Bienvenido!

Cómo hacer una tarta muñeca

Cómo hacer una tarta muñeca

Hoy vamos a ver cómo hacer una tarta muñeca. Sinceramente, os diré que la primera vez que vi una tarta como ésta, imaginaba que sería muy complicada de hacer, que si había que dar forma al bizcocho, que si después había que cortar las capas de bizcocho para rellenarlas, se me hacía un mundo solo de pensarlo. Pero os daré un consejo, con el kit para hacer esta tarta es mucho más sencillo, porque nada más desmoldar el bizcocho ya tienes la falda de la muñeca lista, y el resto es como rellenar y cubrir una tarta de varios pisos (layer cake). ¿Fácil verdad?

Para hacer el bizcocho necesitaréis una cantidad de 6 tazas, que vienen a ser un litro y medio de masa, de vuestro bizcocho favorito. Yo en este caso he utilizado uno de vainilla, pero si preferís de chocolate, cambiad el sabor.

¿Qué necesitamos para hacer una tarta muñeca? Un kit molde de muñeca, dos porciones de buttercream, dos porciones de almíbar, una espátula, una lira, un pincel de silicona para calar los bizcochos, palillos, un stand giratorio para decorar la tarta, una manga pastelera y una boquilla de estrella pequeña.

Para comenzar, horneamos el bizcocho. Cuando haya pasado una media hora aproximadamente, ya podemos desmoldarlo. Dejamos enfriar por completo sobre la rejilla y cuando esté totalmente frío, lo envolvemos en film transparente y lo guardamos en el frigorífico hasta el día siguiente, así nos resultará más fácil trabajar con él. Sacamos el bizcocho del frigorífico y lo comenzamos a cortar con la ayuda de una lira. Dependiendo de la altura que tenga vuestro bizcocho vais cortando para que las capas tengan más o menos la misma altura. Mis capas de bizcocho eran de entre dos y dos centímetros y medio.

En uno de los extremos de cada capa de bizcocho pondremos un palillo, para poder colocar cada parte exactamente igual y evitar que después la tarta cojee. Vamos almibarando cada capa de bizcocho y reservamos hasta la hora de montar.

Comenzamos a montar el bizcocho poniendo el plato elegido sobre el stand giratorio y pondremos un poco de buttercream para que el bizcocho no se mueva. Con la ayuda de una cuchara porcionadora de helado, pondremos cuatro bolas y esparcimos la crema por toda la superficie del bizcocho. Ponemos la segunda capa del bizcocho alineada con la anterior, y ponemos tres bolas de buttercream, alisamos. Seguimos con la tercera capa, y ahora pondremos dos bolas de buttercream. La cuarta capa de bizcocho y encima de ésta una bola de buttercream, alisamos y coronamos con la última capa de bizcocho.

Ponemos una capa de buttercream muy fina cubriendo toda la tarta y la llevamos al frigorífico durante una media hora para que endurezca un poco y nos resulte más fácil aplicar la siguiente capa. Comenzamos a aplicar una capa más gordita de buttercream, hasta que tengamos la tarta completamente cubierta.

Cuando hayamos terminado de cubrir la tarta, calentamos la espátula con un poco de agua caliente y vamos alisando toda la superficie hasta obtener el efecto liso deseado.

Ahora cogemos el buttercream sobrante, lo teñimos de color verde y lo ponemos dentro de la manga. Decoramos la parte inferior de la tarta.

Cuando terminemos con la parte inferior, colocamos el cuerpo de la muñeca en su sitio y la vestimos con un poco de buttecream, siguiendo la misma decoración que habíamos hecho antes en la parte de abajo. ¡Ya tenemos lista nuestra tarta muñeca!

Ya habéis visto cómo hacer una tarta muñeca y lo sencillo que es. Si preparáis una para el cumpleaños de vuestras niñas seguro que quedan encantadas. Yo he optado por esta decoración algo navideña, pero ahí ya tiene que volar vuestra imaginación y hacerla totalmente a vuestro gusto, bien decorándola con buttercream o haciendo decoraciones con fondant, por ejemplo.

Print Friendly, PDF & Email
Marina

Marina

Comencé estudiando algo que no me aportaba nada, hasta que en mis ratos libres descubrí mi verdadera pasión: la repostería. He cambiado los libros de leyes y los contratos laborales por los bizcochos y cremas de mantequilla. A raíz de mi creciente afición por la repostería nace mi blog The Sweetest Taste, en el que comparto todas las recetas que voy preparando y mis conejillos de indias han dado el visto bueno.