Bienvenido!

pan de torrijas

Cómo hacer pan para torrijas

pan de torrijas

Reconozcámoslo humildemente… si yo a mi abuela le hubiera contado que ahora hacemos pan de torrijas exprofeso me hubiera puesto de vuelta y media, porque las torrijas de toda la vida han sido un dulce de aprovechamiento, repámpanos, que se hacía con los restos de pan que quedaban por casa. Con el pan que tenías a mano y punta pelota. Ahora, como nadamos en la abundancia… ejem, pues lo hacemos solo para preparar las torrijas. Qué pena de humanidad.

Está de moda hacer las torrijas con pan de molde superblandurrio, que las tiendas de mi pueblo se llenan de él cuando se acerca la Semana Santa… ¿pero qué os han hecho las torrijas para que las tratéis así? Desde aquí declaro la guerra a las torrijas cuadradas, el colmo de la falta de elegancia torrijera. Las torrijas tradicionales, y en eso se me nota la edad, son ovaladas. Lo que sale cuando cortas una barra corriente al sesgo, como el embutido. Hala, que a gusto me he quedao

Fuera de bromas, y que nadie se me ofenda por esta oda a la torrija ovalada y de pan corriente, vamos a preparar un pan que no será un pan corriente, sino un pan ligeramente enriquecido con leche y huevo, algo a medio camino entre el pan y el bollo de leche para contentar a todo el mundo. Al menos a los que queden después de echarles el sermón torrijero. Ahora, lo que es de rigor es lo siguiente: la miga debe ser más bien apretá (nada de chapatas y similares) porque cuanto más densa, más leche absorbe y más jugosas quedan después las torrijas. Con estos ingredientes salen dos panes medianos.

Pan para torrijas

Ingredientes:

Elaboración:

  • Para los panes tengo mucha costumbre de retardar la fermentación, cosa que consiste en hacer la masa por la tarde, amasarla bien y dejarla que fermente toda la noche en la nevera. La fermentación lenta potencia los sabores del pan y además divides cómodamente la elaboración en dos días, de forma que se te hace menos largo. Es una forma inocua de aportar sabor a cualquier pan.

pan de torrijas

  • Mezclamos todos los ingredientes en un bol: la harina, los líquidos, la levadura, el huevo y la sal; amasamos a mano (con el método francés, por ejemplo) o con robot. Amasamos durante 1-2 minutos y dejamos reposar la masa, bien tapada, 10-15 minutos. Repetimos este proceso hasta que la masa esté fina y elástica. No hace falta que pase la prueba de la membrana perfectamente (como se ve en la foto), pero tampoco molesta.

pan de torrijas

  • Hacemos una bola con la masa y la ponemos en un cuenco bien aceitado. La tapamos con plástico y la dejamos fermentar toda la noche en el frigorífico. Al día siguiente la sacamos a la encimera enharinada, la aplastamos bien con la mano para quitarle todo el gas (podemos ponerla en la amasadora, si tenemos, para quitar el gas). Hacemos un rectángulo con la masa y comenzamos a enrollarlo, haciendo un cilindro de superficie tensa y sellando la unión a cada vuelta que le damos al rollo.

pan de torrijas

  • Acabamos con un cilindro con los extremos en punta. Lo rodamos un poco en la mesa para estirarlo y hacer la barra más larga, aunque esto depende del tamaño del horno. Para aprovechar al máximo el horno se puede meter la barra en diagonal.
  • Colocamos la barra con la costura hacia arriba sobre un paño de cocina o un lienzo de lino enharinado. La tapamos bien con plástico y la dejamos fermentar, hasta que casi doble el volumen. Mientras tanto calentamos el horno a 230º (con aire) / 250º (sin aire). Ah, y si queréis que la corteza quede blandita metéis el pan en una bolsa de plástico cuando aún no se haya enfriado del todo.

pan de torrijas

  • Cuando la barra haya levado, la pasamos con cuidado a una bandeja de horno, dándole la vuelta ayudándonos con el propio paño, o a una pala de panadero bien enharinada. Con una cuchilla o un cuchillo afilado marcamos las hendiduras de las futuras torrijas (sí, esas que sirven para que luego cortemos la barra por donde nos dé la gana).
  • Metemos la barra en el horno y pulverizamos agua en el interior. La cocemos alrededor de 30 minutos, sin aire, solo con calor arriba y abajo. Si queremos ser exactos, para que esté hecha por dentro comprobaremos con un termómetro de sonda si el interior ha alcanzado por lo menos 92-95º. Y si no tenemos termómetro, pues con que esté dorada y suene a hueco cuando la golpeamos por debajo, es suficiente.
  • Sacamos la barra con cuidado y la ponemos a enfriar sobre rejilla. Ah, y si queréis que la corteza quede blandita metéis el pan en una bolsa de plástico cuando aún no haya enfriado del todo.

pan de torrijas

¿No vais a probar el gustirrinín que da hacer torrijas con pan casero? Este pan no es excesivamente difícil, no necesita mucho arte para que la barra os quede bonita, porque luego será convenientemente cortada en rodajas… Si os atrevéis con este pan de torrijas nos encantaría que nos contaseis el resultado.

Print Friendly, PDF & Email
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.