Bienvenido!

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 1

Brazo de gitano red velvet con menta. Receta de Navidad

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 1

Brazo de gitano Red Velvet sobre plato de cerámica rectangular

Nos encanta la Navidad, pero sobre todo los postres navideños, Hoy hemos hecho este brazo de gitano red velvet con menta que está para caerse de espaldas. Es una receta de The Kitchn muy fácil,  y lo mejor es que lo podéis hacer con antelación, algo que siempre nos viene muy bien para estas Fiestas de Navidad.

Tendréis que hacer una plancha de bizcocho de red velvet y para ello necesitaréis el colorante rojo extra de Sugarflair que tenemos en nuestra tienda, creedme… ¡os dará como resultado un rojo espectacular!

La crema de mantequilla o buttercream la hicimos al estilo suizo, es decir, partiendo de un merengue al que le añadimos mantequilla, aroma de menta y extracto de vainilla. Podéis usar el extracto de vainilla transparente si queréis obtener una crema blanca en vez de color marfil.

Seguro que ahora os estáis preguntado qué platos podríais utilizar esta Navidad para servir este llamativo brazo de gitano, pues tan fácil como usar los platos pequeños G Mint, de GreenGate junto con las cucharitas rojas vintage, o las cucharitas cerámica red.

Brazo de gitano red velvet con menta

Ingredientes:

Para la plancha de bizcocho red velvet:

Para la buttercream con menta:

Elaboración:

Para la plancha de bizcocho red velvet:

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 3

  • Añadimos la mantequilla, la vainilla, el vinagre y el yogur previamente mezclado con el colorante extra rojo al gusto, a media velocidad.
  • Tamizamos la mitad de los ingredientes secos encima del batido, mezclamos con cuidado (velocidad baja) hasta que se mezclen los ingredientes y tamizamos el resto de ingredientes secos. Mezclamos hasta que tengamos una masa uniforme. También lo podemos hacer a mano, de forma envolvente, con ayuda de una espátula grande.

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 4

  • Echamos la masa en el molde para brazo gitano y la distribuimos de manera uniforme por todo el molde. Horneamos entre 10 y 15 minutos o hasta que esté hecho.
  • Retiramos del horno inmediatamente, espolvoreamos la superficie con azúcar glas, cubrimos con un paño, usad un paño viejo porque el bizcocho os puede teñir de rojo, y le damos la vuelta para desmoldar.

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 5

  • Retiramos el papel de horno y espolvoreamos con azúcar glas la otra cara del bizcocho red velvet.
  • Enrollamos con cuidado la plancha de bizcocho con el paño y dejamos enfriar.

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 6

Para la buttercream con menta:

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 7

Para montar el brazo de gitano red velvet con menta:

  • Desenrollamos el bizcocho y retiramos el paño. Cubrimos con una capa de crema de mantequilla y menta de más o menos un centímetro de grosor, y enrollamos con cuidado.
  • Lo colocamos sobre un stand para tartas o en una bandeja de cerámica blanca con la unión del bizcocho hacia abajo y cubrimos toda la superficie con un poco de la buttercream de menta para cubrir poros y miga. Lo guardamos en la nevera una hora o hasta que la superficie esté dura.

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 8

  • Lo sacamos de la nevera y terminamos de cubrir con la buttercream de menta que nos ha sobrado. Refrigeramos por lo menos ocho horas.
  • Cuando lo vayamos a servir lo sacamos de la nevera y hacemos un corte en cada extremo para que se vean bonitos los extremos.

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 9

Decoramos nuestro brazo de gitano red velvet para Navidad espolvoreándolo con un poco de azúcar glas, y con bastones de caramelo troceados. También le podéis poner pequeñas virutas de chocolate blanco o decorarlo con toppers de Navidad.

Brazo de gitano red velvet con menta para Navidad 2

Brazo de gitano Red Velvet en plato pequeño, de GreenGate

Print Friendly, PDF & Email
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.