Bienvenido!

Masa madre de San Francisco seca

6,40 €

¡Próximamente disponible!

Te avisamos cuando llegue a la tienda

Este producto estará disponible en breve
Características del producto

Esta bolsita te permite crear rápidamente tu propia masa madre sobre la base de la misma levadura salvaje que descubrieron los primeros colonizadores de California en la fiebre del oro de 1849.

La masa madre es una mezcla a base de harina que contiene levaduras salvajes que dan al pan un sabor muy característico. La masa madre formaba parte de la fiebre del oro tanto como el oro mismo. Viajaba en las mochilas de los mineros y colonos, y finalmente encontró su lugar en San Francisco. El aire de la región hacía que el pan hecho allí tuviera un sabor maravillosamente distintivo, gracias a Lactobacillus Sanfrancisco, una levadura silvestre única que otorga al pan uno de los sabores más codiciados por todos los panaderos del mundo.

Una vez arranque la masa madre, si es alimentada correctamente, su duración es indefinida.

Peso: 14 gramos.

Activación del arranque de la masa madre de San Francisco

El  motor de arranque es con harina y agua. Es recomendable usar agua embotellada, ya que el cloro que pueda contener el agua del grifo resultaría perjudicial para la elaboración.

En un recipiente no metálico, añadir 100 gramos de harina, 200 gramos de agua (aproximadamente 3 tazas) y una bolsita de masa fermentada. Batir y dejar reposar en un lugar cálido durante 12 horas.

Añadir 50 gramos de harina, remover y dejar reposar de nuevo 4 horas.

Notarás como reflota un líquido oscuro con burbujas como señal de actividad. En este punto, añadir 50 gramos más de harina y 40 gramos de agua caliente. Removemos y dejamos reposar otras 4 horas.

En estos momentos notarás la mayor actividad con muchas burbujas y su aspecto parecerá un bollo sin cocer. Durante los siguientes 3 días, una vez al día, agregar 50 gramos de harina y 40 gramos de agua, aumentando la acidez y actividad del motor de arranque.

Posteriormente, continuará desarrollando en sabor, pero una vez que está en marcha, se puede almacenar en una olla en la nevera hasta que lo necesites. Puedes guardar una pequeña cantidad, como 150 gramos y utilizar el resto.


Utilizamos "cookies" para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información
x