30
junio

Vídeo-receta: Crema pastelera

 

crema_pastelera_video-1

Esta semana os traigo una vídeo-receta con un básico de la repostería, crema pastelera. Es una receta sencilla, pero muy versátil, ya que nos puede servir para rellenar tartas, cupcakes, tartaletas o lo que más os guste.

Para hacer la crema pastelera le he dado sabor la leche con la pasta de vainilla. Para ello, ponemos en un cazo la leche y la pasta de vainilla y llevamos a ebullición. En otro bol, batimos el mezclamos de ingredientes para luego añadirle la leche avainillada. Volvemos a ponerlo en un cazo a fuego bajito unos 15 minutos sin dejar de remover. Si se forman grumitos, se puede pasar la crema por la minipimer o batidora de mano.

Hacer crema pastelera nos soluciona muchos rellenos en repostería. Así que guardad esta receta a mano porque seguro la utilizaréis más de una vez.

Crema pastelera

Ingredientes (600 g de crema):

  • 500 ml de leche
  • 5 yemas de huevo L
  • 100 g de azúcar blanco
  • 50 g de fécula de maíz (maicena)
  • 2 cucharaditas pasta de vainilla

Elaboración:

  • Añadimos un chorrito de leche a la fécula de maíz y removemos bien con una cuchara hasta disolverla por completo. Cuando ya esté mezclada, la reservaremos para utilizarlo más adelante.
  • En un cazo añadimos la leche y la pasta concentrada de vainilla. Esta pasta es muy concentrada. Por eso, con dos cucharaditas será suficiente. Lo ponemos a fuego medio y lo dejamos hasta que empiece a hervir. Cuando la leche empiece a hervir, la retiramos del fuego y la removemos un poquito para que se atempere.
  • Mientras en otro bol ponemos las yemas de huevo junto al azúcar y con la ayuda de una varilla de mano los batimos enérgicamente. Tened la leche hervida con la vainilla cerca para ir removiendo de tanto en tanto. Así evitaremos que se forme nata en la parte superior.
  • Seguimos batiendo los huevos hasta que se aclaren un poquito. Una vez aclaren las yemas con el azúcar, le añadimos la fécula de maíz disuelta en la leche y seguimos removiendo hasta integrarla.
  • Ahora añadiremos la leche del cazo poquito a poco mientras mezclamos. Es importante que la leche esté atemperada. De lo contrario, cocinará las yemas y creará grumitos en nuestra crema. Cuando esté bien incorporado, ponemos nuevamente la mezcla en el cazo. Lo pondremos a fuego bajito y removeremos con una lengua repostera.
  • Una vez la crema empiece a espesarse, bajamos el fuego al mínimo. Así podemos controlar mejor el espesor y evitaremos que se pegue, pero si aún así se os forman grumos, no temáis porque ¡hay solución! Podéis pasar la crema por la minipimer o batidora de mano y listo. ¡Fuera grumitos!
  • Pasados unos 15 minutos la crema ya estará espesa. La retiramos del fuego y la ponemos en un bol.
  • La tapamos a piel con un film transparente para que no se seque la parte superior. Dejamos en la nevera hasta que esté completamente fría.

crema_pastelera_video-2

Print Friendly