Bienvenido!

adaptar cantidades bizcocho molde diferente

Cómo adaptar recetas a un tamaño de molde diferente

adaptar cantidades bizcocho molde diferente

Cómo adaptar una receta a un tamaño de molde diferente es una pregunta que nos hacéis con frecuencia. En las recetas solemos indicar tamaños concretos de molde porque las cantidades de los bizcochos, por ejemplo, están pensadas para encajar en un diámetro concreto y no siempre van a funcionar bien si no usamos ese tamaño.

Conversión entre moldes redondos

Cualquier bizcocho es un cilindro, con mayor diámetro que altura, pero cilindro al fin y al cabo. Si calculamos el volumen de la masa que damos en la receta, podemos extrapolar la cantidad de ingredientes que necesitaríamos para mantener una misma altura del bizcocho con otro diámetro, mayor o menor.

Volumen de un cilindro

El volumen de un cilindro es el área de la circunferencia multiplicada por la altura:

V = π/4 × D² × h

Donde:

  • D es el diámetro del cilindro,
  • h su altura y
  • π es el número pi, 3,1416, una constante que relaciona el perímetro de la circunferencia con su radio.

volumen cilindro

¿Cómo adaptamos una receta a otro tamaño de molde?

  • Para facilitar la labor, suponemos que mantendremos aproximadamente la misma altura del bizcocho que la de la receta que tomamos como modelo.
  • Como conocemos el diámetro del molde para las cantidades de la receta y el diámetro del molde que queremos utilizar, no tenemos más que comparar las superficies de las bases de los moldes y extraer la proporción que hay de una a otra para aplicársela a la cantidad de cada ingrediente.

La relación entre los volúmenes para dos diámetros distintos y una misma altura equivale a la relación de los diámetros elevada al cuadrado. Por ejemplo, si tenemos una receta para un diámetro de 18 cm y queremos convertirla a un diámetro de 24 cm: V2/ V1 =  (D2/D1)² =  (24/18)² =  1,78

Es decir, que la relación de los ingredientes del molde grande a los ingredientes del molde pequeño es 1,78. Aproximadamente (pues estamos comparando volúmenes, no peso, y no todos los ingredientes tienen densidad 1), tendremos que multiplicar todos los ingredientes de la fórmula de 18 cm por 1,78 para obtener un bizcocho de similar altura con un molde de 24 cm.

Para mayor comodidad, os damos en una tabla a continuación todos los factores de conversión para los tamaños de molde redondo más habituales:

Molde redondo de la receta

Nuestro molde redondo 14 16 18 20 22 24 26 28 30
14 1,0 0,8 0,6 0,5 0,4 0,3 0,3 0,3 0,2
16 1,3 1,0 0,8 0,6 0,5 0,4 0,4 0,3 0,3
18 1,7 1,3 1,0 0,8 0,7 0,6 0,5 0,4 0,4
20 2,0 1,6 1,2 1,0 0,8 0,7 0,6 0,5 0,4
22 2,5 1,9 1,5 1,2 1,0 0,8 0,7 0,6 0,5
24 2,9 2,3 1,8 1,4 1,2 1,0 0,9 0,7 0,6
26 3,4 2,6 2,1 1,7 1,4 1,2 1,0 0,9 0,8
28 4,0  3,1 2,4 2,0 1,6 1,4 1,2 1,0 0,9
30 4,6  3,5 2,8 2,3 1,9 1,6 1,3 1,1 1,0

Ejemplo de uso:

Si la receta lleva un molde de 20 cm y queremos usar uno de 24 cm, el factor por el que tenemos que multiplicar los ingredientes será 1,4.

Para saber si estamos aplicando bien la tabla:

  • si el molde que usamos es mayor que el de la receta, el factor debe ser mayor que 1 (necesitamos mayor cantidad de ingrediente);
  • si el molde que usamos es menor que el de la receta, el factor de multiplicación debe ser menor que 1 (necesitamos menor cantidad de ingrediente).

No hay ni que decir que si el resultado es un número no entero de huevos, que es un ingrediente difícil de fraccionar, podemos redondear al número mayor (es decir, que si al aplicar el factor nos salen 3,6 huevos, usaremos 4 huevos sin problemas).

Conversión de moldes redondos a moldes cuadrados o rectangulares

Y diréis: ¿Cómo hago si el molde no es redondo, sino cuadrado o rectangular? Entonces hay que:

  • Calcular la superficie del molde redondo (Ared = π/4 × D²)
  • Calcular la superficie del molde cuadrado (Acuad = lado × lado) o rectangular (Arect = base × altura)
  • Calcular la relación de la superficie del molde cuadrado o rectangular a la superficie del molde redondo

Por ejemplo, si tenemos un molde redondo en la receta, de 20 cm:

Ared = π/4 × 20² = 314,1 cm²

Y nuestro molde cuadrado es de 20 cm de lado:

Acuad = lado × lado = 20 × 20 = 400 cm²

Entonces, el factor de conversión es: Acuad/Ared = 400/314,1 = 1,3

A continuación, os damos los factores de conversión de moldes redondos a cuadrados (o viceversa), con el mismo fundamento que la tabla anterior:

Molde redondo de la receta

Nuestro molde cuadrado 14 16 18 20 22 24 26 28 30
15 1,5 1,1 0,9 0,7 0,6 0,5 0,4 0,4 0,3
17 1,9 1,4 1,1 0,9 0,8 0,6 0,5 0,5 0,4
18 2,1 1,6 1,3 1,0 0,9 0,7 0,6 0,5 0,5
20 2,6 2,0 1,6 1,3 1,1 0,9 0,8 0,6 0,6
22 3,1 2,4 1,9 1,5 1,3 1,1 0,9 0,8 0,7
25 4,1 3,1 2,5 2,0 1,6 1,4 1,2 1,0 0,9
30 5,8 4,5 3,5 2,9 2,4 2,0 1,7 1,5 1,3

Ejemplo de uso:

Si tenemos un molde cuadrado de 18 cm y queremos adaptar una receta de molde redondo de 22 cm, el factor por el que debemos multiplicar todos los ingredientes de la receta del molde redondo es 0,9.

Conversión entre moldes cuadrados

Es muy fácil realizar la operación, pero os damos igualmente la tabla de conversión:

Molde cuadrado de la receta

Nuestro molde cuadrado 15 17 18 20 22 25 30
15 1,0 0,8 0,7 0,6 0,5 0,4 0,3
17 1,3 1,0 0,9 0,7 0,6 0,5 0,3
18 1,4 1,1 1,0 0,8 0,7 0,5 0,4
20 1,8 1,4 1,2 1,0 0,8 0,6 0,4
22 2,2 1,7 1,5 1,2 1,0 0,8 0,5
25 2,8 2,2 1,9 1,6 1,3 1,0 0,7
30 4,0 3,1 2,8 2,3 1,9 1,4 1,0

Ejemplo de uso:

Si tenemos un molde cuadrado de 25 cm y queremos adaptar una receta de molde cuadrado de 20 cm, el factor por el que debemos multiplicar todos los ingredientes de la receta modelo es 1,6.

Print Friendly, PDF & Email
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.