14
diciembre

Vídeo-receta: Chocoflan o pastel imposible

 

video-receta-pastel-imposible-1

Chocoflan sobre stand para tartas rojo

En este vídeo os mostraré cómo hacer chocoflan o pastel imposible. Seguro que os ha llamado la atención el nombre de esta tarta o pastel. Y ya os digo que de “imposible” no tienen nada. Se llama así porque en el horno se invierten las capas de bizcocho y flan, pero ya veréis que es muy sencillo de hacer. Además es un postre muy rico con una jugosidad muy especial.

También se le conoce como chocoflan y me gusta mucho hornearlo en moldes de bundt cake. Así, aparte de estar muy bueno, lo podemos presentar con un diseño lleno de detalles. También se le puede poner caramelo o dulce de leche por encima. Y si queréis, podéis darle el toque final con virutas de chocolate o frutos secos en la parte superior.

Os aseguro que si hacéis este pastel vais a repetirlo en más de una ocasión, ya que su sabor y textura es algo increíble que de vez en cuando te apetece volver a probar.

Chocoflan o pastel imposible

Ingredientes (16 raciones):

Para el flan:

  • 4 huevos L
  • 340 ml de leche evaporada
  • 1 cdta. de extracto de vainilla
  • 400 g de leche condensada
  • 225 g de queso crema (tipo Philadelphia)

Para el bizcocho:

Para decorar:

Elaboración:

  • Para hacer el flan empezamos poniendo el queso crema en un bol amplio y lo batimos durante un par de minutos para ablandarlo, así luego no quedarán grumos de queso crema en la mezcla del flan. También os recomiendo sacar el queso crema de la nevera una media hora antes de utilizarlo, así no estará tan frío y se integrará mejor con el resto de ingredientes.
  • Cuando lo tengamos listo, agregamos los huevos uno a uno y los vamos incorporando poco a poco con el queso crema. Una vez hemos agregado todos los huevos, vamos a darle sabor al flan con extracto de vainilla. Batimos nuevamente para repartir el sabor y ahora ya podemos agregar la leche condensada. Batimos hasta que se integre completamente. Terminamos el flan agregando la leche evaporada. También se puede hacer con leche normal, pero con la leche evaporada le aportamos una sedosidad al flan que me encanta.
  • Una vez esté todo bien mezclado, lo reservamos mientras preparamos la mezcla del bizcocho.
  • Para hacer el bizcocho empezamos agregando el jugo de limón a la leche. De esta manera hacemos una buttermilk casera que nos ayudará a darle más jugosidad al bizcocho. Mezclamos un poquito y lo dejamos reposar durante 10 minutos.
  • Mientras, en un bol vamos a poner la mantequilla junto al azúcar. Batimos durante 5 minutos hasta obtener una mezcla cremosa y blanquita. Para que se integre mejor y más fácil, lo ideal es que la mantequilla esté a temperatura ambiente.
  • Una vez lo tengamos listo, vamos a agregar los huevos de uno en uno, pero antes de añadirlos los batimos un poquito, de esta manera será más fácil incorporarlos con el resto de ingredientes. Cuando tengamos los huevos bien integrados, le damos sabor la mezcla con una cucharadita de extracto de vainilla. Batimos para repartir el sabor y ya lo tenemos listo para agregar los ingredientes secos.
  • Sobre un colador de malla fina ponemos la harina de trigo junto al cacao en polvo. Añadimos también el bicarbonato de sodio. Damos unos golpecitos al colador y en unos segundos tendremos los ingredientes tamizados. Añadimos la pizca de sal para potenciar el sabor del chocolate. Removemos un poquito con la batidora apagada.
  • Hecho esto, vamos a batir a la velocidad más bajita que nos permita nuestra batidora hasta conseguir que todo quede perfectamente integrado. Cuando ya tengamos una masa homogénea y sin restos de harina visibles, agregamos la buttermilk que habíamos preparado. Si veis que tiene grumitos, no os preocupéis porque es totalmente normal por la reacción del ácido en la leche. Seguimos batiendo un poquito más hasta tenerlo todo integrado. Ahora que ya tenemos la mezcla lista, vamos a preparar el molde.
  • Voy a utilizar el molde Vintage Star para bundt cake. Utilizaremos spray antiadherente para que luego sea más sencillo desmoldarlo. Una vez listo, primero vertemos la mezcla del bizcocho de chocolate. Cuando terminemos, asentamos la masa agitando rápidamente el molde. Ahora ya podemos verter la mezcla de flan por encima. Lo hacemos muy poquito a poco y con la ayuda de una cuchara para que el flan no se mezcle con la parte de chocolate.

video-receta-pastel-imposible-2

Chocoflan en plato de postre de GreenGate

  • Cuando tengamos el flan en el molde, vamos a cubrirlo con papel de aluminio. A mí me gusta cubrirlo para que la parte superior del chocoflan no se queme. Como el tiempo de horneado es bastante largo, prefiero protegerlo. Una vez lo tengamos cubierto, respetando la chimenea interior del bundt, lo ponemos dentro de una bandeja de horno o molde alto. Lo vamos a hornear al baño maría.
  • Para ello vertemos agua caliente en la bandeja o molde exterior. El agua debe cubrir más o menos hasta la mitad del molde del chocoflan que estamos utilizando. Una vez listo, lo llevamos al horno precalentado a 180 ºC con calor arriba y abajo y sin ventilador.
  • En una hora y media aproximadamente estará listo, pero antes de sacarlo del horno, os recomiendo pincharlo con un palillo para verificar que el bizcocho realmente está horneado.
  • Una vez fuera del horno, retiramos el papel de aluminio, y como veis, la parte de bizcocho de chocolate ahora está en la parte superior. Lo dejaremos enfriar por completo a temperatura ambiente, y cuando esté totalmente frío, os recomiendo cubrirlo con papel film y llevarlo a la nevera un mínimo de 5 horas, o si podéis toda la noche.
  • Pasado este tiempo, ya podemos desmoldar el chocoflan. Basta con darle la vuelta sobre el plato o stand donde lo vamos a presentar. Ya veréis que caerá sólo. Si no cae, podéis agitar un poquito el molde hasta que se introduzca un poquito de aire en el fondo del molde.
  • Para decorarlo voy a poner dulce de leche por toda la superficie, de esta manera también quedarán fijadas las virutas de chocolate que le vamos a poner.
  • Espolvoreamos un poquito de avellanas crunch sobre el chocoflan y ¡lo tenemos listo!. Eso sí, este postre tenemos que conservarlo en la nevera hasta el momento de servir.
Print Friendly