Bienvenido!

souffle de chocolate

Receta de soufflé de chocolate para San Valentín

souffle de chocolate

Siempre me han llamado mucho la atención los soufflés y sobre todo, en su versión dulce, el soufflé de chocolate. Aunque tiene mucha fama de ser difícil, con esta receta te vas a dar cuenta de que está al alcance de cualquier persona, con cualquier nivel de cocina. Solo hay que seguir al pie de la letra las indicaciones y verás lo fácil que puede llegar a ser preparar este delicioso postre de origen francés.

Ya sea para preparar un soufflé salado como uno dulce, las cosas que tendremos que tener en cuenta son dos: la primera la base, que es una especie de bechamel hecha con leche, mantequilla y harina con la que creamos una crema espesa a la que más tarde añadiremos las claras montadas; la segunda es eso mismo, las claras, que tendremos que montar muy bien e incorporar a la crema base con movimientos envolventes de abajo hacia arriba. Estos movimientos habrán de ser decididos pero sin llegar nunca a batir la mezcla ya que las claras se bajarían. Recuerda que para que las claras monten bien es mejor utilizar huevos a temperatura ambiente y montarlas en un recipiente perfectamente limpio y seco. Las claras no podrán tener la más mínima traza de yema ya que la grasa es el enemigo número uno de las claras cuando se trata de montarlas a punto de nieve.

El soufflé es un postre muy espectacular ya que sube mucho durante la cocción en el horno. Hay que decir también que empieza a bajar en seguida por lo que hay que servirlo inmediatamente. También recomiendo prepararlo al momento para que las claras no se bajen. Es posible preparar la base con antelación y montar las claras justo antes de meterlo en el horno. ¡Sigue leyendo para aprender todos mis trucos!.

Receta de soufflé de chocolate con salsa de frambuesas

Ingredientes (para 6 personas):

  • 200 g de frambuesas
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 40 g de harina manitoba o de fuerza
  • 40 g de mantequilla
  • 190 ml de leche entera
  • 100 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 130 g de chocolate sin leche
  • 1 cucharadita rasa de sal fina
  • Azúcar glas para decorar

Elaboración:

  • Empezamos preparando la salsa de frambuesas. Lavamos y secamos delicadamente las frambuesas. Las ponemos en una jarrita y las pasamos por la batidora con dos cucharaditas de azúcar. Batimos hasta obtener una crema.

souffle de chocolate

  • Pasamos la crema por un colador y, ayudándonos con una espátula de silicona, apretamos bien hasta que nos queden sólo las semillas. Obtendremos una salsa bastante densa, con un gran sabor a frambuesa. Si la queremos más líquida podemos añadir una gotita de agua o de leche. Cubrimos con film transparente y la dejamos en el frigo hasta el momento de servir.

souffle de chocolate

  • Empezamos la preparación del soufflé. En un cuenco ponemos la harina, la mantequilla cortada en trocitos y la sal. Empezamos mezclando con la punta de los dedos y terminamos amasando hasta obtener una masilla.

souffle de chocolate

  • Ponemos a calentar en un cazo la leche con 80 g de azúcar y la llevamos a ebullición. Cuando empiece a hervir la unimos poco a poco a la masa de harina, mantequilla y sal. Vamos mezclando muy poco a poco, removiendo con unas varillas para evitar que se formen grumos. Cuando hayamos añadido toda la leche, volvemos a poner la mezcla en el cazo y lo llevamos a la lumbre.

souffle de chocolate

  • Dejamos cocer sin dejar de remover durante 2-3 minutos, hasta que la crema se dense. Retiramos del fuego y añadimos el chocolate en trozos.

souffle de chocolate

  • Removemos bien hasta que se haya disuelto completamente. Nos quedará una mezcla muy esponjosa. Rompemos los huevos y separamos las claras de las yemas, podemos utilizar un separador. Para el soufflé nos servirán las cuatro yemas pero solo tres claras. Añadimos las yemas a la crema de chocolate y removemos bien hasta que queden completamente incorporadas. Hasta este punto es posible preparar el soufflé con antelación. Los siguientes puntos habrá que realizarlos al momento de servir.

souffle de chocolate

  • Media hora antes de servir engrasamos el fondo y las paredes de seis ramequines. Cubrimos bien toda la superficie con azúcar. Calentamos el horno a 190 °C.

souffle de chocolate

  • Montamos las tres claras a punto de nieve en el robot de cocina. Cuando estén casi montadas añadimos los 20 g de azúcar que habíamos apartado. Una vez montadas las incorporamos a la crema base. Es muy importante hacerlo en varias tandas. Durante las dos primeras veremos que la crema aún está un poco dura. Conforme añadimos más claras montadas la crema final resulta más suave.

souffle de chocolate

souffle de chocolate

  • Con un cuchillo nivelamos la superficie. Limpiamos los bordes de los ramequines de los restos de crema.

souffle de chocolate

  • Metemos los soufflés en el horno durante 17 minutos. Pasado este tiempo podemos abrir el horno (¡nunca durante la cocción!), sacar nuestros soufflés y servirlos decorados con azúcar glas y acompañados de nuestra salsa de frambuesas.

souffle de chocolate

El tiempo de cocción del soufflé de chocolate dependerá un poco de vuestros gustos. Con 17 minutos el centro quedará aún un poco “fondente“. Podemos dejarlo entre uno y tres minutos más si preferimos que el corazón quede bien cocido. Estas cantidades son para seis personas, si deseas preparar este postre para una ocasión especial, como San Valentín, te recomiendo preparar igualmente seis soufflés ya que elaborarlos con menos cantidad puede resultar complicado. ¡Los que sobren estarán igualmente deliciosos al día siguiente!

Print Friendly, PDF & Email
Alicia

Alicia

Granaína de nacimiento y milanesa de adopción. Estudié traducción como quien no quiere la cosa y acabé dedicándome "oficialmente" a la secretaría de dirección. En mis ratos libres me convierto en cocinera y fotógrafa gastronómica y cuento todo lo que hago y como en mi blog A mí lo que me gusta es cocinar. Mi pasión por la cocina nació en mi casa de la mano de mi madre y mi abuela, la locura total vino cuando conocí a mi marido y me mudé al país vecino que me acoge desde finales del 2005. Adoro un buen plato de pasta pero nada me frena ante recetas orientales, dulces americanísimos o tapas al más puro estilo España cañí.