30
abril

Trifle de plátano y crema. Receta fácil

 

trifle de platano

El trifle es un postre británico que se hace tradicionalmente con bizcochos de soletilla, fruta, crema pastelera, jalea de frutas y nata montada dispuestos en capas en un bonito copón o fuente transparente. Este trifle de plátano y crema que traemos hoy no es el tipo más tradicional, pero está igualmente rico.

El trifle suele llevar los bizcochos empapados en algo de alcohol, que como buen postre británico suele ser jerez dulce, oporto o vino de Madeira. Son unos genios los británicos en lo que toca a alcoholizar los postres. Pero que sepáis que en un postre muy parecido que preparan en Escocia usan whisky o Drambuie. Yo lo dejo caer por si os inspira, ejem.

Este postrecillo, además de vistoso y apetecible, es francamente fácil, porque quitando la complicación menor de preparar la crema pastelera (que no se puede cortar porque lleva maicena), las demás capas no tienen mucho misterio. Y combinándolo con fruta fresca es un final de comida de lo más adecuado en primavera y verano. Para hacerlo me he inspirado en la receta de Joy of Baking.

Receta de trifle de plátano y crema

Ingredientes:

  • 840 g de leche entera
  • 115 g de azúcar blanquilla
  • 30 g de maicena
  • Dos huevos enteros y una yema
  • Una pizca de sal
  • 15 g de mantequilla sin sal
  • Media cdta. de pasta de vainilla o extracto
  • Seis plátanos maduros (pero no marrones)
  • Bizcochos de soletilla
  • Un poco de vino dulce (Oporto, jerez, moscatel)
  • 150 g de nata líquida para montar (35% grasa mínimo)

Elaboración:

  • Un aviso antes de empezar:  no os guiéis por el tamaño del bol que he utilizado, porque preparé la mitad de la receta solamente, que con el tren de dulces que llevamos no vamos a caber por la puerta.
  • Empezamos por colocar en una fuente grande o un bol transparente una capa de bizcochos de soletilla; los partimos en trocitos para acomodarlos mejor. Los regamos con un poco del vino dulce que hayamos elegido.

trifle de platano

  • Pesamos los siguientes ingredientes: la leche en un cazo con 60 g del azúcar, y en un bol aparte la maicena con los huevos, la yema, la sal y el resto del azúcar. Con unas varillas mezclamos bien la maicena con los huevos, la yema, la sal y el azúcar.

trifle de platano

  • Calentamos la leche con el azúcar del cazo a fuego lento. Cuando humee se la echamos poco a poco a la mezcla de maicena, sin dejar de batir con las varillas para que no se cuaje nada.
  • Devolvemos toda la mezcla al cazo, lo volvemos a poner a fuego bajo y calentamos sin dejar de remover con las varillas, hasta que hierva ligeramente y espese, a partir de los 67 ºC más o menos.

trifle de platano

  • Apagamos el fuego y le añadimos a la crema pastelera la vainilla y la mantequilla. Mezclamos perfectamente.

trifle de platano

  • Cortamos los plátanos y colocamos una capa encima de las soletillas. Los plátanos deben tocar la pared lateral del bol para que luego se vean las distintas capas. Vertemos la mitad de la crema pastelera encima de los plátanos y alisamos un poco la superficie con una espátula.

trifle de platanotrifle de platano

  • Repetimos la operación de repartir trocitos de bizcocho que bañaremos de nuevo en el vino dulce.
  • Colocamos una segunda capa de rodajas de plátano encima del bizcocho para acabar con el resto de la crema pastelera por encima de los plátanos. Dejamos enfriar del todo la crema pastelera, poniéndole un plástico por encima a la fuente para que no forme piel. Cuando esté fría del todo metemos la fuente en el frigorífico para que acabe de asentarse.

trifle de platano

  • Para servir el trifle de plátano montamos la nata líquida, que deberá estar muy fría, con varillas eléctricas o en un robot. Podemos agregarle una cucharada o dos de azúcar glas para estabilizarla. Cubrimos el trifle con ella, bien a cucharadas bien con manga pastelera.

trifle de platano

Y si el plátano no os convence podéis usar otra fruta, pues se presta a muchas variaciones. Como veis este trifle de plátano y crema tiene todas las papeletas para agradar a todo bicho viviente. Especialmente al que lo prepara, porque no tiene mucha complicación y queda fetén.

Print Friendly