Bienvenido!

Cómo hacer un transfer con glasa real para decorar galletas

Cómo hacer un transfer con glasé

Cuántas veces no me habrá pasado que he visto galletas decoradas que me han parecido espectaculares y me he preguntado cómo las habrán hecho. Bien es cierto, que en esto de decoración de galletas, influye mucho el arte y la práctica que tiene cada uno, pero es bien sabido también, que existen pequeños trucos que nos sirven a todos para llegar también a hacer galletas igual de increíbles. Hoy os voy a enseñar uno de esos trucos, con este tutorial tan sencillo de cómo hacer un transfer con glasa real para decorar galletas, que os presento a continuación.

Cómo hacer un transfer con glasé

Lo primero que tienes que hacer es seleccionar la imagen que te apetezca. La puedes pintar tú mismo o sacarla del ordenador e imprimirla. 

Para hacer el transfer con la glasa, es necesario recortar cuadraditos de papel de horno poco más grandes que tu dibujo. Coloca el dibujo debajo, y para asegurarnos de que la superficie queda lo más lisa posible, pega los laterales del papel de horno con celo a la superficie donde vayas a crear tu transfer.

Cómo hacer un transfer con glasé

Con la glasa de delineado haz la silueta, para rellenar posteriormente con la glasa de relleno. Debes dejar secar el transfer por lo menos unas 8 horas. Cuanto más tiempo mejor, pues así nos aseguramos que durante el traspaso del papel del horno a la galleta no se rompe. 

Cómo hacer un transfer con glasé

Mientras el transfer se seca, se puede empezar a decorar las galletas donde lo vas a colocar. Yo utilicé una decoración muy sencilla que te enseño a continuación. Escogí uno de mis cortadores favoritos, y que te recomiendo por su versatilidad. 

Para enmarcar la imagen que seleccioné, se me ocurrió hacerlo en un círculo. Como ves en la fotografía, otro buen truco para hacer un círculo perfecto es ayudarte de una taza, cortador o lo que tengas a mano con esa forma, y delinearlo en la galleta con un rotulador comestible.

Cómo hacer un transfer con glasé

Como ves, gracias al dibujo que hemos hecho en la galleta, nuestro círculo nos saldrá perfecto. En este caso yo decoré la galleta con blanco y rosa, tono que conseguí usando este colorante de Wilton rosa. Una recomendación que te hago es que, cuando uses colores fuertes junto a otros suaves, no los pongas inmediatamente uno tras otro, pues si no dejas pasar un tiempo para que, por ejemplo el rosa se seque bastante antes de poner el blanco, el color fuerte puede desteñirse y estropear nuestra galleta.  

Cómo hacer un transfer con glasé

Cuando rellenes la parte de la galleta donde quieras colocar el transfer te vas a encontrar con dos opciones: puedes esperar a que la glasa se seque y colocarlo luego pegándolo con pegamento comestible o un poquito de glasa, o puedes colocar directamente tu transfer con la glasa aun húmeda. De esta forma queda más integrado y mejor pegado. Corres menos riesgo de que se rompa, pero pierdes relieve.

Cómo hacer un transfer con glasé

Para terminar de decorar la galleta podemos hacer pequeñas lágrimas entrelazadas unas con otras o puntitos de glasa en color azul. Son detalles muy simples pero que realzan mucho. 

Cómo hacer un transfer con glasé

Creo necesario repetir la importancia que tiene que el papel de horno quede lo más liso posible y la necesidad de que tengas paciencia y dejes secar cuantas más horas mejor el transfer. Los transfer de glasa real para decorar galletas son muy delicados, y aunque se van a despegar muy fácilmente del papel de horno, debes hacerlo con todo el mimo y cuidado del mundo. Te recomiendo también que hagas transfer extra, por si alguno se te rompe durante su manipulación.

Print Friendly, PDF & Email
Mirta

Mirta

Mi verdadera profesión está en la educación. Soy profesora de Infantil y lo cierto es que no me imagino trabajando en otra cosa, pues para mi no hay nada más bonito. Todo el tiempo libre que tengo lo dedico a mi blog: Dulce sentimiento con el que siento que puedo desarrollar mi lado más creativo. Desde pequeña me ha gustado pintar, coser, hacer punto de cruz...todo lo que permitiera dar rienda suelta a mi imaginación y creatividad, pero desde que la repostería y la fotografía han llegado a mi vida han entrado pisando tan fuerte que ya ocupan una parte muy importante de ella.