Bienvenido!

boles de chocolate

Cómo hacer boles de chocolate

boles de chocolate

Trabajar el chocolate es una de las cosas más gratificantes que se pueden hacer en la cocina. Con un poco de tiento y paciencia se preparan dulces fenomenales y muy llamativos. Es el caso de estos boles de chocolate que os vamos a enseñar cómo hacer, que causan sensación en cualquier convite, fiesta infantil o mesa dulce de esas que están tan de moda últimamente. 

Para preparar estos boles de chocolate nos hace falta un buen chocolate correctamente atemperado, como ya os contamos en nuestro artículo sobre cómo atemperar chocolate, unos globos corrientes y un poco de cuidado y paciencia. Ah, ¿que de eso no os sobra? No, hombre, todo es ponerse, ya veréis.

Empezaremos por inflar los globos a un tamaño que nos guste; intentaremos que nos queden todos de parecido tamaño, para no desentonar. Sean los globos grandotes o pequeños no los inflaremos enteros y les haremos el nudo más abajo, no en lo que sería su sitio. Los podemos untar con un poco de aceite de almendras o de girasol en la parte donde vayan a entrar en contacto con el chocolate, para asegurarnos de que se despega bien, pero dejando una película finísima, porque de lo contrario puede que el chocolate no se adhiera.

boles de chocolate

Pasamos a atemperar el chocolate tal y como explicamos en el artículo mencionado anteriormente. Hay que ponerlo en un cuenco en el que quepa justo, para que el chocolate cubra bien el culete del globo, pero que quede suficiente margen hasta el borde porque al meter el globo el nivel sube (el principio de Arquímedes y tal). Para seis boles hacen falta unos 300-350 g de chocolate. Y si os sobra, os hacéis unos bombones por el mismo precio.

Ponemos el cuenco con el chocolate en la mesa de trabajo y colocamos junto a él dos bandejas con papel de hornear o tapetes de horno sobre los que colocaremos los globos. Antes de empezar a mojar los globos en el chocolate hacemos con una cuchara redondeles de chocolate fundido en los tapetes o papeles, tantos redondeles como boles vayamos a formar. Los redondeles harán de base de los cuencos, por lo que hay que espaciarlos lo suficiente.

boles de chocolate

Mojamos cada globo en el chocolate fundido, empujando un poco hacia abajo porque tiende a flotar en el chocolate, claro está. Tendremos cuidado de mantenerlo vertical para que el borde superior de la parte mojada quede más o menos nivelado todo alrededor del globo. Levantamos el globo cogiéndolo por el rabito y lo colocamos sobre el tapete o papel, encima del redondel hecho previamente.

Nivelamos bien el globo para que el bol quede con el borde horizontal y lo soltamos. No hay que apretar hacia abajo porque nos puede pasar que quede una capa muy fina de chocolate justo en el culo del globo y entonces nos puede salir un agujero en el fondo.

boles de chocolate

Cuando estén mojados todos los globos y colocados sobre las bandejas, dejaremos que el chocolate se solidifique a temperatura ambiente o en el frigorífico. Cuando el chocolate esté bien firme (tened paciencia, no vayáis a querer desprender los globos antes de tiempo), quitamos los globos. Esto lo hacemos pinchándolos con un alfiler o la punta de unas tijeras junto al nudo y dejando que el globo se deshinche despacito.

Para manipular los boles de chocolate hasta la hora de consumirlos conviene usar guantes finitos de látex, así no quedan huellas dactilares en el chocolate ni se desluce. Vamos tirando poco a poco del globo, cuesta un poquito que se despegue el globo, por eso conviene ponerse los guantes o acabaremos con el bol derretido en la mano. Los bordes siempre se desportillan un poco, pues son más finos que el resto. Hay quien aconseja pasar luego una espátula caliente por el filo del bol, para igualarlo. 

boles de chocolate

Un último consejo: si vais a preparar los boles de chocolate para una fiesta o cumpleaños hacedlos por lo menos una vez antes del día D, para practicar si hace falta y que no os encontréis con un desastre en plena preparación fiesteril y os dé un jamacuco. La salud es lo primero… Y cuando los preparéis haced siempre dos o tres boles de sobra, porque son delicados y siempre se puede romper alguno.

Referencia: The Advanced Professional Pastry Chef. Bo Friberg. Wiley

Estos lindos boles de chocolate los podemos usar para servir frutas frescas en pedacitos, como frutas rojas, plátano, etc.; son una estupenda forma de servir fruta a los peques. También nos van de cine para presentar las chucherías de forma muy atractiva, incluso bombones. Aunque igual los críos se pelean por comerse el bol y no el contenido… ¿no creéis?

Print Friendly, PDF & Email
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.