24
marzo

Cómo hacer crema de queso, cheesecream, y versiones de diferentes sabores

 

cheesecream

Muchas veces cuando pensamos una crema para decorar cupcakes o rellenar pasteles, pensamos en hacer un buttercream (mezcla de mantequilla y azúcar glas). Esta crema es, en mi opinión, excesivamente dulce y grasa, al componerse únicamente de mantequilla y azúcar (normalmente a partes iguales, a no ser que necesites una consistencia más densa por lo que se añadiría más azúcar). Para los que estamos acostumbrados a una dieta “más sana” (si cabe), solemos rechazar cremas tan calóricas y dulces, por eso hoy os enseño la receta que utilizo casi siempre para decorar mis cupcakes: crema de queso, o cheesecream frosting, y algunas de sus infinitas variantes de sabores.

Otra cosa que me desagrada es poner colorantes a los alimentos, pues existen opciones con ingredientes naturales, lo mismo con los aromas y sabores. Y diréis, ¿cómo puedo colorear una crema de queso de forma natural? muy sencillo, utilizando fruta natural, seguid leyendo y os explico cómo.

La receta para hacer crema de queso es casi tan sencilla de hacer como un buttercream, a diferencia que hay que tener mucho cuidado a la hora de añadir el queso pues si nos pasamos batiéndolo se nos cortará la mezcla. Siguiendo esta receta y algunos consejos, veréis como es facilísimo de preparar y es posible que ya no volváis a hacer un buttercream nunca más.

Receta de crema de queso (cheesecream frosting)

Ingredientes:

  • 250 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 250 g de azúcar glas
  • 250 g de queso cremoso (tipo Philadelphia), frío

Elaboración

  • Debemos asegurarnos que la mantequilla está muy muy blanda, cuando digo que esté a temperatura ambiente es muy relativo pues en verano estaremos a 30º y en invierno podemos estar a 18º (dentro de casa), por lo que os aconsejo que hagáis antes la prueba del dedo: con las manos bien limpias ejercéis presión sobre la mantequilla, si ésta no ofrece resistencia y se chafa con facilidad, entonces la mantequilla está lista. Si por el contrario notáis que está muy dura, podéis introducirla unos segundos en el microondas. No pasa nada si se os ha fundido un poquito (no demasiado).
cheesecream
  • Ponemos nuestra mantequilla en el robot de cocina con el accesorio de varillas o pala (también podemos utilizar unas varillas eléctricas) y batimos durante un minuto a velocidad media hasta que la mantequilla haya blanqueado ligeramente. Podemos bajar los restos de las paredes del bol de la batidora con la ayuda de una espátula de silicona.
cheesecream
  • Añadimos el azúcar y batimos unos segundos a velocidad baja, subimos la velocidad a potencia media-alta y batimos durante unos 2-4 minutos.
  • Agregamos el queso crema recién sacado de la nevera y batimos a velocidad baja durante unos segundos, justo hasta que se haya mezclado. Ya tenemos la crema de queso lista para decorar unos cupcakes, rellenar una tarta o unos macarons, por ejemplo.
cheesecream fruta

Versiones de la crema de queso: Como os he comentado al principio de este post, podéis darle infinidad de sabores, aromas y colores a vuestra crema de queso de forma natural, sin necesidad de utilizar colorante ni aromas. Para hacerlo sólo tenemos que añadir pasta de frutas y ya le estaremos dando sabor y color. Como por ejemplo:

– Cremas de queso de frutas: Crema de queso de frambuesa, hecha con pasta de frutas de frambuesa; crema de queso de manzana, hecha con pasta de manzana verde; crema de mango, con pasta de mango, crema de pistacho con crema de pistacho… y así todos los sabores que queráis utilizando cualquiera de estas pasta de frutas que os apetezca. No existen cantidades exactas, esto dependerá de qué sabor o color queráis darle a vuestra crema.

– Crema de queso de dulce de leche: sólo tenemos que añadir unas cucharadas de dulce leche.; crema de queso de peanut butter (crema de cacahuete); crema de queso de chocolate (añadiremos unas cucharadas de sirope de chocolate o crema de cacao tipo Nutella o cacao en polvo).

pastas de frutas

Como veis las alternativas para hacer crema de queso son muchas.Podéis utilizar cualquier ingrediente que se os ocurra, siempre y cuando éste no sea líquido. Es una opción muchísimo menos calórica que el buttercream al que estamos acostumbrados y su sabor tiene muchísimo más éxito. Ya me diréis qué os parece y si volveréis a preparar un buttercream alguna vez en la vida.

Print Friendly