Bienvenido!

galletas de limon

Galletas de limón y mantequilla paso a paso

galletas de limon

Con la llegada del calorcito no deja de apetecernos el dulce, aunque quizá nos inclinamos por cosas un poco más refrescantes, como estas fragantes galletas de limón y mantequilla. Son fáciles, relativamente rápidas y con un sabor fantástico, merece la pena encender el horno por ellas.

La masa de estas galletas de limón es de estilo shortbread. El shortbread es un tipo de galleta muy típico en Escocia, que se caracteriza por una cantidad ingente de mantequilla. Estas galletas tradicionalmente se cortan en forma de cuña, en redondo o en rectángulos gruesos y se hacen a temperatura baja para que no se doren.

La receta está tomada de la web BBC Good Food para que la cosa sea británica del todo, aunque la idea de cubrir las galletas con ralladura de limón y azúcar granulado es del blog Pastry Affair. Me ha gustado mucho este añadido, les da una textura divertida y aún más sabor a limón a las galletas.

Receta de galletas de limón y mantequilla

Ingredientes:

Elaboración:

  • Encendemos el horno para que se vaya calentando a 150 ºC (sin aire) / 130 ºC (con aire).
  • Rallamos los limones de forma individual con un rallador y reservamos ambas ralladuras separadamente.

galletas de limon

  • En un bol grande mezclamos a mano o en un robot con pala la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glas, la ralladura de uno de los limones, el extracto de vainilla, la sal y las semillas de lavanda si las usamos (hay que ser cuidadosos con la cantidad, porque si la lavanda es muy fresca da mucho aroma).
  • Agregamos la harina pasada por un tamiz y mezclamos sin pasarnos, hasta que la masa se cohesione. Al principio queda muy desmigada, pero acaba uniéndose.

galletas de limon

  • Preparamos un molde redondo, mejor con base desmontable, de unos 20 cm. Forramos con papel de hornear y ponemos la masa dentro. La extendemos hasta que cubra todo el fondo. Si la masa está muy blanda y se quedan mucho las huellas de los dedos podemos meterla un rato en el frigorífico.

galletas de limon

  • Ponemos en un cuenco la ralladura del segundo limón y las dos cucharadas de azúcar corriente. Frotamos el azúcar y la ralladura entre las yemas de los dedos hasta que el azúcar se impregne de limón.

galletas de limon

  • Pinchamos la masa con un tenedor en toda su superficie y ponemos el azúcar con la ralladura encima de la masa de galleta; lo extendemos. Metemos el molde en el horno.

galletas de limon

  • Cocemos las galletas 40 minutos, no deben llegar a dorarse. Sacamos el molde a una rejilla y cortamos de inmediato la masa en cuñas con un cuchillo afilado. Dejamos enfriar sin desmoldar.

galletas de limon

  • Cuando las galletas estén frías del todo, desmoldamos con cuidado y las servimos.

galletas de limon

Si sois amantes del limón os encantarán estas galletas tan limonáceas. Puede que os parezca poca cantidad la que sale, pero es que son especialmente contundentes y además salen gorditas, así que con una galleta ya estáis merendados. Tomad estas galletas de limón y mantequilla con un buen té a las cinco de la tarde al más puro estilo British.

Print Friendly
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.

3 Comentarios
  • Ana Belén Domínguez

    15 abril, 2015 at 14:27 Responder

    Hola!! Me encanta la receta por que me gusta mucho el limón.
    Queria saber de donde es el hervidor de agua que sale en la foto, me encanta!! Jaja

    • Miriam

      Miriam

      15 abril, 2015 at 15:11 Responder

      Ay, siento decirte que ese hervidor lo compré hace 25 años en Holanda… y era japonés. Dudo mucho siquiera de que se siga fabricando.

  • Mari Carmen

    13 abril, 2015 at 10:52 Responder

    Tienen que estar buenísimas!!

Envía un comentario