Bienvenido!

torrijas de vino 1

Cómo hacer torrijas de vino tinto

torrijas de vino 1Hoy preparamos uno de los dulces de temporada más típicos de España y que también se prepara en muchas otras partes del mundo. Me refiero a las torrijas de Semana Santa, conocidas en Francia como “pain perdu“, en Inglaterra como “poor knights of Windsor“, en Alemania como “arme ritter” y, en el norte de América, como “french toasts”. Todas estas versiones parten de la misma base, pero con sus propias variaciones, como el tipo de pan utilizado.

No os sabría decir cuántos tipos de torrijas he hecho desde que me entró esta fiebre que tengo por ellas: unas con vino, otras con leche, otras con almíbar, otras con panela, otras rellenas de crema pastelera, o con crema fresca (crème fraîche) mezclada con vino dulce y pasas…¡vamos que son un montón de versiones a cual más rica!… y más calórica, por supuesto.

Hoy repito una versión que hice por primera vez hace 10 años para un “curso especial solo de torrijas”: torrijas de vino tinto… ¡Cómo pasa el tiempo, parece que fue ayer! Estas torrijas, bastante comunes en la Cuaresma española, siempre me han recordado a los nazarenos, por su color, sobre todo el interior, y aquella vez una buena amiga las bautizo como torrijas nazarenas.

Su elaboración es muy sencilla y se suelen hacer con pan viejo, mejor de uno o dos días, remojado en un ligero almíbar de vino tinto. El rebozado es un batido sencillo de huevos y, al final se hace una miel de vino tinto con el almíbar que sobra, para rociar esta deliciosa repostería de Cuaresma.

Receta de torrijas de vino tinto

Ingredientes:

  • Una barra de pan para torrijas
  • 3 o 4 huevos
  • Un par de pizcas de azúcar para los huevos
  • Una pizca de sal para los huevos
  • Un par de cucharadas de aceite de oliva para los huevos
  • Un litro de vino tinto
  • 400 ml de agua
  • 300 g de azúcar
  • Una pizca de sal para el vino
  • La piel de una naranja
  • Una rama de canela
  • Un chorrito de zumo de limón
  • Aceite para freír
  • La piel de un limón para el aceite
  • Una rama de canela para el aceite
  • Azúcar y canela en polvo
  • 200 g de azúcar para la miel de vino
  • 250 ml de vino tinto para la miel de vino

Elaboración:

  • Cortamos el pan en rebanadas con un grosor entre uno y tres centímetros.
  • Colocamos las rebanadas en una bandeja de horno cubiertas con un paño y las dejamos secar durante un día o dos.cortamos el pan
  • En una cazuela ponemos el vino, el agua, el azúcar, la corteza de naranja y la canela en rama. Llevamos a ebullición y dejamos que hierva unos tres minutos.
  • Apagamos el fuego y tapamos la cazuela para hacer una infusión. Dejamos que repose por lo menos ocho horas antes usarlo y retirar la canela, y la piel de naranja.hacemos un almíbar ligero
  • Calentamos abundante aceite junto con la piel de limón y la rama de canela, a mí me gusta usar un wok, pero vosotros podéis usar una freidora o la olla que más os guste, con una cesta para freír. Retiramos la piel de limón y la canela cuando empecemos a freír las torrijas.
  • Batimos los huevos y los condimentamos con el azúcar y la sal.calentamos el aceite
  • Metemos rápidamente una rebanada de pan seco en el almíbar de vino.
  • La pasamos por el huevo batido un par de veces para cubrirlas bien de huevo.mojamos en almíbar
  • La echamos en el aceite caliente y freímos hasta que esté dorada. Siempre en tandas de cinco torrijas como mucho para no bajar demasiado la temperatura del aceite y evitar que nuestras torrijas absorban demasiado aceite.
  • Las vamos sacando con ayuda de una espumadera y las dejamos reposar sobre papel de cocina para eliminar el exceso de grasa.freímos las torrijas
  • Mezclamos azúcar y canela, y espolvoreamos las torrijas cuando aún están calientes.
  • Para hacer la miel de vino colamos el almíbar que haya sobrado.espolvoreamos con azúcar y canela
  • Le añadimos el vino y el azúcar, y lo reducimos hasta obtener una miel de vino espesa (hasta que alcance en un termómetro de azúcar 111 ºC).
  • Servimos las torrijas en un stand para tartas y la miel de vino en un cuenco, junto con una cuchara de madera para miel para que cada cual se eche a su gusto.reducimos el almíbar

Ahora que ya sabemos cómo hacer torrijas de vino tinto, podemos probar a hacer en casa nuestras propias versiones, sustituyendo el vino por vino blanco o incluso por cava, o vino dulce. Yo soy un devorador de torrijas y no hay año en el que falten en casa: este no será la excepción.

torrijas de vino 2

Algunos consejos útiles:

  • Lo más aconsejable es que compremos el pan uno o dos días antes, lo rebanemos, lo coloquemos sobre una bandeja de horno y lo cubramos con un paño hasta el día que vayamos a preparar las torrijas.
  • Un buen vino tinto como el de D.O. Toro le sentará de perlas a estas torrijas.
  • Para esta receta podéis usar el pan que más os guste. Yo suele usar brioche o, incluso, bollos suizos.
  • Si sois de postres no muy dulces podéis prescindir de espolvorear las torrijas con azúcar y canela, y rociarlas solo con un poco de miel de vino.
  • A mí me gusta usar solo aceite de oliva suave en los fritos, pero podéis usar el que más os guste. Aromatizarlo con canela y con piel de limón, o de naranja, suaviza mucho el sabor y mantiene sus estupendas propiedades.
Print Friendly
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.

No hay comentarios

Envía un comentario