13
octubre

Vídeo-receta: cupcakes sombrero de bruja para Halloween

 

cupcakes_bruja_para_halloween_1

En la vídeo receta de esta semana os muestro cómo hacer unos cupcakes decorados para Halloween. Son unos cupcakes de intenso sabor a chocolate con crunch de semillas de calabaza caramelizada. Además de mostraros la receta completa del cupcake, también enseño cómo hacer un sombrero de bruja con fondant.

Siempre que hacemos el bizcocho de un cupcake, debemos tener en cuenta ciertas pautas. Por ejemplo, que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente. O batir el tiempo necesario para que la mantequilla se esponje. Pero otro aspecto muy importante, es la selección de la materia prima. Este cupcake está hecho con cacao 100% en polvo Valrhona, uno de los mejores cacaos. Por eso, su sabor es increíble. Además, al introducir dentro del bizcocho un ingrediente crocante como las semillas caramelizadas, tenemos una textura extra que lo hace irresistible.

La buttercream de este cupcake es de vainilla, pero podéis elegir el extracto que más os guste. Para colorearla, he elegido el naranja porque es el color estrella en las fiesta de Halloween. Paro también podríamos teñirla con otros colores como verde o morado. Para la decoración final, os enseño a modelar de manera sencilla un sombrero de bruja. Así, tendremos unos cupcakes listos para la noche de brujas.

Cupcakes sombrero de bruja para Halloween

Ingredientes (para 16 cupcakes):

Para el bizcocho:

Para el frosting:

Para el almíbar:

Elaboración:

  • Para hacer el bizcocho lo primero que haremos será añadir el vinagre de manzana a la leche, así conseguimos una buttermilk casera, que le dará un punto de jugosidad extra a nuestro cupcake. También podéis sustituir el vinagre de manzana, por vinagre blanco o jugo de limón.
  • Ahora ponemos en la batidora la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar y con la pala Ka, batimos a velocidad media unos segundos. Cuando esté un poco mezclado, subimos la velocidad y dejamos que se bata durante 5 minutos. Pasado este tiempo, batimos un poquito el primer huevo para que al añadirlo se integre mejor. Lo añadimos y dejamos que se integre bien antes de añadir el siguiente huevo. Cuando los huevos se hayan integrado, añadimos el extracto de vainilla. Dejamos que se mezcle un poquito y paramos la batidora.
  • Ahora, con la ayuda de un colador vamos a tamizar la harina, el cacao en polvo, el bicarbonato de sodio y la levadura o polvo de hornear. Como siempre, damos unos golpecitos para tamizar todos los ingredientes. Si quedan algunas bolitas de cacao, las podemos deshacer con una cuchara. Nuevamente ponemos la pala KA de la batidora y mezclamos a mínima velocidad durante un minuto.
  • A estas alturas ya tendremos listo el buttermilk. Como veis, se han formado unos grumitos en la leche. Esta es la señal de que está perfecta para utilizarla. Añadimos el buttermilk poquito a poco mientras se bate la mezcla y dejamos que se integre un par de minutos más para obtener una masa ligera y muy chocolateada. En este caso voy a poner a la masa unas semillas de calabaza. Están caramelizadas así que esto le dará un punto crujiente al interior del cupcake. Añadimos las semillas a la masa y mezclamos a mano con una lengua repostera.
  • Cuando tengamos la masa lista, llenamos las cápsulas de los cupcakes. Recordad llenarlas entre la mitad y dos tercios, para que no se desborde la masa al hornearlos. Con el racionador de helados voy a ponerles una ración y media. Ya veréis que es suficiente para obtener unos cupcakes perfectos para la decoración que vamos a hacer. Agitamos un poquito la bandeja para repartir la masa y los llevamos al horno precalentado a 165 ºC.
  • Recién salidos del horno, los dejamos en una rejilla mientras les ponemos el almíbar. El almíbar es opcional, pero evita que se endurezca la parte superior del cupcake, asegurando unos bocados muy jugosos. Cuando terminemos, los ponemos directamente sobre la rejilla, así no crean humedad en la base y evitamos que se despeguen las cápsulas. Los dejaremos a temperatura ambiente hasta que enfríen por completo.
  • Para hacer los sombreros de bruja empezamos amasando el fondant negro. Cuando esté maleable, lo estiramos y lo recortamos con un cortador redondo de 5 centímetros de diámetro. Trasladamos el círculo de fondant sobre una almohadilla. Hacemos unos rollitos de papel de cocina para crear los volantes del sombrero. Ponemos cinco rollitos y lo dejamos secar en esta posición. Con una bolita de 12 gramos de fondant negro, hacemos un cono. Modelamos el fondant con las manos, hasta obtener la forma deseada. Dejando una puntita fina en la parte superior. Con la ayuda de los dedos, doblamos esta puntita hacia abajo. Hacemos unas marcas con la esteca. De esta manera, simulará las arrugas del sombrero. Modelamos todos los conos que necesitemos. Lo mejor de estos modelados, es que no tienen que quedarnos iguales. Aunque salgan distintos entre ellos, se verán súper chulos.
  • Ahora, estiramos fondant blanco. Voy a utilizar dos cortadores cuadrados con expulsor para hacer la hebilla del sombrero. ¡Es muy fácil! Primero utilizamos el cortador de 10 milímetros y después, en el centro del cuadrado, recortamos con el de 6 milímetros. Nos quedará un cuadrado hueco, que perfeccionaremos un poquito con una espátula.
  • Para darle color, voy a utilizar colorante en polvo dorado. Lo aplicamos con un pincel directamente sobre el fondant blanco. Esto le dará un acabado dorado muy bonito. Cuando terminemos de pintarlos, presionaremos con delicadeza los laterales del cuadrado, para hacerlo más rectangular y con una pequeña curvatura en el centro. Lo dejamos secar así, sobre la almohadilla.
  • Estiramos un poquito de fondant morado y pasamos el rodillo cortador para hacer unas tiras de 6 milímetros de ancho. Cuando las tengamos cortadas, perfeccionamos los bordes con los dedos. Ponemos una gotita de pegamento comestible, sobre la base del sombrero que hicimos antes y pegamos encima el cono del sombrero. Ponemos más pegamento en la parte inferior del cono y pegamos la tira morada. La ajustamos a la medida y presionamos con los dedos para disimular la unión. Por último, pegamos la hebilla en el centro de la tira morada. Y así de sencillo, ya tenemos unos sombreros de bruja perfectos para tematizar nuestros cupcakes.

cupcakes_bruja_para_halloween_2

  • Para hacer la buttercream añadimos la mantequilla a temperatura ambiente en la batidora y con la pala Ka, batimos a velocidad máxima durante 5 minutos. En este tiempo, la mantequilla se pone más blanquita y cremosa. Para conseguir una textura perfecta en nuestras buttercreams, es muy importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente.
  • Cuando la mantequilla esté lista, nos ayudamos de un colador para tamizar el icing sugar. Como es tan fino, con unos golpecitos ya lo tendremos tamizado por completo. Ponemos nuevamente la pala Ka de la batidora y batimos unos segundos a velocidad bajita para que la mantequilla absorba un poco el icing sugar. Subimos la velocidad al máximo y batimos durante 5 minutos. Pasado este tiempo, añadiremos colorante en pasta de color naranja para teñir la buttercream.
  • Una vez tengo el color que necesito, daré sabor a la crema con el extracto de vainilla. Agrego una cucharadita y dejo que se termine de mezclar todo muy bien. Comprobamos que toda la crema tiene un color homogéneo y ya la tenemos lista.
  • Para decorar los cupcakes, los cubriré todos con una capa de buttercream, así que con una espátula o cuchillo vamos untando la parte superior, hasta dejar la crema bien repartida. Esto se suele hacer en decoraciones donde no queremos que se vea para nada el bizcocho. Cuando terminemos con todos, ponemos el resto de crema en una manga pastelera y con la boquilla 2D de Wilton hacemos una decoración muy voluminosa.
  • Empezamos desde el centro haciendo una espiral hacia el exterior. Y seguimos de nuevo hacia el interior para crear una segunda espiral encima. Lo importante es hacer una presión constante para que siempre salga la misma cantidad de crema. Como veis, los estoy dejando un poquito planos por arriba. Esto me ayudará a colocar el sombrerito sin riesgo a que se caiga.
  • Una vez decorados, ponemos los sombreros de bruja en la parte más alta del frosting para terminar nuestros cupcakes sombrero de bruja para Halloween.
Print Friendly