30
enero

Vídeo-receta: Tarta fría de yogur y fruta de la pasión

 

video-receta-tarta-fria-yogur-maracuya-1

Tarta fría de yogur y fruta de la pasión sobre stand de cerámica

En este vídeo os mostraré cómo hacer una tarta fría de yogur y fruta de la pasión para San Valentín. La he hecho en forma de corazón, así os doy una opción para hacerla en días especiales dónde el amor sea el protagonista, como puede ser el próximo 14 de febrero, día de San Valentín.

Visualmente es una tarta con un acabado profesional, pero aunque no lo creáis, ya veréis en el vídeo que es muy fácil de hacer. Eso sí, el molde de silicona flexible y el spray de efecto terciopelo son la clave para que el resultado final sea perfecto.

El sabor a fruta de la pasión o maracuyá es un sabor exótico que me encanta. Además, tiene un punto ácido que le viene muy  bien para que no sea una tarta muy pesada o empalagosa. Es una delicia terminar una comida con esta tarta. ¡Y os aseguro que siempre quedan ganas de comer un trocito más!

Tarta fría de yogur y fruta de la pasión para San Valentín

Ingredientes (para 8 raciones):

Para la tarta:

Para la cobertura:

Para decorar:

Elaboración:

  • Para la tarta fría empezamos poniendo el agua fría sobre la gelatina en polvo sin sabor. Removemos bien para que toda la gelatina quede hidratada y la dejamos reposar así durante 10 minutos.
  • Mientras, ponemos la nata para montar o crema para batir en la batidora. Batimos a velocidad alta durante 2 minutos para que monte un poquito. Pasado este tiempo estará a medio montar, así que es el momento de añadir el azúcar y batir durante 2 minutos más, o hasta que la nata tome consistencia. Pasado los 4 minutos de batido, ya tendremos una nata montada, pero no muy dura, justo lo que necesitamos para esta tarta.
  • En otro bol ponemos el yogur natural sin azúcar, añadimos la pasta concentrada de fruta de la pasión y mezclamos. Esta pasta le dará mucho sabor y color a nuestra tarta. Además, es una pasta natural ya que está hecha con la propia pulpa de la fruta, así que está muy rica. También podéis utilizar saborizantes y colorantes. O si queréis, la podéis hacer con la propia pulpa de la fruta o con yogures que sean del sabor que queráis conseguir.
  • Pasados los 10 minutos de reposo de la gelatina, ya la tenemos lista. La llevamos al microondas unos segundos para que se vuelva líquida. Una vez líquida, la vertemos sobre el yogur y removemos para repartirla bien. Hecho esto, añadimos la nata montada. Al principio os recomiendo agregar un par de cucharadas de nata y remover con las varillas, así se igualan un poquito las densidades y después será más sencillo mezclar el resto de la nata con movimientos envolventes. Cuando toda la mezcla tenga un color homogéneo, querrá decir que está lista para ponerla en el molde.

video-receta-tarta-fria-yogur-maracuya-2

  • En este caso voy a utilizar un molde de silicona flexible con forma de corazón. Para asegurarnos que luego se desmolde bien la tarta, rociamos su interior con spray antiadherente. Lo repartimos bien con una servilleta de papel por todo su interior. Hecho esto, ponemos el molde sobre una bandeja y vertemos la mezcla de yogur en su interior.
  • Cuando terminemos, alisamos la parte superior con una espátula y nos aseguramos que todo el molde está bien relleno hasta el borde superior. Una vez listo lo llevamos al congelador un mínimo de 4 horas, pero si podéis dejarlo toda la noche, mucho mejor.
  • Pasado este tiempo, ponemos papel film sobre la mesa para protegerla y sacamos el molde del congelador. Como veis, la tarta está supercongelada, así que está perfecta, ya que de esta manera nos resulta mucho más sencillo desmoldarla sin que se estropee.
  • Una vez fuera del molde, vamos a utilizar un spray efecto terciopelo de color rojo para cubrir la superficie. Os aconsejo elevar un poquito la tarta, así con el spray pintaremos mejor todos los rinconcitos de la tarta.
  • Una vez terminemos, trasladamos la tarta al plato o stand definitivo para ponerle la decoración final. En este caso le voy a poner en un lateral del corazón unas gotas de chocolate blanco, pistachos triturados y una frambuesa con una hojita de menta.
  • Ahora dejamos nuestra tarta fría de yogur y fruta de la pasión para San Valentín en la nevera para que se termine de descongelar y nos quede un interior suave con sabor a fruta de la pasión.
Print Friendly