Bienvenido!

receta tarta queso limon sin horno

Tarta de queso y limón sin horno

receta tarta queso limon sin horno

Tarta de queso y limón sin horno sobre stand para tartas

En cuanto hace buena temperatura las tartas sin horno como esta tarta de queso y limón se convierten en nuestras favoritas: facilísimas y sin tener que sudar la gota gorda en la cocina, son suaves y ligeras, y no tienen nada que envidiar en sabor a otras tartas horneadas.

La receta, inspirada en la de este blog, lleva una sencilla base de galleta con mantequilla y un relleno al estilo tarta de queso sin horno, con queso crema y leche condensada mayoritariamente, además del limón, claro. Una tarta muy cremosa y fresca que rematamos con nata montada.

Hemos preparado la tarta en un practiquísimo molde con paredes desmontables de Lékué con una bonita base de porcelana que permite usarla como plato de presentación. Las paredes desmontables son fantásticas para estas tartas sin horno con rellenos de cremas y mousses; congelar la tarta ayuda mucho, aunque no es imprescindible en todos los casos, depende de lo blanda que sea la crema.

Receta de tarta de queso sin horno

Ingredientes (para molde de 18 cm*):

 Base de galleta

  • 130 g de galletas tipo Digestive
  • 60 g de mantequilla

Relleno de limón

  • 170 ml de leche entera
  • 10 g de gelatina neutra en polvo
  • 400 g de queso crema
  • 100 g de crème fraîche
  • 300 g de leche condensada
  • 110 ml de zumo de limón

Cobertura de nata

  • 150 g de nata líquida mínimo 35% grasa
  • 25 g de azúcar glas

* Si quieres hacer la tarta en otro tamaño convierte las cantidades según indicamos aquí.

Elaboración:

Base de galleta

  • Pesamos en la báscula las galletas y la mantequilla. Trituramos las galletas y añadimos la mantequilla derretida, mezclamos. Tapizamos con esta mezcla el fondo del molde desmontable, aplastando con los dedos y alisando la superficie.
  • Introducimos el molde en la nevera para que la masa coja firmeza, por lo menos una hora.

Relleno de limón

receta tarta queso limon sin horno

  • Ponemos el queso crema en un bol y batimos con varillas, en robot o con batidora, para suavizarlo. Agregamos la crème fraîche y mezclamos.
  • En un bol aparte mezclamos la leche condensada con el zumo de limón, batimos bien con varillas y añadimos esta mezcla al queso junto con la ralladura de limón.

receta tarta queso limon sin horno

  • Calentamos la leche con la gelatina en el microondas hasta que esté disuelta y añadimos poco a poco a la mezcla sin dejar de batir con varillas a velocidad media. Acabamos de homogeneizar con una espátula.
  • Sacamos el molde de la nevera, con la base ya dura, y vertemos la mezcla del relleno recién preparada. Alisamos bien para que no queden huecos con una rasqueta o scraper, aunque es una crema bastante fluida.

receta tarta queso limon sin horno

  • Devolvemos el molde a la nevera y dejamos por lo menos cuatro horas para que la crema de queso y limón se solidifique y asiente.

Cobertura

  • Cuando la tarta esté bien firme, montamos la nata fría con varillas, en robot o con batidora, hasta que esté bastante dura. Justo antes de que esté lista y sin dejar de batir, agregamos el azúcar glas, que además ayuda a estabilizarla.

receta tarta queso limon sin horno

  • Pasamos la nata a una manga pastelera con boquilla redonda o rizada, como más nos guste, y cubrimos la tarta formando pegotitos. Metemos la tarta en el congelador para desmoldarla a la perfección y la dejamos por lo menos cuatro horas.
  • Desmoldamos retirando las paredes de silicona del molde y dejamos descongelar en la nevera.

receta tarta queso limon sin horno

Tarta de queso y limón sin horno sobre plato de Ib Laursen

Esta tarta de queso y limón sin horno es tan suave y deliciosa como parece y además se puede preparar con antelación porque se puede mantener congelada bien envueltita en plástico hasta el momento de desmoldar y dejar descongelar en la nevera.

Print Friendly, PDF & Email
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.