Bienvenido!

Manzanas con caramelo para Halloween

Manzanas negras con caramelo. Receta para Halloween

Manzanas con caramelo para Halloween

Sí señoras y señores… es octubre y otoño, y eso quiere decir que nos empezamos a preparar para algunas celebraciones que, aunque tengan sus raíces en fiestas paganas europeas, en la actualidad tienen un tinte más norteamericano. Y sí, nos referimos a Halloween, esa celebración terrorífica y a los disfraces horrendos que tratan de provocarnos pavor.

En cualquier celebración no puede faltar un menú de recetas caseras y Halloween, o Noche de brujas, como se le conoce en muchos lugares, no es la excepción. Las manzanas negras con caramelo son una de esas recetas, y aunque en España no sea una tradición comerlas de esta forma para estas fechas, esta vez nosotros sí que las tomaremos y las teñiremos de un terrorífico color negro.

Estamos seguros de que ya habéis visto estas manzanas negras muchas veces rondando por internet y tampoco os traemos nada nuevo. La primera vez que las vi, hace unos cuantos años, fue en el blog “Matt Bites de Matt Armendariz, un fotógrafo y estilista culinario norteamericano que me encanta, y sus manzanas más todavía. Así que me las reservé y este es un buen momento para  sacarlas a pasear por aquí.

Manzanas negras con caramelo

Ingredientes:

Elaboración:

  • Lavamos las manzanas y retiramos el pequeño tallo que traen.
  • Las secamos con un paño de cocina, las pinchamos con una brocheta de madera para abrir paso y les ensartamos un palito Wilton. Las reservamos a un lado.

lavamos y preparamos las manzanas

  • Preparamos una bandeja o rejilla con una hoja de silicona o papel de horno para reposar las manzanas una vez que las pasemos por el caramelo.
  • Ponemos el azúcar, el agua, el aroma, la glucosa (o sirope de maíz), la pizca de sal y el colorante negro en un cazo. Calentamos.

preparamos una bandeja y los ingredientes

  • Controlamos la temperatura del caramelo con un termómetro de azúcar y cuando marque 150º C. retiramos del fuego rápidamente.
  • Pasamos las manzana una a una por el caramelo para cubrirlas todo lo que podamos.

pasamos las manzanas por el caramelo

  • Las dejamos reposar sobre la bandeja o sobre la rejilla hasta que se hayan enfriado.
  • Atamos en cada palo una pequeña cinta de raso de color naranja y servimos en una fuente.
  • Nosotros esta vez  las hemos puesto sobre un stand de tartas, tan negro como el charol, que le viene como anillo al dedo a estas manzanas y que podréis encontrarlo en nuestra tienda.

dejamos enfriar

Listos con nuestra receta para Halloween de manzanas negras con caramelo… tan oscuras y brillantes como promete ser la próxima “Noche de brujas”. Os prometemos que este año nos pondremos más de una vez las botas con ellas y os invitamos a probarlas, a menos que prefiráis un truco o trato.

Manzanas con caramelo para Halloween

Algunos consejos útiles:

  • Podéis cubrir también las manzanas con chocolate blanco fundido teñido con colorantes para chocolate.
  • Para que quede el caramelo de un color negro intenso será necesario que uséis una buena cantidad de colorante.
  • Podéis poner mayor o menor cantidad de aroma de avellanas, o usar cualquiera de los aromas que tenemos en nuestra tienda.
  • Tened cuidado para que no se queme el caramelo ya que podría amargar el sabor de nuestras manzanas. Usad un termómetro y seguid la temperatura adecuada, es lo más conveniente.
  • Si el caramelo se enfría podéis volver a calentarlo un poco para continuar cubriendo las manzanas.
  • Nos encanta el “negro charol” de las manzanas solo con caramelo, pero podéis jugar con diferentes coberturas (toppings) como: sésamo negro, almendras garrapiñadas trituradas, sprinkles de calabaza o el fruto seco que más os guste. Bastará con que tengáis un cuenco con la cobertura elegida y paséis por él las manzanas después de cubrirla con el caramelo negro.
Print Friendly, PDF & Email
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.