22
julio

Tarta de mousse de melón

 

Tart de mousse de melones 1

Tarta de mousse de melón sobre plato de cerámica redondo blanco

Esta tarta de mousse de melón es la última receta de repostería que hago este mes. Es fácil de hacer, pero lo único que lleva un poco más de tiempo es formar las capas de colores. Lo más importante es que no tenemos que encender el horno, que apetece muy poco en estos meses de verano. Veréis que resultona queda al final cuando la decoremos con melones parisién.

Esta tarta está compuesta básicamente de dos mousses: una mousse de melón Cantaloup, aromatizada con extracto de vainilla, que aporta una capa de color naranja muy pálido, y una mousse de melón Galia, sin nata y sin vainilla, para darle un color verde en contraste con el otro tipo de melón. Las mousses las hemos hecho con leche de almendras para evitar reacciones extrañas entre el melón y la leche.

Para los que no ponéis el horno en verano os recomendamos usar como base sobaos pasiegos, o bizcochos de huevo (savoiardi) y, para los más arriesgados y que no os importan las altas temperaturas en casa, os proponemos una plancha de bizcocho genovés clásico que ya hemos hecho varias veces en el blog. Y, para que nos quede una tarta fácil de desmoldar hemos usado el molde demontable rojo con plato de Lékué.

Tarta de mousse de melón

Ingredientes:

Para la mousse de melón Cantaloup:

  • 185 ml de leche caliente de almendras
  • 45 g de yemas
  • 45 g de azúcar
  • Media cucharadita de extracto de vainilla
  • Una pizca de sal
  • 225 g de puré de melón Cantaloup
  • 185 ml de nata montada
  • De 4 ½ a 5 hojas de gelatina
  • Sobaos pasiegos, bizcocho genovés, o bizcochos de huevo (savoiardi)
  • Almíbar de calar

Para la mousse de melón Galia

  • 125 ml de leche caliente de almendras
  • 30 g de yemas
  • 30 g de azúcar
  • Una pizca de sal
  • 275 g de puré de melón Galia
  • 3 o 4 hojas de gelatina

Para el brillo de la tarta:

  • 2 hojas de gelatina
  • 125 ml de zumo de manzana frío
  • 125 ml de zumo de manzana caliente

Elaboración:

Para la mousse de melón Cantaloup:

  • Ponemos las hojas de gelatina en agua fría para que se ablanden.
  • Hacemos una crema inglesa batiendo las yemas, el azúcar, la vainilla y la pizca de azúcar, y añadiendo la leche de almendras caliente en un cuenco.

hacemos una crema inglesa

  • Calentamos al baño María hasta que espese o la crema nape el dorso de una cuchara de madera. Retiramos del fuego y dejamos templar un poco.
  • Incorporamos las hojas de gelatina y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

añadimos la gelatina

  • Cubrimos el fondo de nuestro molde desmontable de Lékué con los sobaos pasiegos. También podéis utilizar una plancha de bizcocho genovés o bizcochos de huevo.
  • Añadimos el puré de melón a la crema, mezclamos y luego la nata montada de forma envolvente.

preparamos la base con sobaos

  • Remojamos la base de sobaos con almíbar de calar.
  • Cubrimos con la mousse de melón Cantaloup, tapamos con papel film y metemos en la nevera por lo menos cuatro horas.

vertemos la mousse

Para la mousse de melón Galia:

  • Preparamos la mousse de melón Galia haciendo primero una crema inglesa de leche de almendras de la misma forma que la anterior.
  • Le añadimos las hojas de gelatina puestas en remojo y, cuando esté a temperatura ambiente, le añadimos el puré de melón verde. Recordad que esta segunda mousse no lleva ni vainilla ni nata.

preparamos la otra mousse

  • Sacamos el molde de la nevera y cubrimos la primera mousse con la mousse de melón “Galia”. Metemos la tarta en la nevera y dejamos reposar durante otras cuatro horas por lo menos, aunque mejor si son ocho horas.
  • Cortamos bolas de los dos tipos de melón con un sacabolas para melón y las reservamos para decorar la tarta.

hacemos melon parisién

Para hacer el brillo y terminar la tarta:

  • Ponemos las hojas de gelatina en remojo para el brillo hasta que estén blandas y las añadimos al zumo de manzana caliente.
  • Añadimos el zumo de manzana frío y mezclamos para que se diluya todo. Dejamos que enfríe a temperatura ambiente.

preparamos el brillo

  • Retiramos la tarta de la nevera, colocamos las bolas de melón por toda la superficie de la tarta alternando los colores.
  • Vertemos el brillo sobre toda la superficie y volvemos a meter en la nevera para que cuaje.

decoramos la tarta

Para desmoldar nuestra tarta de mousse de melón pasamos una espátula por el borde, retiramos las dos piezas de silicona con cuidado y servimos inmediatamente. Recordad que es verano y los postres fríos se calientan enseguida.

Tarta de mousse de melones 2

Tarta de mousse de melón sobre plato de postre de la firma GreenGate

Algunos consejos útiles:

  • Podéis hacer una mousse de un solo tipo de melón y así os ahorráis tiempo de elaboración, pero a la hora de servirla tendréis que esmeraros un poco más en la decoración.
  • Me gustan el melón Cantaloup y el melón Galia para este tipo de postres, tienen una textura más mantecosa y son muy aromáticos, pero podéis usar el melón piel de sapo o el que más os guste.
  • Recordad que hemos sustituido la leche de vaca en las cremas inglesas por leche de almendras para evitar cualquier reacción extraña entre el melón y la leche, pero podéis usar leche de soja o cualquier otro tipo de leche vegetal.
  • La nata montada nunca debe ir del todo montada, dejadla medio montada para que cuando se mezcle con los otros ingredientes no se corte.
  • La gelatina que hemos usado es de 240º Bloom y cada hoja pesa aproximadamente dos gramos.
  • La firmeza de la mousse dependerá de la cantidad de gelatina que pongáis, es decir, que si ponéis la cantidad inferior indicada de gelatina la textura será más suave y esponjosa y, si ponéis la cantidad máxima indicada, la textura será más firme, pero tendrá una textura más parecida a la gelatina. Seguid siempre las recomendaciones del fabricante del producto en cuanto cantidades y líquido.
  • Nos encantan los sobaos por su textura y su sabor a mantequilla, además, es fácil encontrarlos de muy buena calidad y no tendremos que encender el horno. El resultado vale la pena.
  • Si tenéis un bizcocho de mercado que os guste lo podéis usar para hacer la base, no está el clima como para estar calentando las cocinas con el horno, pero si no os importa podéis hacerlo vosotros mismos.
  • Para hacer el bizcocho genovés batid cuatro huevos con 130 g de azúcar y calentadlos al baño María. Montad la mezcla en un robot de cocina y echad de golpe 160 g de harina. Mezclad de forma envolvente y añadid tres cucharadas de mantequilla clarificada. Hornead a 170 – 180º C entre 15 y 20 minutos. El tiempo dependerá de la altura de la plancha.
  • Para hacer el almíbar de calar poned 100 g de azúcar y 100 g de agua en un cazo, y llevad a ebullición. Cuando se haya diluido el azúcar retiradlo del fuego y añadid una cucharada de zumo de limón, y una cucharada de brandy, de ron o del licor que más os guste. Yo le he añadido tequila añejo.
Print Friendly