3
noviembre

Receta de alfajores andaluces

 

alfajores

Ya tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, cojamos nuestros delantales señores, encendamos los fogones y ¡pongámonos manos a la obra! Tenemos por delante un mes maravilloso para los amantes de la cocina en general y de los dulces en particular: mantecados, hojaldrinas y, por qué no, unos estupendos alfajores, qué más típico no se puede. Típicos sí señor porque tienen muchísima solera. Un dulce muy parecido se preparaba ya allá por el 1492 y parece ser que llegó a las Américas con los conquistadores porque no sólo está bueno, es una gran fuente de nutrientes y energía, me atrevería a decir que ha sido la primera barrita energética de la historia.

El alfajor es un dulce típicamente andaluz pero como en todo hay diferentes variantes. Parece ser que todas ellas coinciden en el uso de la miel, las avellanas, las almendras y las especias que es lo que hace de este dulce algo muy especial y diferente de los demás dulces navideños. De hecho, es tan particular que no gusta a todo el mundo y durante un tiempo se temió su desaparición por no ser tan popular como lo son el turrón, los mantecados u otras delicias de Navidad. En su conservación ha tenido mucho que ver la ciudad de Medina Sidonia, capital repostera desde los tiempos del Al-Ándalus, que sigue produciendo alfajores de gran calidad para los que ha obtenido la IGP (Indicación Geográfica Protegida).

En mi casa los alfajores que comíamos en Navidad eran bastante diferentes, la masa se parecía bastante a la de los mantecados pero sí, eran especiados y tenían trozos grandes de almendra dentro. Me he divertido mucho estudiando y haciendo pruebas con estos alfajores que, según he aprendido, ¡son los verdaderos! Son bastante más fáciles de hacer que otros dulces típicos de estas fechas, no necesitan horno y son una auténtica delicia. Seguramente no dejarán indiferentes a vuestros invitados.

Receta de alfajores andaluces

Ingredientes para unos 36 alfajores:

  • 420 g de miel
  • 100 g de avellanas
  • 150 g de almendras
  • 200 g de pan rallado
  • 1 cucharada de harina
  • 10 g de canela en polvo
  • 1 g de clavos de olor
  • 1 g de cilantro molido
  • 15 g de ajonjolí o sésamo
  • 60 g de azúcar
  • 60 g de agua

Para el almíbar y para decorar:

Elaboración:

  • Empezamos preparando un almíbar: en un cazo ponemos 60 g de agua y 60 g de azúcar y lo calentamos. Removemos hasta que el azúcar se haya disuelto y cuando empiece a hervir bajamos la lumbre, y dejamos cocer durante unos 10 minutos. Pasado este tiempo apagamos y trasferimos el jarabe a otro recipiente para que se enfríe un poco.

alfajores

  • Preparamos una bandeja de horno con papel de hornear y ponemos los frutos secos. Tostamos en el horno con el grill durante pocos minutos. Tendremos que ir controlando de vez en cuando para que no se quemen. Sacamos del horno y dejamos enfriar. Ponemos las avellanas y las almendras en un robot, y las molemos hasta obtener una harina fina.

alfajores

  • Ponemos los clavos de olor en un mortero y los molemos muy bien. En una sartén o cacerola calentamos la miel hasta que llegue a hervir. Apagamos la lumbre y la apartamos.

alfajores

  • A continuación añadimos el resto de los ingredientes a la sartén con la miel: incorporamos los frutos secos, las especias, el sésamo, la harina, el pan rallado y el jarabe que habíamos preparado y teníamos apartado.

alfajores

  • Removemos todo muy bien hasta que los ingredientes queden bien incorporados. Obtendremos una masa bastante pegajosa. La trasferimos a una bandeja.

alfajores

  • Vamos tomando trozos de masa y dándoles la forma. Para facilitar la operación se puede dividir la masa en 36 partes más o menos iguales, así nos saldrán los alfajores del mismo tamaño. Tomamos primero la masa entre las manos y la apretamos para que se compacte bien. Luego, le damos forma de cilindro con ambas manos. Las podemos ir poniendo en una placa forrada con papel de horno.

alfajores

  • Cuando hayamos dado forma a los alfajores preparamos el segundo almíbar siguiendo las mismas instrucciones, pero con 100 gramos de agua y 100 gramos de azúcar. Dejamos que se entibie.

alfajores

  • Pasamos uno a uno los alfajores por el almíbar eliminando el exceso. Una vez que los hayamos pasado todos, los rebozamos en azúcar glas cubriéndolos bien por todos lados. Los dejamos reposar encima de papel de horno hasta que estén completamente secos: se creará una crostita alrededor, de almíbar y azúcar. Una vez secos podemos conservarlos así o envolverlos en papelitos individuales.

alfajores

El alfajor andaluz original es una pieza única o barritas de unos 15 centímetros de largo. Yo he querido hacerlos individuales porque me parecían mucho más bonitos para Navidad. Quedan preciosos envueltos uno a uno, pero también se pueden servir o regalar sin envolver en una bonita caja decorada para la ocasión.

Print Friendly