Bienvenido!

Receta de bolo do caco

receta-bolo-do-caco-1

Bolos do caco sobre paño de cocina, de Miss Étoile

Empezamos nueva temporada de horno con una receta de panbolo do caco. Se acabó el veto al horno por las altas temperaturas de la pasada temporada y hoy os enseñamos una receta de pan originaria de la isla portuguesa de Madeira. Sí… ¡volvemos a hornear pan en casa!

Estos deliciosos panes madeirenses se pueden probar en cualquier parte de Portugal, y se elaboran con harina panadera, puré de boniato, masa madre (o levadura fresca), sal y agua. Son muy fáciles de hacer y se cocinan en una plancha de piedra caliente llamada caco, de ahí su nombre. Nosotros usaremos una sartén y el horno.

Encontraréis diversas recetas por internet y muchas de ellas sustituyen el boniato por patata; nosotros hemos querido ser auténticos, pero no hemos encontrado el boniato, solo batata, así que si podéis comprar el primero hacedlo, tendréis un color perfecto en vuestros bolos.

Bolo do caco

Ingredientes (para 5 panes):

  • 350 g de boniato, batata o patata cocidos
  • 300 g de agua tibia
  • 500 g de harina panadera
  • 10 g de levadura fresca
  • 10 g de sal

Elaboración:

  • Pelamos la batata (o el tubérculo elegido) y la machacamos hasta obtener un puré.
  • Echamos la harina en un cuenco grande, le desmigamos la levadura, hacemos un hueco en el centro y añadimos el puré de batata.
  • Añadimos el agua poco a poco mientras trabajamos la masa con las manos y vamos agregando la sal.

Receta bolo do caco 4

  • Trabajamos la masa hasta que se haya desarrollado el gluten o hasta que pase la prueba de la membrana.
  • Le hacemos una cruz encima con ayuda de una rasqueta mojada, tapamos con un paño de lino y dejamos fermentar entre una hora y media o dos horas aproximadamente.

Receta bolo do caco 5

  • Dividimos la masa en piezas de 200 gramos de peso cada una y, con la mesa de trabajo espolvoreada con abundante harina, hacemos bolas y las aplanamos con las palmas de las manos para que tengan más o menos un grosor de dos centímetros. Cubrimos con el paño de lino o con un mantel grande, y dejamos leudar durante 30 minutos aproximadamente.
  • Calentamos el horno a 200º C., calentamos una plancha o una sartén y cocemos los bolos do caco.
  • Esperamos a que se dore bien un lado, de cuatro a cinco minutos a fuego medio-bajo aproximadamente, y le damos la vuelta.

Receta bolo do caco 6

  • Le damos unos golpecitos rápidos y suaves con ayuda de una espátula, o con la palma de la mano si aguantáis el calor, y esperamos a que dore.
  • Retiramos de la sartén y los vamos metiendo en el horno durante 10 minutos para que se termine de cocer la masa.

Receta bolo do caco 7

Para tomar estos bolos do caco al más puro estilo de Madeira os recomendamos que los abráis por la mitad cuando aún están calientes y los untéis con mantequilla de ajo (manteiga de alho).

Receta bolo do caco 2

Consejos útiles:

  • Para la mantequilla de ajo tendréis que hacer un majado de 15 gramos troceados de dientes de ajo, un par de pizcas de sal gorda y siete gramos de perejil picado. Mezcláis el majado con 125 gramos de mantequilla en pomada y pimienta negra recién molida. Podéis hacerla también con cilantro o con un surtido de hierbas aromáticas.
  • Nos hemos basado en la receta de Célia Pedroso, experta en cocina portuguesa, aunque hemos modificado algunas cantidades de los ingredientes.
  • Es una masa bastante pegajosa, pero mejora mucho después de la primera fermentación y el formado. Usad bastante harina para formar las bolas y dejadlas fermentar sobre la mesa de trabajo espolvoreada con harina en abundancia.
  • Estos bolos se parecen mucho a los bolos lêvedos (pan que generalmente está enriquecido con mantequilla o huevos), pero suelen ser más grandes de tamaño y tienen un sabor, y una textura, diferentes.
Print Friendly, PDF & Email
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.

No hay comentarios

Envía un comentario