Bienvenido!

Receta lenguas regaliz de mango

Lenguas de regaliz de mango

Receta lenguas regaliz de mango

Esta semana os queremos enseñar estas lenguas de regaliz para regalar en comuniones. Una receta perfecta que, además de estar riquísima, os va a encantar por lo sencilla y económica que es. Vais a necesitar mangos frescos que estén maduros.

La receta original, de Kelly de Just a Taste, nos ha encantado, y creemos que puede ser un regalo estupendo de Primera Comunión, para los invitados. Y si os pilla ya mayorcitos, seguro que os gusta probar estas lenguas de regaliz caseras.

Vais a necesitar hacer un puré de mango y para ello os recomendamos este accesorio de Kitchenaid. Para hornear el puré id sacando de vuestra alacena una bandeja de horno y una hoja de silicona

Os aconsejamos que guardéis las lenguas en tarros o en una bombonera para que se mantengan frescas y no se resequen, y por qué no montar una mesa con los tarros repletos de lenguas y bombones tres chocolates acompañados de estos deliciosos cupcakes de comunión.

Receta de lenguas de regaliz 

Ingredientes (24 lenguas):

  • 3 mangos grandes maduros o 950 g de pulpa de mango

Elaboración:

Receta lenguas regaliz de mango

  • Trituramos hasta tener un puré. Podéis usar la kitchenaid con un colador de frutas y verduras ajustado o también una batidora de mano.
  • Extendemos el puré sobre la hoja de silicona con ayuda de una espátula ancha procurando dejar el mismo grosor en toda la superficie. Horneamos entre dos y tres horas, o hasta que al tocar la superficie del puré ya no esté pegajosa.
  • Para esta receta necesitaréis hornear por lo menos tres hojas de silicona.

Receta lenguas regaliz de mango

  • Ponemos una hoja de papel de horno encima y vamos despegando con cuidado la lámina de regaliz de la hoja de silicona mientras vamos enrollando con el papel de horno. Atamos con una cuerda de cocina y dejamos enfriar.
  • Desenrollamos y cortamos tiras de regaliz, y de papel de horno, de tres centímetros de ancho por el largo de las lenguas.

Receta lenguas regaliz de mango

  • Juntamos cada lengua con su respectiva tira de papel de horno y enrollamos.
  • Cortamos pequeñas tiras de papel dorado para bombones y las enrollamos en el centro de cada rollo de lengua. Las podéis pegar con un pequeña cinta adhesiva (celo) o podéis sustituir el papel dorado por la cinta japonesa que más os guste.

Receta lenguas regaliz de mango

¿Queréis una idea fantástica? Poned vuestras lenguas de regaliz de mango dentro de estas bolsas de celofán y dadle un dulce regalo a cada uno de vuestros invitados. ¿A que mola? O incluso las podéis hacer de diferentes frutas de temporada como fresas, kiwis…

Receta lenguas regaliz de mango
Consejos útiles:

  • Si la fruta está madura no es necesario agregar azúcar al puré de frutas. Al hornearlo el sabor se intensifica y endulza por sí solo.
  • No dejéis una película de puré demasiado fina, lo ideal es que tenga al menos un grosor de tres milímetros.
  • Si encontráis algunas zonas de la lámina de mango que aún no están secas, mientras que otras ya lo están, no esperéis a que sequen, de lo contrario las otras se quedarán tiesas y se perderá  toda la flexibilidad. Para evitarlo despegad con cuidado la lámina de mango de la hoja de silicona y dadle la vuelta. Continuad horneándola hasta que se haya secado esa cara.
  • El papel de horno se suele humedecer con los purés de frutas produciendo ondulaciones en las lenguas. Lo más recomendable sería usar la hoja de silicona.
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.