Bienvenido!

mousse de cerezas

Mousse helada de cerezas

mousse de cerezas

Esta mousse helada de cerezas es una de esas combinaciones de sabores elegantes y riquísimas. Y además se prepara con una fruta muy de temporada, la cereza, a la que soy adicta. Lo confieso. Aunque también se puede elaborar con fresas, frambuesas o cualquier frutilla roja.

Esta mousse se prepara con merengue italiano, sí, el que se hace con almíbar caliente. Pero no debéis tenerle miedo, porque gracias a nuestro magnifiquérrimo artículo sobre cómo hacer merengue italiano con el que puede aprender cualquier muñón, no tenéis excusa que valga. Hombre. Eso sí, os aconsejo disponer de un termómetro de almíbares.

Ciertamente esta mousse helada de cerezas se puede consumir igualmente sin congelar, sobre todo si sois tan impacientes que no os apetece esperar a que se congele. Aún congelada la consistencia es suave y nada dura, gracias a la esponjosidad que da el merengue.

Receta de mousse helada de cerezas

Ingredientes:

  • 90 g de claras (unas tres claras)
  • Un pellizco de sal
  • 60 ml de agua
  • 120 g de azúcar
  • 300 g de cerezas, pesadas sin hueso
  • Un chorro de zumo de limón
  • Un chorrito de kirsch u otro licor de cerezas

Elaboración:

  • Les quitamos el hueso a las cerezas con un deshuesador. Las ponemos en un cazo y agregamos 30 g del azúcar y un chorretón de zumo de limón. Removemos y las dejamos macerar una hora para que suelten algo de jugo.

mousse de cerezas

  • Cuando hayan macerado las cocemos a fuego bajo hasta que estén blandas del todo, por lo menos 30 minutos. Pasamos la mezcla por el pasapurés para quitar las pieles y recogemos el puré en un bol. Agregamos el licor de cerezas y lo dejamos enfriar del todo.

mousse de cerezas

  • Ahora preparamos un merengue italiano, por lo que os aconsejo que antes de empezar os leáis nuestro artículo sobre cómo hacer merengue italiano. Conviene tener un termómetro de almíbares, a no ser que tengáis perfectamente  controlado el tema de los puntos del almíbar.
  • Llevamos a ebullición en un cazo el agua con los 90 g de azúcar restantes mientras controlamos la temperatura. Cuando el almíbar alcance los 110 ºC ponemos en marcha el robot para montar las claras con el pellizco de sal.

mousse de cerezas

  • Cuando el almíbar alcance los 117-120 ºC, punto de bola dura, las claras ya estarán muy espumadas. Apagamos el fuego y, sin dejar de batir las claras a alta velocidad, vamos agregando el almíbar a hilo junto a la pared del vaso, hasta acabarlo. Sin parar la máquina, dejamos que siga batiendo hasta que el merengue esté a temperatura ambiente.

mousse de cerezas

  • Agregamos el puré de cerezas al merengue y mezclamos con una espátula y movimientos envolventes. Distribuimos la mousse en vasitos, tarrinas o cualquier cacharrito a nuestro gusto y los metemos en el congelador, por lo menos 6 horas, pero preferiblemente toda la noche.
  • Aquí he puesto la mousse en unas monérrimas capsulitas de muffins para servirla enseguida, pero es preferible poner la mousse en algún cacharrín que no transpire y que se pueda tapar si no vamos a consumir la mousse casi de inmediato.

mousse de cerezas

¿Verdad que esta mousse helada de cerezas resultará estupenda en cualquier reunión al aire libre? Y en cualquier celebración veraniega. Todo es cuestión de estudiarse el merengue italiano, os lo digo yo que no es tan complicado como parece. Además es una estupenda solución para aprovechar todas esas claras de huevo que nos sobran de hacer helados en esta época. ¡Adelante!

Print Friendly, PDF & Email
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.