Bienvenido!

bonet piemontese

Receta de bonet piemontese

bonet piemontese

Como ya os comentaba en el último post sobre la crostata, ¡me encantan los dulces italianos! El bonet piemontese es uno de ellos. Es un postre similar a nuestro flan de huevo, muy fácil y rápido. El bonet es típico de la región de Piamonte, situada en el noroeste de Italia. Toda la zona es muy famosa por su gastronomía pero lo es más aún por sus vinos; ésta es la región por excelencia del Barolo y del Barolo chinato, un vino aromatizado ideal para el postre que le va como anillo al dedo a este dulce.

Pero volviendo a nuestro bonet… El Piemonte es también zona de buenísimas avellanas y almendras. No es un caso que éstas últimas sean el verdadero protagonista de este flan, en forma de amaretti. No sé si habréis tenido ocasión de probar estas galletitas a base de almendras amargas, tienen un gusto característico que las hacen únicas.

En el dialecto piamontés bonet significa sombrero y parece ser que de ahí nace su nombre, por su parecido con un sombrerito. Sea como sea, os invito a probar este dulce típicamente italiano no muy conocido en nuestras tierras. Ya veréis que quién lo disfrutará con vosotros no quedará decepcionado.

Bonet piemontese

Ingredientes (para 10 personas):

  • 1/2 l de leche fresca entera
  • 4 huevos
  • 100 g de azúcar + 8 cucharaditas
  • 150 g de amaretti + 10 para decorar
  • 40 g de cacao en polvo sin azúcar
  • 1/2 vasito de licor de café expreso
  • 1/2 vasido de licor de ron o un licor de almendras

Elaboración:

  • Machacamos los amaretti en un mortero hasta obtener una harina fina. No pasa nada si nos queda algún pedacillo más grande. Reservamos en un cuenco.

bonet piemontese

  • En un cazo ponemos a calentar a fuego lento las 8 cucharaditas de azúcar. Removemos con una cuchara de madera de vez en cuando hasta que se haya disuelto completamente. Dejamos que tome un color ámbar. Repartimos el caramelo entre 8 moldes individuales para flan. Podemos utilizar moldes individuales o uno único. Tendrá que quedar cubierto todo el fondo. Esta operación se tiene que hacer rápidamente, porque el caramelo se enfría en seguida, y con mucho cuidado ya que el caramelo quema muchísimo.

bonet piemontese

  • En un bol mezclamos los huevos, el azúcar y el cacao tamizado (para evitar grumos).

bonet piemontese

  • Removemos bien con una espátula de silicona. Se podrían utilizar también unas varillas pero éstas incorporan aire en la masa lo que no nos daría un buen resultado. Mezclamos bien hasta que el azúcar se haya disuelto. Incorporamos el café, el ron y la leche y removemos bien de nuevo. Obtendremos una mezcla muy líquida.

bonet piemontese

  • Incorporamos por último los amaretti y mezclamos. Calentamos el horno a 150ºC y cocemos los bonet al baño maría. Para ello, rellenamos los moldes con la mezcla y los ponemos dentro de un molde con el borde alto. Rellenamos el molde con agua hasta 1/2 cm por debajo del borde de los moldes individuales y metemos en el horno caliente durante unos 50 minutos aproximadamente.

bonet piemontese

  • El bonet estará listo cuando empujando ligeramente con un dedo en el centro de uno de ellos veamos que la crema ofrece resistencia. Una vez cocidos los sacamos del horno y los dejamos enfriar completamente antes de meterlos en el frigo. Servimos el bonet frío, desmoldado en un plato individual acompañado de un amaretto.

bonet piemontese

Las galletas amaretti hoy en día se encuentran fácilmente en supermercados y grandes superficies. Si no pudieras disponer de ellos prueba a sustituir los amaretti con la misma cantidad de harina de almendras.

Print Friendly, PDF & Email
Alicia

Alicia

Granaína de nacimiento y milanesa de adopción. Estudié traducción como quien no quiere la cosa y acabé dedicándome "oficialmente" a la secretaría de dirección. En mis ratos libres me convierto en cocinera y fotógrafa gastronómica y cuento todo lo que hago y como en mi blog A mí lo que me gusta es cocinar. Mi pasión por la cocina nació en mi casa de la mano de mi madre y mi abuela, la locura total vino cuando conocí a mi marido y me mudé al país vecino que me acoge desde finales del 2005. Adoro un buen plato de pasta pero nada me frena ante recetas orientales, dulces americanísimos o tapas al más puro estilo España cañí.