Bienvenido!

Receta brazo de gitano para San Valentín

Brazo de gitano para San Valentín

Receta brazo de gitano para San Valentín

Brazo de gitano sobre base de cartón

Esta vez os traemos este brazo de gitano para San Valentín, y estamos seguros de que os va a robar el corazón. Además, no es complicado de hacer, pero tendréis que hacer varias preparaciones que luego unidas formarán un brazo de gitano ideal para el día de los enamorados.

Cleobuttera nos propone hacer un brazo de gitano con pequeños corazones de cacao y un centro de corazones rosa cubierto de crema de queso. Para ello necesitaréis un cortador con forma de corazón, una buena bandeja para brazos de gitano, una manga pastelera y una boquilla lisa nº3.

El resto es pura técnica repostera básica: dos planchas de bizcocho con dos tonos de colorante rosa en polvo y una crema de queso con nata aromatizada con extracto de vainilla… ¡Veréis qué chulo queda al final!  Sobre todo si lo servís en estos platos de Miss Étoile.

Receta de brazo de gitano para San Valentín

Ingredientes:

Para la plancha de bizcocho:

Para la crema de queso:

Para el centro de corazón:

Elaboración:

Para la plancha de bizcocho con corazones:

  • Hacemos un poco de manualidades: imprimimos un folio con patrones de corazones pequeños (aquí tenéis un PDF para que lo imprimáis)  y se corta de tal manera que se ajusten al tamaño de la base de una bandeja para brazo de gitano de 38 x 25 centímetros.
  • Cubrimos la base con el folio y encima colocamos una hoja de papel de horno del mismo tamaño.
  • Para hacer los corazones de cacao mezclamos la clara de huevo, los 25 g de azúcar, los 34 g harina y el cacao; y añadimos la mantequilla y el colorante al gusto. Batimos hasta tener una masa homogénea.

Receta brazo de gitano para San Valentín

  • Pasamos la masa a una manga pastelera que tenga una boquilla lisa nº 3 y escudillamos sobre el papel de horno siguiendo los patrones de los corazones. Congelamos hasta que vayamos a hornear la plancha de bizcocho.
  • Calentamos el horno a 180º C. Batimos los huevos en un robot de cocina, echamos la sal, el azúcar y la vainilla, y blanqueamos hasta alcanzar el punto de cinta o de listón. Añadimos el colorante, nosotros pusimos una cucharadita y media.

Receta brazo de gitano para San Valentín

  • Echamos la harina que habremos tamizado previamente y mezclamos de forma envolvente con un batidor flexible a velocidad baja, o de forma manual con una espátula grande.
  • Vertemos la masa sobre la bandeja de los corazones congelados y horneamos durante 15 minutos.

Receta brazo de gitano para San Valentín

  • Sacamos del horno, desmoldamos y retiramos con cuidado el papel de horno.
  • Espolvoreamos con azúcar glas ambas caras del bizcocho, las cubrimos con papel de horno y enrollamos en caliente. Tened en cuenta que los corazones deben quedar hacia fuera. Dejamos enfriar.

Receta brazo de gitano para San Valentín

Para la crema de queso y el centro de corazón:

  • Hacemos crema de queso batiendo el queso con el azúcar glas y la vainilla, y añadimos la nata montada con ayuda de una espátula. Retiramos 125 ml de la crema y la coloreamos de rosa. Reservamos las dos cremas en la nevera hasta que vayamos a usarlas.
  • Para hacer el centro de corazón calentamos el horno a 180º C. y preparamos la misma bandeja que utilizamos para hacer la plancha de bizcocho, cubriéndola con papel de horno o con spray antiadherente.

Receta brazo de gitano para San Valentín

  • Hacemos y horneamos una segunda plancha de bizcocho siguiendo el procedimiento de la primera, pero usando las cantidades mencionadas en los ingredientes y sin el patrón de corazones. Esta plancha tiene que tener un color más intenso por lo que hay que echar más proporción de colorante: una cucharadita.
  • Cuando la plancha de bizcocho esté fría cortamos varios corazones con un cortador, a nosotros nos salieron 28. 

Receta brazo de gitano para San Valentín

  • Los unimos con un poco de la crema de queso rosa hasta formar un tubo en forma de corazón. 
  • Envolvemos en papel de horno o en papel film, y lo congelamos para que esté más firme

Receta brazo de gitano para San Valentín

Para montar el brazo de gitano:

  • Desenrollamos la plancha de bizcocho con cuidado y cubrimos el lado interior con la crema de queso. 
  • Ponemos el tubo de corazón en el centro con la punta hacia arriba y lo untamos con un poco de la crema.

Receta brazo de gitano para San Valentín

  • Enrollamos con ayuda de una hoja de papel de horno o con un tapete de silicona, y refrigeramos durante al menos seis horas.
  • Sacamos de la nevera, cortamos los extremos y servimos en una fuente rectangular, o en una base dorada rectangular.

Receta brazo de gitano para San Valentín

¿Qué os ha parecido nuestro brazo de gitano para San Valentín? A nosotros nos ha encantado. Y si sois de los que el rosa os tira para atrás, elegid el colorante que más os guste, en la tienda tenemos toda la paleta cromática.

Receta brazo de gitano para San Valentín

Brazo de gitano sobre platos de Miss Étoile

Consejos útiles:

  • No untéis el papel de horno con mantequilla cuando vayáis a hornear las planchas de bizcocho, así no se hará una película dorada en la superficie ni se perderá el color rosa intenso.
  • Os aconsejamos que una vez hecho el brazo de gitano y enrollado con papel de horno lo volváis a enrollar con una hoja de silicona, le dará más firmeza y podréis darle forma cilíndrica sin que se achate.
  • Lo podéis congelar, eso también ayudará a darle forma y tendrá un mejor corte en los laterales.
  • Es muy importante que llenéis el pico interior del corazón con crema de queso para que no quede vacío y no falte relleno a la hora del corte.
  • Os recomendamos que pinceléis el bizcocho con almíbar simple, ayudará a que no esté seco.
Print Friendly, PDF & Email
Raúl

Raúl

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Había que estudiar algo "respetable" y "serio", y mis primeros estudios se encaminaron a cursar la carrera de arquitectura. Ya con el título en la mano, y después de trabajar durante un tiempo en arquitectura -y con la familia contenta-, decidí aprender cocina y fotografía en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. En la actualidad mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía en El Oso con Botas.