Bienvenido!

cupcakes-munecos-fondant.

Cómo hacer muñecos de fondant para cupcakes: mono, oso y rana

cupcakes-munecos-fondant.

Una forma divertida y muy graciosa para decorar cupcakes infantiles es haciendo muñequitos de fondant. Elaborarlos es muy fácil y entretenido, incluso podéis hacerlo junto a los niños, para ellos será como jugar con plastilina.

Para ello sólo necesitamos unos cupcakes del sabor que más nos guste y cubrirlos directamente con el fondant. Los haremos con un par de utensilios básicos, un poco de pegamento comestible y fondant de colores.

¿Qué necesitamos para hacer muñecos de fondant para cupcakes? Necesitaremos fondant (blanco o de colores), rodillo para fondantherramientas básicas para modelado de fondant, bisturí profesional para decorar, colorantes en gel para fondant (marrón, rosa, verde, rojo y negro), colorantes en polvo, 2 pinceles de uso alimenticio, cortador redondo tamaño cupcake, rotulador negro comestible, pegamento comestible y cupcakes.

Empezaremos tiñendo 5 bolas de fondant (el tamaño dependerá de la cantidad de cupcakes que queráis decorar). Los colores deben ser: verde, marrón, marrón clarito (para éste sólo tenemos que poner una pizca de colorante marrón), rosa, rosa clarito y rojo. Las cubrimos con papel film para que no se sequen mientras trabajamos.

Seguimos con las bolas redondas de fondant para cubrir los cupcakes.  Estiramos con el rodillo las pastas de colores de base (blanco para la rana, marrón para el mono y rosa para el oso) con un grosor de unos 3 mm. Cortamos las redondas con el cortador que más se parezca en tamaño al diámetro de nuestros cupcakes y cubrimos los cupcakes (si los cupcakes no son demasiado húmedos, podéis darles una pincelada de ganache de chocolate para que enganche mejor.

cupcakes muñecos fondant

Estiramos también la pasta verde y la marrón clarito. Con la ayuda de un bisturí para fondant trazamos las caras de la rana y del monito. Las pegamos al cupcake con la ayuda de un pincel y un poquito de pegamento comestible.

Para la nariz del oso formamos un cilindro. Empezaremos haciendo una bolita y la estiraremos en nuestro tapete para ir dándole la forma que queremos. Lo pegamos con pegamento comestible.

cupcakes muñecos fondant

Para formar las orejas del mono y el oso, haremos dos bolitas (una del tamaño de un guisante y otra más pequeña, para el oso serán la grande marrón oscuro y la pequeña marrón clarito, lo mismo para el oso pero en rosa). Chafamos la bola grande con el dedo y colocamos la bola pequeña en el centro y la chafamos también. Cortamos con el bisturí por la mitad y ya tenemos las orejas. Podemos darles forma haciéndolas menos redondeadas.

cupcakes muñecos fondant

Con la ayuda de una esteca de punta trazaremos las sonrisas y nariz de los muñecos. Para los ojos del oso y el mono, haremos dos agujeritos cerca de la nariz, podéis poner un par de bolitas y pintarlas con el rotulador de tinta comestible o bien hacer dos agujeros y pintarlos también.

cupcakes muñecos fondant

cupcakes muñecos fondant

Para los ojos de la rana formaremos dos bolas con fondant blanco y le pondremos una bolita de fondant negro o marrón, las unimos con pegamento comestible. Formamos la lengua de la rana con un poquito de fondant rojo y la nariz del mono con fondant marrón.

cupcakes muñecos fondant

Para darles un toque más realista podemos espolvorear un poquito de colorante en polvo de color rosa con la ayuda de un pincel seco unos mofletes al lado de la nariz de los muñecos.

oso-fondant-cupcakes

Estos muñecos de fondant para cupcakes son la solución ideal para cualquier fiesta infantil. Si tenéis que hacer unos cuantos, os aconsejo que hagáis los elementos en cadena para ahorrar tiempo y esfuerzo, es mucho más fácil hacer 10 naricitas de oso a la vez, diez ojos de ranitas y diez formas de caras que no ir haciendo dibujo por dibujo cada vez.

Print Friendly, PDF & Email
Carolina

Carolina

Desde que era una niña una de mis pasiones ha sido la repostería, colecciono libros de postres desde que tengo uso de razón. A los 18 años decidí estudiar Dirección Hotelera especializándome en postres y desde entonces he ido formándome continuamente hasta convertir mi hobby en mi profesión. Todo ello unido a otra de mis pasiones, la fotografía me han llevado a compartir mis creaciones con todo el mundo a través de mi blog: La cocina de Carolina.