19
octubre

Vídeo-receta: Nude Cake de tiramisú

 

video-receta-nude-cake-tiramisu-1

Nude Cake de tiramisú sobre stand para tartas

El tiramisú es un clásico de la repostería italiana, tiene un sabor intenso y único, fácilmente reconocible por todos los amantes del cacao y el café, entre los cuales me incluyo. Por eso, en el vídeo de esta semana, os muestro cómo hacer una nude cake de tiramisú. Es una forma perfecta de llevar el sabor de este delicioso postre a una tarta, para celebrar eventos muy especiales.

Primero hacemos un bizcocho de vainilla que nos va a recordar a los bizcochos tipo soletillas que se utilizan en el tiramisú. Y al igual que hacemos con las soletillas, mezclamos el café con el Amaretto para darle sabor y jugosidad a los bizcochos. La crema de mascarpone que hago es muy similar a la utilizada en el clásico tiramisú, pero en lugar de claras de huevo montadas utilizamos nata, así conseguimos una crema firme que nos permite rellenar y decorar nuestra nude cake.

No puede faltar el cacao espolvoreado y las virutas de chocolate negro. Para mí le dan un toque muy bonito a la vez que un intenso sabor a chocolate. Lo que sí es opcional es el licor Amaretto, ya que si hacemos una tarta que también comerán los más pequeños de la casa podemos omitirlo de la receta. Y en ese caso, también os recomiendo hacer un café descafeinado, de este modo todos podemos disfrutar del sabor del tiramisú en esta nude cake.

Nude Cake de tiramisú

Ingredientes:

Para los bizcochos (3 layer cakes de 15 cm):

Para el sirope de café:

  • 60 ml  de café cargado y endulzado al gusto (1 cdta. de azúcar)
  • 15 ml de Amaretto (o ron o brandy)

Para la crema de mascarpone:

  • 200 ml  de nata para montar o crema para batir 35% M.G
  • 60 g de azúcar
  • 2 yemas de huevo L
  • 250 g de queso Mascarpone

Para rellenar y decorar:

Elaboración:

  • Para hacer el bizcocho empezamos batiendo los tres huevos a velocidad alta durante 5 minutos. Pasados los 5 minutos, añadimos el azúcar y batimos un minuto más. Cuando el azúcar esté integrado ya podemos añadir el aceite de girasol. Si queréis podéis utilizar aceite de oliva, pero sólo si es de sabor suave. También añadimos la leche y la integramos con la mezcla.
  • Para dar sabor al bizcocho, le añado extracto de vainilla. Batimos un poquito más y con la ayuda de un colador añadimos la harina de trigo y la levadura química o polvo de hornear. Damos unos golpecitos al colador para tamizar los ingredientes y cuando terminemos, agregamos la pizca de sal. Lo integramos todo. Cuando terminemos, comprobamos que realmente no se ve harina en la masa y que todo ha quedado perfectamente incorporado.
  • Para hornearlo voy a utilizar 3 moldes de layer cake de 15 centímetros de diámetro, aunque también se puede hacer en 2 moldes de 18cm. Rociamos con spray antiadherente el interior de los moldes y repartimos la masa en cada uno de ellos. Cuando los tengamos listos, los ponemos en una bandeja y los llevamos al horno precalentado a 180 ºC.
  • Utilizando estos moldes de 15 centímetros de diámetro, en unos 30 minutos los bizcochos estarán listos, pero lo ideal es pincharlos con un palillo antes de sacarlos, para verificar que realmente están hechos.
  • Recién sacados del horno los dejamos reposar en una rejilla durante 10 minutos antes de desmoldarlos. Pasado este tiempo los desmoldamos y los dejamos sobre la rejilla hasta que enfríen por completo. Cuando estén fríos, ya podemos nivelar la parte superior para dejarlos totalmente rectos. Lo hacemos con una lira o cuchillo. Cuando terminemos de recortar todos los bizcochos, los reservamos mientras hacemos la crema de mascarpone.
  • Para hacer la crema empezamos poniendo las yemas de huevo en un bol y las batimos con la mitad del azúcar. Tenemos que batirlas hasta que las yemas blanqueen. Cuando las tengamos listas, le agregamos el queso mascarpone, y con una espátula, lo mezclamos con las yemas hasta que obtengamos una mezcla cremosa y sin grumos. Para conseguir una crema consistente, lo mejor es utilizar el queso mascarpone frío, por eso os recomiendo conservarlo en la nevera hasta justo antes de utilizarlo.

video-receta-nude-cake-tiramisu-2

  • En un bol aparte, ponemos la nata bien fría y la batimos a velocidad alta durante dos minutos. Pasado este tiempo, la nata estará a medio montar. Añadimos la otra mitad del azúcar y seguimos batiendo durante dos minutos más para terminar de montarla. Con una espátula o lengua repostera, integramos la nata montada con movimientos envolventes.
  • Antes de montar la tarta hacemos un almíbar con café azucarado al gusto y opcionalmente con un poquito de licor Amaretto. Simplemente vertemos el Amaretto en el café y mezclamos. Esto servirá para almibarar los bizcochos y darle ese toque de sabor tan rico y característico que tiene el tiramisú.
  • Ahora, sobre un stand o plato bonito, ponemos dos hojas de papel de horno para no manchar nada. Y sobre ellos ponemos el primer bizcocho. Lo almibaramos con la mezcla de café y Amaretto que acabamos de hacer.
  • Sobre el bizcocho, vamos a poner la crema de mascarpone. Lo hacemos con una manga pastelera y una boquilla redonda de 18 mm de diámetro.
  • Cuando terminemos, espolvoreamos cacao en polvo por encima con la ayuda de un colador, y sobre esta capa voy a poner virutas de chocolate negro.
  • Colocamos el siguiente bizcocho y repetimos lo mismo de antes para poner la segunda capa de relleno a la tarta. Ponemos el último bizcocho boca abajo para que los bordes queden perfectos y decoramos la parte superior. Lo hacemos del mismo modo que pusimos el relleno.
  • Ya sólo queda retirar el papel de hornear y tendremos nuestra riquísima tarta tiramisú terminada.
  • Os aconsejo mantener esta tarta en la nevera para que el mascarpone y la nata estén en perfectas condiciones a la hora de comerla.
Print Friendly