Bienvenido!

crostata con mermelada

Receta de crostata con mermelada

crostata con mermelada

No me he enamorado de Italia solo por sus pastas, sus pizzas o sus risottos. Además de su gran gastronomía salada, Italia cuenta con una gran tradición por lo que respecta el dulce: tiramisù, cannoli, babà, pastiera, cassata, cannoncini y sfogliatelle; no sabría decantarme por uno de ellos. Todos ellos made in Italy como lo es la tarta que hoy nos ocupa: la crostata alla marmellata o crostata con mermelada. La crostata es una tarta con una base de pasta frolla (brisa o masa quebrada) que se prepara esencialmente con harina, mantequilla, azúcar y huevos. Esta base se puede rellenar de diferentes formas: con crema, requesón, fruta… el límite nos lo da nuestra imaginación.

La crostata clásica, la más sencilla y, por qué no, una de las más buenas es la crostata con mermelada. Además de ser fácil es perfecta para regalar porque queda muy bonita y es la solución para terminar con esos botes de mermelada que nos llaman desde el fondo de nuestro frigorífico. La crostata tradicional se suele hacer con mermelada de cerezas pero admite igualmente otras como la de naranja amarga o fresas.

Existen dos maneras diferentes de hacer la base de la crostata: la primera es mezclar la harina con la mantequilla, rápidamente con las manos, hasta obtener una masa arenosa a la que añadiremos el resto de los ingredientes; la segunda, que es también mi preferida y la que os explicaré aquí, parte con la mezcla de la mantequilla y el azúcar para luego ir incorporando el resto de los ingredientes. Pero veamos cómo realizarla en casa paso a paso.

Crostata con mermelada

Ingredientes para 8-10 personas:

  • 500 g de harina integral ó 00
  • 250 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g de azúcar
  • 5 yemas
  • 1 pizca de sal
  • La piel rallada de medio limón de cultivo ecológico
  • 800 g de mermelada de ciruela o la que más nos guste

Elaboración:

  • En un bol grande cortamos la mantequilla en trozos grandes. Añadimos el azúcar y mezclamos bien con la ayuda de un tenedor.

crostata con mermelada

  • Incorporamos las yemas, la sal y la ralladura de limón. Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados. Añadimos la harina poco a poco y empezamos a mezclar con un tenedor o una espátula de silicona. Cuando la masa empiece a tomar forma la sacamos del cuenco y seguimos amasando con las manos. Evitamos tocarla demasiado, el amasado tendrá que ser bastante rápido.

crostata con mermelada

  • Formamos una bola con la masa y la envolvemos con film transparente. Dejamos reposar en el frigorífico al menos un par de horas. Una vez transcurrido el tiempo de reposo, sacamos la masa del frigo y la estiramos hasta obtener un espesor de un centímetro aproximadamente. Para estirarla enharinamos un poco la superficie donde estemos trabajando y el rodillo. Para pasarla al molde, enrollamos la masa en el rodillo y la desenrollamos encima del molde.

crostata con mermelada

  • Una vez desenrollada, damos la forma del molde con las manos y eliminamos el exceso de masa de los laterales. No os preocupéis si la masa se rompe o aparece algún agujerillo: lo corregiremos con algunos trocitos de la masa que nos ha sobrado. Tampoco nos preocuparemos si los bordes no son perfectos porque los cubriremos después. Rellenamos la base con la mermelada, nivelándola uniformemente con una cuchara.

crostata con mermelada

  • Ya solo nos queda amasar de nuevo los restos de la masa y estirarla otra vez para cortar, con una ruedecilla en zigzag, unas tiras para decorar la tarta. Para crear el enrejado podemos poner unas debajo y otras encima perpendicularmente o entrecruzadas. En este último caso tendremos que manejar las tiras con cuidado porque la masa es delicada y es fácil que se rompan. Por último, con las manos, doblamos los bordes hacia dentro, así el acabado queda más limpio y bonito.

crostata con mermelada

  • Horneamos a 180ºC durante 45 minutos, al final de los cuales veremos que la mermelada empieza a burbujear. Dejamos enfriar completamente antes de servir. Se conserva en el frigorífico durante una semana en una caja de lata o cubierta con film transparente.

crostata con mermelada

Con estas cantidades es posible que te sobre bastante masa pero es mejor no quedarnos cortos ya que la cantidad que te sobrará dependerá mucho de la masa que utilices para la decoración. ¡La masa que sobra no se tira! utilízala para preparar galletas, como estos enrejados de fresas, o alguna tartita con moldes más pequeñitos. En esta ocasión he utilizado una harina integral porque me gusta mucho la textura de la crostata con este tipo de harina pero se puede utilizar igualmente harina blanca común. Prueba también a sustituir parte de la harina (unos 100-150 g) con harina de almendras, ¡verás qué cambio!

Print Friendly, PDF & Email
Tags:
Alicia

Alicia

Granaína de nacimiento y milanesa de adopción. Estudié traducción como quien no quiere la cosa y acabé dedicándome "oficialmente" a la secretaría de dirección. En mis ratos libres me convierto en cocinera y fotógrafa gastronómica y cuento todo lo que hago y como en mi blog A mí lo que me gusta es cocinar. Mi pasión por la cocina nació en mi casa de la mano de mi madre y mi abuela, la locura total vino cuando conocí a mi marido y me mudé al país vecino que me acoge desde finales del 2005. Adoro un buen plato de pasta pero nada me frena ante recetas orientales, dulces americanísimos o tapas al más puro estilo España cañí.