Bienvenido!

galletas linzer

Galletas Linzer

galletas linzer

Galletas Linzer sobre stand de cerámica pequeño lavanda

Las galletas Linzer son tan bonitas que os dará pena comerlas. Bueno, al menos al principio. Porque además de preciosas están riquísimas, con esa combinación de galleta de mantequilla y almendra con el contrapunto del relleno de mermelada. Lo tienen todo.

Las galletas Linzer se llaman así porque llevan prácticamente los mismos ingredientes que una tarta Linzer, típica de la ciudad austriaca de Linz, pero presentados en forma de galleta. La receta procede de The Joy of Baking.

Aunque los recortes de la tapa de estas galletas se pueden hacer con algún cortador pequeñito, vienen que ni pintados los cortadores para galleta Linzer que encontraréis en la tienda, que están perfectamente pensados para hacer diversos tipos de calados y para expulsar las galletas con comodidad.

Galletas Linzer

Ingredientes para 36-40 galletas:

Masa de galleta

Relleno

  • 120 ml de mermelada de frambuesa
  • Una cda. de agua

Elaboración:

  • Calentamos el horno a 160ºC. Cuando esté caliente, extendemos las almendras en un bandeja de horno y las tostamos 10-15 minutos, vigilándolas para que no se arrebaten. Dejamos enfriar.
  • Cuando las almendras estén frías, las trituramos junto con 50 g del azúcar, con cuidado de no pasarnos para que no empiecen a soltar grasa.

galletas linzer

  • En un bol, pasamos la harina de repostería por un tamiz junto con la canela molida. Agregamos la ralladura del limón y la almendra molida. Mezclamos bien con unas varillas, hasta que quede una mezcla fina, sin grumos de almendra molida. Podemos igualmente pasar toda la mezcla por un tamiz grueso.

galletas linzer

  • En el bol de una batidora o robot ponemos la mantequilla ablandada y los 100 g de azúcar restantes. Batimos la mezcla con robot o varillas eléctricas hasta que esponje y blanquee, rebañando las paredes con una espátula de vez en cuando.
  • Cuando la mantequilla esté bien blanca agregamos las yemas de huevo y el extracto de vainilla. Añadimos entonces la mezcla de los sólidos y homogeneizamos. Dividimos la masa en dos porciones, las aplastamos un poco en forma de torta, las envolvemos en plástico y las metemos en la nevera por lo menos 30 minutos.

galletas linzer

  • Sacamos una de las porciones de la masa y dejamos que se temple un poco antes de estirarla con el rodillo. Enharinamos bien la mesa y extendemos la masa, mejor con un rodillo graduado, a la medida de 4 mm.
  • Usamos el cortador de galletas Linzer sin los troqueles interiores para cortar las bases redondas de las galletas, o un cortador redondo de medida adecuada. Las vamos poniendo sobre un papel de hornear y las metemos 30 minutos en la nevera. Esto ayuda a que no se expandan en la cocción y mantengan su forma.

galletas linzer

  • Cocemos las bases de las galletas en el horno a 180ºC unos 12-14 minutos. Sacamos a enfriar sobre rejilla. Ojo si queréis reutilizar los recortes: os aconsejo que los volváis a estirar sobre un papel y una bandeja, y que los dejéis refrigerando de nuevo por lo menos otros 30 minutos para que el gluten se relaje. Si utilizamos los recortes sin reposo las galletas se nos pueden deformar en la cocción.
  • Para recortar las tapas troqueladas de las galletas usamos la segunda porción de masa. La estiramos a 4 mm, como la anterior, pero sobre un plástico o papel de hornear, y la refrigeramos por lo menos 30 minutos una vez estirada, bien tapada para que no se reseque. Los dibujos se marcan mejor si la masa está un poco firme.

galletas linzer

  • Marcamos las galletas y vamos pasándolas a otro papel de hornear. A veces hay que convencer a los recortitos para que se separen de las galletas. Os vuelvo a decir lo mismo que antes de los recortes sobrantes, hay que estirarlos y volverlos a dejar reposar.
  • Cocemos las tapas igual que antes, 12-14 minutos a 180ºC, y enfriamos sobre rejilla. Cuando tengamos todas las galletas, calentamos brevemente la mermelada con una cucharada de agua, lo justo para que se mezclen ambas cosas con comodidad, y dejamos enfriar.
  • Por último, rellenamos las galletas con la mermelada: untamos la tapa redonda inferior y ponemos encima una tapa calada, apretando con cuidado.

galletas-linzer-2

Galletas Linzer sobre plato grande de la firma GreenGate

Estas galletas Linzer tienden a humedecerse con la mermelada una vez que las hemos montado, de modo que si no las vais a servir de inmediato es mejor guardarlas sin montar y poner la mermelada en el último momento. Y si queréis una variación de sabor deliciosa, usad avellanas en lugar de almendras.

Print Friendly
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.

No hay comentarios

Envía un comentario