Bienvenido!

Receta tarta rosa de manzana 1

Tarta rosa de manzana

Receta tarta rosa de manzana 1

Volvemos después de un corto descanso veraniego con una rica y muy vistosa tarta rosa de manzana. Es muy fácil de hacer y lo único que necesitaréis será un molde rizado desmontable para quiche como el que hemos usado nosotros y que podéis encontrar en nuestra tienda.

Nos hemos basado en la receta de Joanna Goddard, de A Cup of Jo, pero seguramente ya habréis visto muchas tartas parecidas, o incluso en la versión individual que podéis hacer usando mini moldes para tartaletas.

¿Cómo o con qué platos la servís? Pues tan fácil como poner esta rica tarta sobre un stand de cerámica junto con platos de Spring to life Blanc, de Pip Studio. Y si no te cuadra pásate por nuestra sección de cerámica y porcelana… Seguro que encuentras algo.

Tarta rosa de manzana

Ingredientes (para un molde de 20 cm):

Para la base de masa quebrada:

  • 120 g de harina de repostería
  • ¼ de cucharadita de sal
  • Media cucharadita de azúcar
  • 60 g de mantequilla muy fría
  • 15 – 50 ml de agua fría

Para el relleno:

Elaboración:

  • Para hacer la masa quebrada echamos la harina, la sal y el azúcar en un cuenco, y añadimos la mantequilla cortada en pequeños trocitos. Mezclamos con las manos o mejor con un cortador hasta formar una especie de pan rallado.
  • Echamos el agua poco a poco mientras vamos mezclando, puede que no necesitéis echar toda el agua y por eso os damos un rango de cantidad, entre 30 y 80 mililitros.

Receta tarta rosa de manzana 4

  • Cuando ya podamos formar una bola la pasamos a un cuenco, cubrimos con un paño o con papel film, y la refrigeramos durante treinta minutos.
  • Extendemos la masa con ayuda de un rodillo y cubrimos el fondo y los bordes de nuestro molde desmontable. Cortamos los bordes con un cuchillo si fuera necesario y refrigeramos por lo menos una hora.

Receta tarta rosa de manzana 5

  • Para hacer el relleno fileteamos las manzanas, las ponemos en un cuenco y las mezclamos con cuidado con el zumo de limón, la canela y el azúcar. Tapamos con un paño y reservamos.
  • Calentamos el horno a 210º C. Sacamos el molde de la nevera y colocamos los filetes de manzana con el corte hacia abajo,  empezando por los bordes y rellenando en forma circular hasta llegar al centro.
  • Una vez que completemos un círculo de manzanas debemos procurar que la siguiente línea tape las uniones entre manzana y manzana. No olvidéis apretar bien cada círculo para que se mantenga la forma una vez que se haya horneado.

Receta tarta rosa de manzana 6

  • En el cuenco donde hemos macerado las manzanas tendremos los jugos naturales de la manzana con azúcar y canela, los calentamos en un cazo hasta espesar y los rociamos sobre la tarta. Horneamos durante 30 o 40 minutos.
  • Sacamos la tarta del horno pasados los 30 minutos y pincelamos la mermelada sobre las manzanas para teñirlas un poco de color rosa; la volvemos a meter en el horno otros 10 minutos o hasta que las manzanas y la masa quebrada estén hechas.
  • Sacamos la tarta del horno y la dejamos enfriar antes de desmoldarla y ponerla en nuestro stand de cerámica.

Receta tarta rosa de manzana 7

Esta rica tarta rosa de manzana es rápida, sencilla y con un sabor clásico que a muy poca gente le disgusta. Aprovechad la temporada de esta fruta y no os lo penséis mucho: hacedla y nos contáis cómo os ha salido.

Receta tarta rosa de manzana 2

Tarta rosa de manzana en plato de postre, de Pip Studio

Algunos consejos útiles:

  • La masa quebrada (pâte brisée) se puede sustituir por una plancha de hojaldre, que habría que pinchar con un tenedor antes de rellenar para que no suba.
  • Le podéis añadir un par de cucharadas de licor (ron, Grand Marnier, Amaretto, etc.) al zumo de limón antes de poner las manzanas a macerar, le dará una chispa de alegría a la tarta.
  • Una tarta clásica francesa, pero renovada en su presentación, que también se puede servir acompañada de helado de vainilla o del sabor que más os guste.
Print Friendly
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.

No hay comentarios

Envía un comentario