29
abril

Receta de tarta de fresas y nata paso a paso

 

tarta de fresas y nata-2

El mejor momento para usar fresas frescas en repostería es ahora. Así que hoy nos liamos la manta en la cabeza y el mandil a la cintura, y nos dispondremos a preparar una tarta de fresas y nata: todo un clásico de la pastelería que estamos seguros que habréis hecho más de una vez en casa, o al menos la habréis probado.

Este tipo de tarta es muy común en las reposterías de prácticamente todo mundo y su origen no está muy claro. La repostería vienesa, la suiza y la inglesa cuentan con tartas de este tipo, y los americanos cuentan entre sus filas con la famosa strawberry shortcake aunque esta pequeña versión del Nuevo Mundo se hace sobre todo con una especie concreta de galleta (biscuit americano).

Nosotros haremos este pastel con un bizcocho de huevos montados con azúcar hasta alcanzar el punto de cinta, lo rellenaremos de fresas maceradas en azúcar y licor, y lo cubriremos con chantilly y fresas frescas. Después, lo mejor es que la dejemos reposar para que el bizcocho se empape de los jugos de las fresas y de la nata.

Tarta de fresas y natas

Ingredientes:

Para el bizcocho:

Para el relleno:

  • 250 g de fresas frescas
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Un chorrito de zumo de limón
  • Una o dos cucharadas de Kirsch (opcional)
  • 375 g de nata
  • Una pizca de sal
  • 50 g de azúcar
  • Una cucharadita de gelatina en polvo (3 g)

Para la cobertura y la decoración:

  • 375 g de nata para montar
  • Una pizca de sal
  • 50 g de azúcar
  • Una cucharadita de gelatina en polvo (3 g)
  • 3 o 4 fresas frescas enteras con sus hojas para decorar

Elaboración:

Para el bizcocho:

  • Calentamos el horno a 170º C. y preparamos un molde con el fondo cubierto de papel de horno y los bordes untados con mantequilla y harina.
  • Fundimos la mantequilla y le añadimos el extracto de vainilla. Reservamos caliente.preparamos un molde
  • Batimos los huevos en un robot de cocina y añadimos la pizca de sal, y el azúcar. Continuamos batiendo hasta alcanzar el punto de cinta.
  • Añadimos la harina y mezclamos de forma envolvente con una espátula.batimos huevos y azúcar
  • Retiramos un poco de la masa y la mezclamos con la mantequilla aromatizada en un cuenco aparte.
  • Mezclamos con el resto de la masa, siempre de forma envolvente, y vertemos en el molde.añadimos la mantequilla
  • Horneamos 20 minutos o hasta que al meterle una brocheta de metal salga limpia.
  • Dejamos reposar 10 minutos sobre una rejilla y desmoldamos. Dejamos enfriar completamente. Repetimos la receta una segunda vez para tener dos bizcochos de igual tamaño.horneamos los bizcochos

Para las fresas maceradas y el chantilly con gelatina:

  • Partimos las fresas en rodajas finas, las echamos en un cuenco mediano y las rociamos con el azúcar, y el licor. Tapamos con papel film y las guardamos en la nevera un par de horas.
  • Calentamos 60 ml de la nata, echamos la gelatina y la disolvemos. Dejamos templar.preparamos las fresas
  • Batimos el resto de la nata con el azúcar y echamos la gelatina antes de que llegue a montar. Terminamos de batir hasta que haya montado.
  • Guardamos la nata en la nevera hasta el momento de montar la tarta.montamos la nata

Para montar la tarta:

  • Partimos cada bizcocho en dos tapas usando un cuchillo para bizcochos o una lira.
  • Rociamos una tapa con un poco del jugo de fresas, cubrimos con un tercio de las fresas y las cubrimos con nata montada.cortamos y rellenamos los bizcochos
  • Ponemos encima otra tapa y volvemos cubrir con  jugo, fresas y nata. Continuamos formando capas hasta terminar con una tapa de bizcocho.
  • Para la cobertura diluimos la gelatina y montamos la nata, tal y como lo hemos hecho con la nata del relleno.montamos la cobertura
  • Cubrimos la tarta con la nata ayudándonos con una espátula. Guardamos en la nevera otro par de horas.
  • Cuando la vayamos a servir la sacamos de la nevera y la decoramos con las fresas enteras en el centro.cubrimos la tarta

Servimos nuestra tarta de fresas y nata cuando aún esté fría acompañada de una buena taza de café, té o la bebida que más nos apetezca. Sí, es un clásico de la pastelería, pero sigue estando tan bueno y siendo tan actual como el más innovador.

tarta de fresas y nata 1

Algunos consejos útiles:

  • Podéis dejar la tarta sin cobertura, bastará con decorar la parte de arriba con nata montada y fresas frescas. Tendréis una tarta desnuda (naked cake) que estará igual de rica, pero con una presentación más rústica aunque muy de moda.
  • Si os gusta el queso podéis añadirle a la nata 100 g de queso crema y luego montarla.
  • Algunas gelatinas se mezclan en frío con un líquido y otras en caliente por eso recomendamos que leáis primero las instrucciones del fabricante.
  • La gelatina se echa para estabilizar la nata, pero podéis prescindir de ella, eso sí, si pensáis hacerla ya avanzada la primavera habrá que consumirla rápidamente cuando ya se haya sacado de la nevera.
  • En verano lo más recomendable es añadir la gelatina.
  • Podéis sustituir las fresas por arándanos, moras, frambuesas o una mezcla de frutos rojos.
Print Friendly