7
julio

Vídeo-receta: galletas decoradas con stencils

 

galletas_con_stencil_video_2

En la vídeo receta de esta semana, os muestro cómo hacer y decorar unas ricas galletas de mantequilla. Están decoradas con glasa de una manera fácil y rápida. Utilizando el kit para galletas con stencils, se pueden hacer preciosas decoraciones para regalar en eventos como bodas, bautizos o comuniones. Un detalle hecho a mano que no tiene precio.

Para hacer las galletas, elaboramos la masa de mantequilla con sabor a vainilla. Una galleta sencilla, pero que gusta a todo el mundo. Uno de los trucos, es poner la masa estirada en la nevera y después cortarla y hornearla. Así, no se deforma y la decoración queda perfecta.

En este caso, utilizo glasa blanca para rellenar la galleta y poner el diseño. Y una glasa en tono moradito un poco más densa, perfecta para ponerla sobre el stencil con una espátula. Cuando retiréis el stencil y veáis el resultado final quedaréis encantados.

Galletas decoradas con stencils

Ingredientes (para 18 galletas):

Para las galletas:

Para la glasa de relleno:

Para la glasa del stencil:

Elaboración:

  • Para hacer las galletas empezamos añadiendo la sal a la harina. Mezclamos bien para que la sal se reparta por toda la harina y cuando esté bien integrada, la reservamos.
  • Ahora ponemos la mantequilla y el icing sugar en la batidora. Con la pala Ka, batimos a velocidad baja durante un minuto. Así, la mantequilla absorberá el icing sugar y no se formará esa famosa nube de azúcar. Después, subimos la potencia a velocidad media y batimos durante cinco minutos.
  • Antes de añadir el huevo, rompemos su estructura con un tenedor. Este sencillo paso, nos ayudará a que se integre mejor y más rápido. Añadimos el huevo y dejamos que se integre bien con el resto ingredientes.
  • Para darle sabor, utilizaré la pasta concentrada de vainilla. Al ser tan concentrada, con una cucharadita será suficiente. Cuando la pasta de vainilla esté bien integrada, bajamos la velocidad de la batidora al mínimo y poco a poco vamos añadiendo la harina con sal que habíamos reservado antes. Es muy importante que la harina se integre lentamente. Esto favorece a que la masa no se tense y que obtengamos unas galletas con una textura muy agradable. Cuando terminemos de añadir toda la harina, dejamos que se bata un poquito más. Lo justo hasta que no veamos restos de harina. Ahora ya podemos parar la batidora porque ¡tenemos la masa lista!
  • Con una lengua repostera, hacemos una bola y la dividimos por la mitad. Ponemos la masa sobre un papel de horno y la cubrimos con otro trozo del mismo papel. Para estirarla utilizaré un rodillo para galletas. Este rodillo trae diferentes discos que me ayudarán a dejar la masa del grosor que necesite en cada momento. En este caso, utilizaré el disco de 6mm. Es muy práctico utilizar un rodillo como este ya que nos permite extender toda la masa con un grosor uniforme.
  • Estiramos la masa desde el centro hacia afuera. Seguimos así, hasta que la masa quede totalmente plana y del mismo grosor. Una vez esté bien estirada, la ponemos en una bandeja y la llevamos a la nevera durante una hora. Pasado este tiempo la masa habrá endurecido y ya podremos trabajar con ella.
  • Quitamos el papel superior. Para recortar las galletas, utilizaré este cortador que viene en un kit junto con el stencil que vamos a utilizar. Presionamos bien por todos los bordes para hace un corte limpio y suavemente levantamos el cortador. Seguiremos recortando toda la masa.
  • Cuando terminemos de cortar todas las galletas, quitamos los excesos de alrededor. Estos trocitos los volveremos a amasar para hacer más galletas. Con la ayuda de una espátula para galletas las trasladamos a una bandeja con papel de horno. Las colocamos dejando un poquito de separación entre ellas, ya que en el horno se expanden.
  • Con la bandeja completa las llevamos al horno precalentado a 170 ºC.
  • Recién horneadas, las dejamos reposar 20 minutos en la bandeja. Si las tocamos antes, se nos romperán porque aún están blanditas. Así que no seáis impacientes y esperad un poquito. Pasado este tiempo, las trasladamos a una rejilla para que se enfríen por completo.

galletas_con_stencil_video_3

  • Para la glasa blanca de relleno añadimos la albúmina sobre el icing sugar y mezclamos ambos ingredientes hasta que queden bien integrados. También es muy importante utilizar un icing sugar súper fino, para que no queden grumitos en nuestra glasa. Una vez mezclado, añadimos el agua y mezclamos nuevamente con una lengua repostera. Debemos controlar la consistencia de la glasa que necesitamos y según eso, ir añadiendo agua de poquito en poquito.
  • Cuando ya la tengamos bien mezclada, comprobamos su consistencia dejando caer un hilo fino sobre el resto de glasa. Contamos 10 segundos y si al cabo de ese tiempo se ha integrado con el resto de la glasa, es que ya está lista.
  • La ponemos en una manga pastelera, y con la boquilla redonda número 3, empezamos a perfilar los bordes. Esta galleta tiene los bordes con ángulos rectos. Un truco muy útil, es ir haciendo líneas en forma de L para conseguir los ángulos de los bordes. Una vez cerremos todo el borde, rellenamos toda la galleta con la misma glasa y la misma boquilla.
  • Este proceso del relleno lo tenéis que hacer seguido al del perfilado de la galleta. Si dejamos secar la glasa del borde, se notará demasiado el corte, entre el perfilado y la glasa de relleno.
  • Cuando terminemos, movemos un poquitín la galleta para que la glasa se expanda por igual por toda la superficie.
  • Repetimos este proceso con todas las galletas y las dejamos secar ente 12 y 24 horas. Mejor si las dejamos secar un día entero. Así nos aseguramos que estarán realmente secas para hacer la decoración.
  • Para la glasa de la decoración igual que con la glasa de relleno, añadimos la albúmina al icing sugar y reservamos.
  • Teñimos el agua con colorante en gel morado. Para ello pongo una gotita en el agua y lo disolvemos por completo. Cuando el colorante esté perfectamente repartido, añadimos el agua a la mezcla de icing sugar y albúmina.
  • El proceso de preparación de la glasa el mismo que hicimos anteriormente. Pero esta vez necesitamos una glasa más consistente. Así que en este caso, añadimos menos agua para conseguir una glasa más densa. Como veis, esta glasa queda mucho más firme que la anterior.
  • Con la glasa de decoración lista y las glasa de relleno bien seca, ponemos el stencil encima de la galleta. Lo centramos bien y ponemos una capa de glasa morada. Con la ayuda de una espátula la alisamos para dejar una fina capa sobre el stencil.
  • Cuando terminemos, levantamos con cuidado el stencil y ¡listo! Ya tenemos una preciosa galleta decorada con glasa.
  • Repetimos el proceso con todas las galletas. En el kit, vienen 2 diseños diferentes, así que tenemos dos opciones de decoración.

galletas_con_stencil_video_1

Print Friendly