4
abril

Cómo hacer una mona de Pascua tradicional

 

Mona de Pascua

La Mona de Pascua es un dulce muy tradicional en la zona del Levante español y está asociado a las fiestas de Semana Santa, aunque hoy en día podemos encontrarlo prácticamente durante todo el año en las confiterías y/o pastelerías. Con esta torta se ponía fin a la Cuaresma y a las abstinencias que se derivan de ella.

Cada región del Levante tiene su variedad, y algunas, con el tiempo, han ido evolucionando, cambiando los huevos cocidos por huevos de chocolate, añadiendo decoraciones como plumas de colores, pollitos, glasa coloreada… Pero la tradición continúa siendo la misma, y es que el padrino, le entrega la Mona a su ahijado el Lunes de Pascua.

Aún recuerdo cuando mi tía, que era mi madrina, me traía la mía… ¡Qué buena estaba! Esta es su receta, y este es mi pequeño homenaje para ella, aunque si soy sincera, nunca me ha salido como a ella, me pasa lo mismo que con las recetas de mi madre, salen buenas, pero no tanto como las suyas ¿por qué será?

Mona de Pascua

Ingredientes:

Para el fermento:

Para la masa final:

  • Todo el fermento
  • 400 g de harina de fuerza
  • 12 g de levadura fresca
  • 3 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 80 g de aceite de oliva
  • La ralladura de una naranja
  • 15 ml de agua azahar
  • 2 huevos para decorar
  • Clara de huevo para pincelar
  • Azúcar y unas gotas de agua de azahar
  • Una pizca de sal

Elaboración:

  • La noche anterior prepararemos el fermento. Para ello disolvemos la levadura en el agua y la añadimos a la harina. Mezclamos todo sin llegar a amasar. Tapamos con papel film y lo dejamos en el frigorífico.
  • Al día siguiente sacamos el fermento de la nevera y dejamos que se atempere.
  • Echamos la harina de fuerza, la levadura desmenuzada, el fermento y los huevos ligeramente batidos y mezclamos todo con una espátula.
  • Añadimos poco a poco el azúcar y el aceite y continuamos mezclando.
  • Por último, incorporamos el agua de Azahar, la ralladura de naranja y la sal y amasamos con las manos hasta conseguir una masa elástica.
  • Si se nos pega en las manos vamos añadiendo harina, pero ¡ojo!, no pongáis en exceso porque entonces ya no quedará una miga esponjosa.
  • Una vez conseguida la consistencia, hacemos una bola, enharinamos ligeramente un bol y la ponemos dentro. Tapamos con un paño de algodón y la dejamos levar en un lugar cálido hasta que doble su volumen.
  • Cuando duplique su volumen, sacamos la bola del bol y con una rasqueta cortamos la masa en dos.
  • Les damos forma de bola, hacemos un agujero con el dedo en el medio y lo vamos moviendo con movimientos circulares para ir agrandándolo. Ponemos el huevo en el centro (que previamente habremos lavado), tapamos de nuevo y dejamos doblar su volumen.
  • Transcurrido el tiempo, pincelamos con clara de huevo.
  • En un cuenco ponemos un poco de azúcar con unas gotas de Azahar, mezclamos y lo echamos por encima.
  • Horneamos las dos monas unos 25 minutos, en la parte inferior del horno precalentado a 180º.

Mona de Pascua

Si queréis dar un toque de color a vuestra Mona de Pascua, podéis teñir  huevos blancos. Solo tenéis que poner agua en un vaso, añadir una cucharada de vinagre, echar unas gotas de colorante alimentario e introducir el huevo en él. A los diez minutos, tendrás unos preciosos huevos coloreados.

Print Friendly