11
noviembre

Receta de pan de soda irlandés

 

Pan irlandés de bicarbonato

Pan irlandés sobre plato Royal Jaune de Pip Studio con cucharita acrílica

Continuamos este mes dándole gusto al horno y calentándonos las manos, y nuestros estómagos, con pan casero. Y esta vez viajamos hasta Irlanda para hacer esta rica receta de pan irlandés de bicarbonato, popularmente conocido como Irish soda bread.

El pan irlandés se hacía tradicionalmente en cazuelas de hierro y  se cocinaban en hornos de leña, o en las chimeneas de casa. Se hacía con productos que se tenían en las granjas: harinas, leche agria o buttermilk, bicarbonato de sodio y sal. Existen básicamente dos variedades: pan blanco y pan moreno.

El pan blanco utiliza harina de trigo blanca (no debe ser de fuerza) y el pan moreno utiliza una mezcla de harina integral y harina blanca, ambas de trigo. Por supuesto que encontraréis muchas recetas en las que se mezclan otros tipos de harinas como de centeno o copos de avena.

La receta original ha ido evolucionando con el tiempo y en la actualidad se le suele añadir mantequilla, frutos secos, y azúcar moreno o melaza para enriquecerla. Nosotros, por supuesto, hemos enriquecido este pan y, como queríamos estrenar nuevos platos en la mesa, lo hemos servido a la hora del desayuno con un poco de mermelada, mantequilla y una rica taza de té irlandés.

Receta de pan de soda

Ingredientes:

Elaboración:

  • Calentamos el horno a 220º C. y untamos una cazuela de hierro con mantequilla, y la espolvoreamos con harina.
  • Tamizamos las harinas con la sal y el bicarbonato sódico al menos tres veces.

tamizamos las harinas

  • Añadimos la mantequilla y el azúcar en pequeñas porciones, y mezclamos frotando entre las manos con las harinas.
  • Añadimos los frutos secos y mezclamos muy bien.

añadimos la mantequilla y frutos secos

  • Vamos incorporando el buttermilk poco a poco, mezclando, hasta que tengamos una masa suave y homogénea. Probablemente no sea necesario que utilicemos todo el buttermilk y por eso recomendamos que lo vayáis echando poco a poco para no excedernos en la cantidad.
  • Formamos una bola y la aplanamos con las palmas de una mano.

vertemos el buttercream

  • Pincelamos agua en toda la superficie del pan y lo rociamos con los copos de avena.
  • Hacemos un corte en cruz con un cuchillo bien afilado o con una cuchilla para pan plana, lo metemos en la cazuela de hierro, tapamos y lo horneamos durante 20 minutos.

cubrimos con avena

  • Bajamos la temperatura a 170º C, quitamos la tapadera y seguimos horneando otros 20 minutos aproximadamente, o hasta que esté dorado.
  • Sacamos la cazuela del horno y dejamos reposar 10 minutos antes de pasar el pan a una rejilla para que se enfríe.

horneamos y dejamos enfriar

No olvidéis acompañar vuestro pan irlandés de bicarbonato con un poco de mantequilla y de mermelada para vuestro desayuno. Estamos seguros de que este pan os va a gustar, incluso caliente y untado tan solo con un poco de mantequilla… O, por qué no, con unas loncha de queso curado de vuestra zona.

Pan irlandés de bicarbonato

Pan irlandés sobre paño grande de cocina

Algunos consejos útiles:

  • La acidez del buttermilk hace que el bicarbonato libere dióxido de carbono, el responsable de que nuestro pan crezca, por lo que recomendamos que trabajéis la masa rápidamente y no tardéis mucho en hornearla, en otras palabras: no la amaséis demasiado para que el gas no se pierda.
  • Recomendamos que echéis unos 500 ml de buttermilk primero, trabajéis la masa y, si fuera necesario, le añadáis más, pero por cucharadas hasta obtener la textura y firmeza deseada.
  • La masa debe quedar seca al tacto, un poco pegajosa, pero tampoco extremadamente húmeda.
  • El auténtico Irish soda bread está hecho con harina, sal, bicarbonato y buttermilk. La mantequilla, el azúcar, las pasas y los arándanos son opcionales, podéis prescindir de ellos sin tener que modificar el resto de ingredientes.
  • La cantidad de fruto secos es orientativa, si os gustan los panes repletos de energía ponedle 100 gramos.
  • Es un pan de miga densa y con mucho sabor a trigo, y que recomendamos que lo tostéis o calentéis un poco antes de consumirlo.
  • En el Ulster la masa se parte en cuartos y se cocina sobre una plancha o sartén sobre el fuego de la cocina, reciben el nombre de farls (cuartos).

Sustitutos del buttermilk:

  • Leche agria: echad una cucharada de zumo de limón en una taza medidora y luego llenadlas de leche hasta alcanzar los 250 ml. Mezcladla y dejadla reposar cinco minutos antes de medir la cantidad necesaria de buttermilk indicada en la receta. Tened en cuenta que para esta receta serán necesarios 675 ml de buttermilk, es decir, que aproximadamente necesitaríamos añadir 40 ml de zumo de limón a 635 ml de leche.
  • Agua de yogur: mezclad tres partes de yogur (506 g) y una parte de agua (169 g). Debe tener la consistencia del kéfir, si es necesario añadidle un poco más de agua.
  • Agua de crema agria: mezclad partes iguales de crema agria y agua.
  • Leche y cremor tártaro: mezclad 250 ml de leche con dos cucharaditas de cremor tártaro.
Print Friendly