Bienvenido!

video-receta-tarta-merengue-chocolate-1

Vídeo-receta: Tarta de chocolate y merengue

video-receta-tarta-merengue-chocolate-1

Tarta de chocolate y merengue sobre stand para tartas

¿Buscáis una combinación de sabores irresistible? Pues esta receta os va a encantar porque esta tarta de chocolate y merengue es todo un espectáculo de sabores. Y la verdad es que sólo con verla ya me encanta porque los remolinos que se forman en el merengue le dan un toque desenfadado.

El merengue que queda en la parte superior de los bizcochos queda crujiente, ¡y es una delicia! Y aunque el merengue está puesto encima de la masa de bizcocho, durante el horneado, el merengue y el bizcocho se entremezclan un poquito dando una jugosidad extra al bizcocho.

Además el cacao amargo se mezcla con el dulzor del merengue formando una combinación muy rica. Y en conjunto con el relleno de crema chantilly y frambuesas es una tarta que seguro no olvidaréis.

El resultado final es una tarta sencilla, pero diferente. Perfecta para eventos donde queráis sorprender con algo nuevo.

Tarta de chocolate y merengue

Ingredientes:

Para el bizcocho:

Para el merengue:

  • 120 g de claras de huevo (3 huevos L)
  • 200 g de azúcar blanco
  • 1 cda. de fécula de maíz o maicena (10 g)
  • 20 g de cacao en polvo

Para el relleno:

Elaboración:

  • Para hacer el bizcocho de chocolate empezamos añadiendo el zumo de limón a la leche para hacer una buttermilk casera. Removemos y dejamos reposar 10 minutos.
  • Mientras, en la batidora ponemos la mantequilla, el azúcar moreno y el azúcar blanco. Batimos a velocidad media durante 5 minutos para que se mezcle todo muy bien. Pasados los 5 minutos añadimos el primer huevo. Cuando tengamos el primer huevo integrado, añadimos el segundo y dejamos que se mezcle bien. Ahora le vamos a dar un toque de sabor con el extracto de vainilla. Batimos un poquito más hasta incorporar bien todos los ingredientes.
  • Hecho esto, con un colador vamos a tamizar la harina de trigo junto al cacao en polvo. También agregamos la levadura química y el bicarbonato de sodio. Aprovechamos para añadir la pizca de sal y batimos de nuevo, pero esta vez lo hacemos a velocidad mínima, así el gluten de la harina no se desarrolla y el bizcocho quedará suave y esponjoso.
  • Cuando veamos que los ingredientes secos ya están bien incorporados, añadimos la buttermilk casera que hicimos al principio. Una vez esté todo completamente integrado, vamos a preparar los moldes. Para esta tarta utilizaré dos moldes altos de 18 centímetros de diámetro. Vamos a quitar las bases y a rociarlas con spray antiadherente, para que a la hora de desmoldar el bizcocho nos resulte más sencillo. Cubro las paredes del molde con papel encerado o de horno y después ponemos la base que acabamos de rociar con spray. Ahora ya podemos rellenar los moldes, y para ello voy a utilizar una cuchara de helados para repartir la masa más o menos por igual. Acomodamos la masa en cada uno de los moldes y los dejamos a un lado mientras preparamos el merengue.
  • Para hacer el merengue ponemos las claras en la batidora y con el accesorio de globo batimos a velocidad media durante 5 minutos o hasta que las claras estén a medio montar. Lo hacemos a velocidad media para que la burbuja que consigamos a la hora de montar las claras sea pequeñita y así el merengue quede más firme. Pasados los 5 minutos, agregamos la mitad del azúcar mientras seguimos batiendo. A la otra mitad del azúcar, le añadimos la maicena y removemos hasta integrarla por completo. Añadimos la mezcla de azúcar y maicena a las claras y batimos durante 2 minutos más, pero esta vez a velocidad alta.
  • En un bol aparte, separamos dos buenas cucharadas de merengue, y con un colador pequeño tamizamos el cacao en polvo sobre el merengue. Con una espátula, lo integramos con movimientos envolventes hasta que el merengue absorba por completo el cacao.
  • Ahora, sobre la masa de bizcocho de antes, vamos a repartir el merengue blanco que habíamos hecho.

video-receta-tarta-merengue-chocolate-2

  • No debemos mezclarlo con la masa. Simplemente lo ponemos encima y lo repartimos con cuidado por toda la superficie. Cuando lo tengamos listo vamos a poner el merengue con cacao. Lo ponemos a cucharaditas, intentando que quede repartido por toda la superficie.
  • Ahora con un palito vamos a hacer una especie de ondas para mezclar los dos merengues. Tened en cuenta que no estoy introduciendo el palito hasta el fondo del molde. Sólo remuevo la superficie para hacer un diseño con remolinos de merengue blanco y chocolate. Una vez listos, lo ponemos sobre una bandeja y los llevamos al horno precalentado a 180 ºC.
  • En unos 50 minutos estarán completamente horneados los bizcochos, pero antes de sacarlos del horno os recomiendo pincharlos con un palito para verificar que el bizcocho está hecho. Una vez horneados, los dejamos sobre una rejilla para que reposen durante 10 minutos. Pasado este tiempo ya podemos desmoldar los bizcochos. Y ahora ya los dejamos reposar hasta que enfríen por completo.
  • Para el relleno haremos crema chantilly. Y para ello ponemos la nata bien fría en un bol y la batimos durante 2 minutos a velocidad alta. Pasado este tiempo agregamos el icing sugar tamizándolo con un colador y batimos durante 2 minutos más. Agregamos el extracto de vainilla para darle un toque de sabor y batimos hasta repartir la vainilla por completo.
  • Una vez los bizcochos estén completamente fríos, trasladamos uno de ellos al stand donde vamos a presentar la tarta. Ponemos la crema chantilly que acabamos de hacer sobre él y la repartimos por toda la superficie con una espátula. Opcionalmente podéis ponerle fruta. Y creo que la frambuesa le va genial al chocolate y al merengue, así que yo voy a ponerle una cuantas de relleno. Sobre el relleno ponemos el segundo bizcocho. Lo acomodamos bien y ya sólo nos falta poner un topper bonito para coronar nuestra tarta.
  • Eso sí, os recomiendo mantener nuestra tarta de chocolate y merengue en la nevera para conservar la crema chantilly en perfectas condiciones.
Print Friendly
Pamela

Pamela

Todo empezó un San Valentín que decidí sorprender a mi marido con un pastel casero. Desde entonces, esta afición se ha convertido en mi estilo de vida. Fui adentrándome en el mundo de la repostería, probando nuevas técnicas y creando mis propias recetas. Me apasiona transmitir sensaciones, es por eso que junto a mi marido empezamos nuestro proyecto. Fuimos juntos a la universidad, ambos somos ingenieros y nos encanta la tecnología. Por eso decidimos crear Quiero Cupcakes BCN, un canal en YouTube donde expresar nuestra pasión por la repostería en forma de vídeo-recetas al alcance de todo el mundo.

16 Comentarios
  • Ana

    5 noviembre, 2016 at 19:50 Responder

    Efectivamente con 180ºC, al cuarto del hora el merengue está más chamuscado que la moto un hippy. Acabo de comprobarlo

    • Pamela

      Pamela

      22 noviembre, 2016 at 12:55 Responder

      Seguramente tu horno tiene mucha potencia. O la parte superior de la tarta estaba muy cerca del techo del horno. En ese caso, te recomiendo poner una bandeja de horno en los rieles superiores de tu horno para que el calor no dé directamente en el merengue 😉

  • Regi

    5 noviembre, 2016 at 15:12 Responder

    Hola Pam! Me gustaría saber si puedo hacer esta tarta de un día para otro y cómo la conservo.

    • Pamela

      Pamela

      22 noviembre, 2016 at 12:52 Responder

      Si, puedes hacerla un día antes. Y para conservarla, te recomiendo mantenerla en la nevera 😉

  • Maria Fernanda Botero Castro

    1 noviembre, 2016 at 3:39 Responder

    Hola Pam! Se ve tan pero tan provocativa esta torta…..mmmm Tengo sólo una inquietud: La temperatura del horneado no arruina el merengue? Lo pregunto porque la temperatura con la que se hornean suspiros o merengues es bien baja. De antemano, mil gracias y sigue haciendo preparaciones tan provocativas!

    • Pamela

      3 noviembre, 2016 at 23:34 Responder

      La verdad es que esta tarta está tan deliciosa como se ve. Y no tengas miedo por la temperatura del horneado. Al ser una temperatura un poco más elevada que la habitual para el merengue, lo único que hará es que quede más crujiente por fuera y que se rompa un poquito el merengue. Pero todo esto no hace más que darle un toque más tentador a la tarta 😉

Envía un comentario