la masa leve más rápidamente. A mí no me molesta tener que esperar horas a que el roscón leve, es cuestión de taparlo bien y organizarse.

Como en todas las masas de bollería levadas, cuanto mejor sea el amasado y más cerca lleguemos de conseguir un perfecto desarrollo del gluten, mejor será el levado y la consistencia final de la miga del roscón. Por eso hay que tener paciencia amasando y no dejarlo hasta que no tengamos una masa perfectamente lisa y elástica, que pase la prueba de la membrana (podemos ver una foto de membrana en nuestra receta del panettone).

Para que no nos falte detalle vamos a decorarlo con una corona para roscón de Reyes, un haba natural seca, y una figurita de rey mago clásica. Lo presentaremos sobre una base en caja de cartón.

Roscón de Reyes

Ingredientes:

Prefermento:

Masa:

Acabado:

Elaboración:

      • Empezamos por preparar el prefermento el día anterior. Mezclamos la  harina y la leche con la levadura, amasamos ligeramente, metemos en un recipiente con tapa y dejamos fermentar toda una noche a temperatura ambiente.
      • Ponemos la leche de la masa en un cazo, añadimos la piel de los cítricos y cocemos 5 minutos. Dejamos enfriar tapado e infusionando toda la noche.
      • Al día siguiente colamos la leche y añadimos el ron y el agua de azahar, hasta completar otra vez los 110 g de leche. Si nos falta volumen añadimos algo más de leche.
      • Ponemos en un bol grande de mezcla el prefermento con la leche infusionada, los huevos, el azúcar, la harina adicional, la levadura adicional y la sal. Mezclamos bien y dejamos reposar 10 minutos; esto facilita el amasado posterior. Comenzamos a amasar, a mano o con robot. Cuando tengamos ya cierto desarrollo del gluten, añadiremos la mantequilla poco a poco. Al final debemos obtener una masa lisa y elástica, que pase la prueba de la membrana.
      • Hacemos una bola con la masa, la ponemos en un cuenco aceitado y la tapamos. La dejamos fermentar hasta que doble el volumen.

roscon-de-reyes-2cc

    • Pasamos la masa fermentada a la encimera y la aplastamos concienzudamente para quitarle todo el gas, pues las burbujas que queden aparecerían después en la miga del roscón. Hay que emplearse a fondo.
    • Boleamos bien la masa arrastrándola por la encimera y remetiéndola para darle tensión en la superficie. Según como nos haya quedado de blanda la masa (depende de la capacidad de hidratación de la  harina) hará falta o no espolvorear algo de harina por la encimera. Como dice Ibán, dejamos reposar la masa 15 minutos después de desgasarla y bolearla, para que se relaje el gluten y la podamos estirar sin estropearla.
    • Metemos los dedos en el centro de la bola, haciendo un agujero. Con cuidado, vamos agrandándolo. Cuando podamos meter bien la mano podemos levantar la masa y dejar que la propia gravedad la vaya estirando. Vamos girándola, intentando que quede de parecido grosor en toda su longitud. Si vemos que se nos desgarra, la ponemos sobre una hoja de papel de hornear y dejamos que se relaje 10 minutos. Después seguimos estirándola hasta tener un roscón de buen tamaño. Hay que tener en cuenta que el roscón crece mucho, primero en la fermentación y luego en el horno, así que debe quedar relativamente fino.

Roscón de Reyes

    • Cuando esté totalmente estirada la masa podemos meter la sorpresa con cuidado, haciendo un pequeño hueco por debajo y sellándolo con los dedos.
    • Pincelamos el roscón con el huevo batido y dejamos que fermente; si vuestra cocina no es muy cálida puede que tarde varias horas. Debe casi doblar de volumen (a ojímetro, claro). Cuando esté fermentado, pincelamos con el huevo otra vez y ponemos las frutas, las almendras y el azúcar, que habremos humedecido previamente con unas gotas de agua para que se apelmace un poco.

Roscón de Reyes

    • Cocemos el roscón en el horno calentado a 190º (con calor arriba y abajo, sin aire) durante 25-30 minutos. Si vemos que se dora en exceso, podemos bajar la temperatura a 185º. Cuando esté hecho lo sacamos a enfriar sobre una rejilla, sobre el papel.

Roscón de Reyes

Receta de Roscón de Reyes

Os recomiendo que intentéis hacer el roscón de Reyes si tenéis alguna experiencia de amasado, porque compensa y mucho. El secreto con las masas fermentadas es sobre todo uno: paciencia. Ah, y también practicar, practicar, practicar.

Print Friendly