Bienvenido!

clafoutis de cerezas

Receta de clafoutis de cerezas

clafoutis de cerezas

Esta vez, para cambiar un poco, en vez de una receta italiana os propongo una de origen francés. Tengo que reconocer que aunque tengo vínculos con los países francófonos, ya que parte de mi familia es belga, no he llegado nunca a establecer una conexión tan fuerte como la que tengo con Italia…No es nada personal, obviamente, supongo que tendrá que ver con mi dificultad innata para aprender el idioma. Lo que sí está claro es que, como amante del buen comer y de la cocina, Francia y sus alrededores me han llamado siempre mucho la atención. No puede ser para menos y, de vez en cuando, me lanzo con alguna receta como este clafoutis de cerezas que se ha convertido en un must de mi cocina.

El clafoutis, o como dicen los ingleses clafouti, es una especie de tarta/flan “relleno” de cerezas. Decir clafoutis de cerezas es una redundancia porque el clafoutis, por defecto, se hace con esta fruta. Existen otras preparaciones similares hechas con peras y manzanas; con dichas frutas nuestro clafoutis pasaría a llamarse flognarde. Esta sería la teoría… que nunca está de más saber. La práctica es que ya sea clafoutis o flognarde, este tipo de tarta se puede preparar con la fruta que más nos guste, como por ejemplo con ciruelas, higos o arándanos.

La receta original, que alguien me corrija si digo tonterías, llevaría las cerezas con el hueso (¡dicen que da un aroma diferente!) y no prevé el uso de harina o harina de almendras. Por lo que respecta la primera, creo que merece la pena “perder” un poco de tiempo deshuesando las cerezas: nada mejor que poder disfrutar de un buen bocado cremoso y jugoso a la vez. Por lo que respecta la segunda, en mi opinión la almendra le da un toque fenomenal y ayuda a conseguir la consistencia perfecta. ¡Ya nos contaréis!

Receta de clafoutis de cerezas

Ingredientes:

Elaboración:

  • Comenzamos quitándole el rabito a las cerezas y lavándolas muy bien debajo el grifo. Las secamos con un paño de cocina limpio.

clafoutis de cerezas

clafoutis de cerezas

clafoutis de cerezas

  • En un bol rompemos los huevos, añadimos el azúcar y batimos hasta que la mezcla sea espumosa y blanquecina.

clafoutis de cerezas

  • Ponemos la mantequilla en un cacito y la fundimos a fuego muy lento. Lo mejor es apartarla del fuego cuando la mitad ya esté derretida, con el propio calor el resto se derretirá. De este modo la mantequilla no alcanzará una temperatura muy elevada y no tendremos que esperar mucho para añadirla a la mezcla de huevos. Dejar templar un poco la mantequilla y añadirla poco a poco a la mezcla de huevos y azúcar, removiendo sin parar. Añadir las harinas y seguir removiendo. Obtendremos una mezcla densa y sin grumos. Por último, agregamos la leche y removemos bien.

clafoutis de cerezas

  • Cubrimos la superficie de la fuente con las cerezas y rellenamos con la mezcla. Llegará hasta más o menos un centímetro o centímetro y medio por debajo del borde.

clafoutis de cerezas

  • Cocemos en el horno a 150º durante 50 minutos. Los últimos 2-3 minutos podemos utilizar el grill para dorar la superficie. Sacamos del horno y dejamos enfriar.

clafoutis de cerezas

Esta deliciosa tarta se puede servir ya sea fría o templada. Si decidís servirla fría la mejor opción es utilizar un recipiente único, cortarla en cuñas y servirla en platitos individuales. Por el contrario, si preferís la opción templada, probad a prepararla en moldes  o cocottes individuales y a llevarla a la mesa como un postre de cuchara.

Print Friendly, PDF & Email
Tags:
Alicia

Alicia

Granaína de nacimiento y milanesa de adopción. Estudié traducción como quien no quiere la cosa y acabé dedicándome "oficialmente" a la secretaría de dirección. En mis ratos libres me convierto en cocinera y fotógrafa gastronómica y cuento todo lo que hago y como en mi blog A mí lo que me gusta es cocinar. Mi pasión por la cocina nació en mi casa de la mano de mi madre y mi abuela, la locura total vino cuando conocí a mi marido y me mudé al país vecino que me acoge desde finales del 2005. Adoro un buen plato de pasta pero nada me frena ante recetas orientales, dulces americanísimos o tapas al más puro estilo España cañí.