Bienvenido!

helado vegano

Helado vegano de fresas

helado vegano

¿Quién dijo que el helado no puede ser vegano? Este rico helado de fresas con vinagre balsámico y albahaca lo es. Aunque la cocina vegana cada vez es más común por cuestiones éticas y alimentarias, creo que es muy común pensar en recetas poco sabrosas y aburridas cuando se trata este tema. Como también es usual pensar que la cocina vegetariana o vegana utilice ingredientes caros o difíciles de encontrar. Este helado quizás consiga cambiar un poco la opinión general.

Ya sea por una decisión personal como por una exigencia por temas de alergias o intolerancias, este helado de fresas puede que os resulte muy interesante: el azúcar blanquilla se ha sustituido por jarabe de arce, que, personalmente, ¡me encanta! En cambio los lácteos tradicionales como la leche o la nata, utilizados normalmente en la preparación de helados, se sustituyen con leche de coco. Ambos ingredientes son, en mi opinión deliciosos, y se encuentran fácilmente en las grandes superficies.

La combinación de fresas y vinagre balsámico no es nueva, es más, está considerada ¡una exquisitez! El uso de la leche de coco le da un toque tropical y se esposa a la perfección con la albahaca que yo uso también para realizar un sorbete buenísimo con limón. Os animo a probar este helado original y diferente y a contarme qué os ha parecido.

Receta de helado vegano de fresas

Ingredientes:

Elaboración:

  • Para empezar tomamos la vaina de vainilla y la abrimos por la mitad, longitudinalmente. Con la punta de un cuchillito, extraemos las semillas del interior de la vaina y las reservamos en un cuenco. Incorporamos a las semillas el vinagre balsámico y el jarabe de arce.

helado vegano

  • Lavamos y secamos delicadamente las fresas. Eliminamos el rabito. Las cortamos por la mitad y las ponemos en una fuente de horno.

helado vegano

  • Las cubrimos con la preparación anterior de vainilla, jarabe de arce y vinagre. Encendemos el horno a 190 °C y horneamos las fresas durante 30 minutos. A los 15 minutos podemos removerlas un poco con una cuchara. Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente. Si disponemos de tiempo podemos dejarlas reposar en el frigo durante toda una noche.

helado vegano

  • Pasado el tiempo de reposo, preparamos la crema. Abrimos la leche de coco y la removemos con un tenedor. En un cuenco ponemos la leche, las hojas de albahaca limpias y secas, las fresas y todo el líquido.

helado vegano

  • Batimos con la batidora hasta obtener una crema.

helado vegano

  • Ponemos la crema en la máquina de helados y programamos siguiendo las instrucciones del fabricante. El tiempo medio para que nuestro helado esté listo es de unos 25-30 minutos.

helado vegano

  • Si no disponemos de heladera podemos obtener un buen helado de dos maneras: la primera es poniendo la crema en un recipiente de metal, lo tapamos y lo sacamos cada dos o tres horas pasando la crema por la batidora, así se romperán los cristales de hielo y obtendremos un helado cremoso. Tendremos que repetir la operación unas tres veces, por lo que tardaremos unas seis horas en tener listo nuestro helado.

helado vegano

  • La segunda opción es la de rellenar cubiteras de hielo con la crema, cubrimos con film transparente y las dejamos en el congelador durante unas 6-8 horas. Pasado este tiempo, podemos batir nuestros cubitos hasta obtener una crema; para esta segunda opción necesitaremos una batidora bastante potente.

helado vegano

Existen diferentes substitutos del azúcar que puedes utilizar para hacer este helado de fresas: el primero es el jarabe de arce que se produce a partir de la savia del arce azucarero y, por ser mi preferido, os lo propongo para esta receta. No es un producto económico, sobre todo si es el verdadero jarabe de arce (existen muchos otros que son sucedáneos). Tiene un sabor dulce, no empalagoso y es perfecto para pancakes y para darle un toque especial a un bol de yogur y granola.

Si no lo encontráis o su precio no os convence podéis utilizar sirope de agave o miel de agave. Este sirope se obtiene a partir de la savia del agave y tiene un gran poder endulzante por lo que recomiendo disminuir un poco la cantidad (a unos 45 ml) si utilizáis esta segunda alternativa.

Por último, podemos utilizar la miel común. En este caso tendríamos todos los beneficios de este precioso producto pero, debido a su origen, no podríamos considerar este helado vegano.

Print Friendly, PDF & Email
Alicia

Alicia

Granaína de nacimiento y milanesa de adopción. Estudié traducción como quien no quiere la cosa y acabé dedicándome "oficialmente" a la secretaría de dirección. En mis ratos libres me convierto en cocinera y fotógrafa gastronómica y cuento todo lo que hago y como en mi blog A mí lo que me gusta es cocinar. Mi pasión por la cocina nació en mi casa de la mano de mi madre y mi abuela, la locura total vino cuando conocí a mi marido y me mudé al país vecino que me acoge desde finales del 2005. Adoro un buen plato de pasta pero nada me frena ante recetas orientales, dulces americanísimos o tapas al más puro estilo España cañí.