Bienvenido!

tortilla de bacalao

Tortilla de bacalao

tortilla de bacalao

Se acerca Semana Santa y con ella, como no, ¡llega el bacalao! Cuando hablamos de bacalao no hablamos de un pescado fácil, sobre todo para niños. Tiene un sabor decidido que no gusta siempre a los más pequeños, pero existen recetas que nos pueden hacer cambiar de opinión y la tortilla de bacalao es una de ellas.

La tradición de comer bacalao en Semana Santa está muy ligada a la iglesia católica, ya que parece ser que en la época en la que se impuso la prohibición de comer carne era muy complicado encontrar pescado a no ser que no fuera bacalao que ha sido siempre un pescado muy abundante. Yo, el bacalao, he aprendido a apreciarlo en edad adulta. No conservo recuerdos especialmente buenos de la Semana Santa y la tradición de preparar bacalao para el almuerzo y la cena. A no ser que se tratara de esta tortilla o las ¡tortitas de bacalao de mi abuela!

Sea como sea creo que se trata de una receta que hará disfrutar a los amantes de este pescado tan singular o reconciliarse con él a los que no son tan aficionados. La dificultad del bacalao salado está en desalarlo al punto. Los trozos más grandes (los lomos) pueden necesitar de un tiempo de desalado de hasta tres días. Yo para esta receta he elegido la cola que es perfecta como peso y es más fina que el resto de la pieza. Para saber si el bacalao está bien desalado podemos tomar un trocito de la parte más gruesa e interna y probarla. Como en todo, la experiencia nos dará la clave.

Receta de tortilla de bacalao

Ingredientes (para 4-6 personas):

  • Un trozo de bacalao salado de unos 400 g
  • 2 cebolletas
  • 1 pimiento verde italiano o 2 si son pequeños
  • 2 dientes de ajo
  • 5 huevos
  • Aceite de oliva

Elaboración:

  • Empezamos desalando el bacalao dos días antes: lo cortamos en trozos grandes, lo lavamos para eliminar el exceso de sal y lo ponemos en un recipiente cubierto con agua fría. Dejaremos el bacalao en agua, conservándolo en el frigorífico, durante 48 horas, cambiando el agua cada 6-8 horas o, lo que es lo mismo, unas tres veces al día.

tortilla de bacalao

  • Pasado este tiempo, sacamos el bacalao del agua, lo escurrimos y lo secamos con papel de cocina.

tortilla de bacalao

  • Eliminamos la piel y las espinas y lo desmigamos con las manos. Las espinas las encontramos fundamentalmente en la parte central de cada trozo. Es una buena idea desmigarlo con las manos porque así si nos ha quedado alguna espina escondida la encontraremos sin problemas. Reservamos.

tortilla de bacalao

  • Preparamos las verduras: lavamos el pimiento y pelamos las cebolletas. Partimos el pimiento por la mitad y eliminamos la cabeza, las semillas y las partes blancas internas. Lo picamos finito pero no demasiado, a mí me gusta que se note. Picamos también las cebolletas. Pelamos el ajo y, al gusto, podemos picarlo muy fino como las otras verduras o, como me gusta más a mí, dejarlo entero haciendo presión sobre él con la hoja de un cuchillo para abrirlo un poco.

tortilla de bacalao

  • En una sartén de unos 24 cm ponemos unas dos cucharadas de aceite de oliva y lo calentamos. Añadimos el ajo, la cebolleta y el pimiento picados. Seguimos la cocción a fuego medio-bajo durante unos cinco minutos. Si vemos que empiezan a dorarse podemos añadir un chorrito de agua para bajar la temperatura y evitar que las verduras tomen demasiado color.

tortilla de bacalao

  • Una vez que las verduras estén bien pochadas, eliminamos el diente de ajo y añadimos las migas de bacalao. Las rehogamos junto con las verduras durante unos 8-10 minutos. Podemos añadir a la sartén un par de trozos de la piel que, durante la cocción, pierde la gelatina que irá a parar a nuestro relleno. Apartamos y dejamos enfriar un poco.

tortilla de bacalao

  • En un cuenco, rompemos los huevos y los batimos. Si hemos utilizado la piel la eliminamos y añadimos la mezcla de verduras y bacalao. Removemos bien.

tortilla de bacalao

  • Calentamos la sartén con un par de cucharadas de aceite. Incorporamos la mezcla a la sartén, bajamos la lumbre y dejamos cocer a fuego lento durante unos 5-7 minutos. Con una paleta o una cuchara de madera controlamos la cocción de la tortilla. Cuando esté bien cuajadita podemos dar la vuelta a la tortilla con ayuda de una tapadera.

tortilla de bacalao

  • Dejamos cocer la tortilla por el otro lado durante otros 5-7 minutos. El tiempo de cocción depende un poco de nuestros gustos. A mí me gusta que quede cuajada pero hay quien prefiere que el centro quede bastante suave. Volcamos la tortilla en un plato y servimos inmediatamente acompañada de una buena ensalada verde.

tortilla de bacalao

Para hacer la tortilla de bacalao se pueden seguir diferentes procedimientos. Yo, por ejemplo, prefiero poner el ajo entero ya que el ajo picado me resulta demasiado fuerte pero la tradición española se inclina siempre por el ajillo bien picadito. Por otro lado está el uso de la sal; yo prefiero no añadir sal a la mezcla de huevo batido, verduras y bacalao ya que éste último, aún desalado, tiende a ser muy sabroso. Por último la cocción de la tortilla: hay quien la prefiere más cuajadita y quien menos. A mí me gusta un punto intermedio pero esto depende mucho del gusto de cada cual y el punto ideal se encuentra con la experiencia.

Por último una recomendación para servir esta deliciosa tortilla. Una ensalada verde irá genial, pero la que yo prefiero es una ensalada de hinojo y col blanca cortada finísima y aliñada con aceite, vinagre y sal.

Print Friendly, PDF & Email
Alicia

Alicia

Granaína de nacimiento y milanesa de adopción. Estudié traducción como quien no quiere la cosa y acabé dedicándome "oficialmente" a la secretaría de dirección. En mis ratos libres me convierto en cocinera y fotógrafa gastronómica y cuento todo lo que hago y como en mi blog A mí lo que me gusta es cocinar. Mi pasión por la cocina nació en mi casa de la mano de mi madre y mi abuela, la locura total vino cuando conocí a mi marido y me mudé al país vecino que me acoge desde finales del 2005. Adoro un buen plato de pasta pero nada me frena ante recetas orientales, dulces americanísimos o tapas al más puro estilo España cañí.