Bienvenido!

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

Pudin monstruo para Halloween

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

Pudin monstruo para Halloween en tarros de cristal

Ya se acerca Halloween y hemos preparado estos pudin monstruo de calabaza y brownie… ¿A que son muy chulos? Da pena comérselos, pero la verdad sea dicha, están demasiado ricos como para perdérselos.

La idea general de la receta es propuesta de Parenting Chaos, pero ella indica hacerlo con un pudin de calabaza instantáneo, nosotros hemos hecho un pudin con puré de calabaza aromatizada con canela en polvo ecológica, y otras especias. ¡Mucho mejor!

Para hacerlos vais a necesitar seis tarros de cristal, nosotros hemos elegido unos de Weck de 290 ml de capacidad. También tendréis que hacer un brownie con azúcar moreno, harina de repostería, vainilla y levadura química, que podéis preparar con antelación. Y por último, vais a necesitar nubes blancas, chocolate fundido y ojos de azúcar  para hacer los ojos del monstruo.

Veréis qué fáciles son, lo ricos que están estos monstruos y lo graciosos que van a lucir en vuestra mesa cuando celebréis la noche de Halloween. Os recomendamos que, para servirlos, uséis unos platos oscuros con cucharas de GreenGate, todo combinado perfectamente con unas preciosas servilletas.

Receta de pudin monstruo de calabaza y brownie

Ingredientes (para 6 vasitos):

Para el brownie:

Para el pudin de calabaza:

Para decorar:

Elaboración:

Para el brownie:

  • Calentamos el horno a 180º C. y untamos  con mantequilla un molde cuadrado desmontable. Reservamos.
  • Blanqueamos la mantequilla con el azúcar en un robot de cocina, añadimos el cacao, la vainilla, el aceite y los huevos, y mezclamos con el robot hasta obtener un batido homogéneo.

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

  • Añadimos la harina, la levadura química y la sal, mezclamos todo muy bien. Echamos la masa en el molde.
  • Horneamos durante 15 o 20 minutos, o hasta que una brocheta salga limpia al introducirla en el brownie.
    Retiramos del horno y dejamos que enfríe completamente antes de montar los monstruos.

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

Para el pudin de calabaza:

  • Echamos el huevo, la leche, el azúcar y la maicena en un cuenco, y trabajamos con las varillas hasta tener una mezcla homogénea.
  • Añadimos la calabaza, la vainilla, la canela y el resto de especias. Las cantidades las dejamos a vuestro gusto.

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

  • Pasamos la mezcla por un colador y calentamos a fuego medio en una cazuela mientras removemos con unas varillas, hasta que haya espesado.
  • Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Antes de montar los monstruos removemos el pudin con unas varillas.

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

Para montar el pudin monstruo:

  • Echamos una base de pudin de calabaza en el fondo de seis tarros de cristal y cubrimos con brownie cortado o troceado para formar la boca del monstruo.
  • Cubrimos la capa de brownie con pudin de calabaza hasta casi llenar el tarro y refrigeramos.

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

  • Ponemos una gota de chocolate fundido a cada nube y pegamos los ojos de azúcar. Dejamos que el chocolate se endurezca poniendo los ojos en la nevera durante 10 minutos.
  • Antes de servir el pudin ponemos las nubes encima para simular los ojos.

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

Si no teníais claro qué preparar para Halloween estamos seguros de que con estos vasitos de pudin monstruo de calabaza y brownie vais a quedar muy bien. Os invitamos a ver nuestra sección  con recetas para Halloween, allí encontraréis muchas ideas espeluznantes para celebrar esta fiesta.

Receta pudin monstruo de calabaza y brownie para Halloween

Print Friendly, PDF & Email
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.