Title Image

Receta de gluhwein, vino caliente especiado


gluhwein vino especiado

Receta de gluhwein, vino caliente especiado

Hace ya algunos años que se empezó a conocer en nuestro país el vino caliente y especiado que en Alemania y Austria llaman gluhwein, en los países nórdicos glogg y de diversas formas en los países del Este. Creo que uno de los culpables fue IKEA, que lo comercializa embotellado. Es lo que tiene la globalización. Esta rica y reconfortante bebida se toma en los largos inviernos nórdicos y centroeuropeos, y especialmente en las Navidades. Y está chupada de hacer.

El vino especiado es una bebida tradicional que se toma en invierno y cuyas noticias se pierden en la noche de los tiempos… Se sabe que ya los romanos lo tomaban. No sabemos si porque les gustaba o porque sus vinos eran una castaña que solo se hacían tragables con abundantes especias. En cualquier caso, no nos puede extrañar que los soldados romanos lo tomasen en sus campañas del norte (es que he visto muchas veces Gladiator…).

Habitualmente el vino especiado se prepara con vino tinto, aunque existen versiones de otros colorines, e incluso sin alcohol, con zumo de manzana por ejemplo. Se añade azúcar o miel, y una serie de especias al gusto o tradición de la zona: canela, cardamomo, clavos de olor, anís estrellado, cáscara de naranja, nuez moscada, vainilla, etc. En algunos lugares se enriquece también con algún licor como ron.

La receta que he usado es una que hago yo a mi libre albedrío, picando de aquí y de allá. Al final, el poner una especia u otra es más cuestión de gusto.

Gluhwein, vino caliente especiado

Ingredientes:

  • Dos botellas de vino tinto de calidad razonable (no muy bueno, pero no malo)
  • Dos palos de canela
  • Seis clavos de olor
  • Una vaina de vainilla (o dos cdtas. de extracto de vainilla)
  • La piel de una naranja
  • Ocho cdas. de azúcar

Elaboración:

  • Le sacamos la piel a la naranja, con un cuchillito afilado o con un rallador (yo lo hago con un cuchillo porque me gusta en piezas grandes), siempre cuidando de no llevarnos nada de la parte blanca, el albedo, porque amarga.

gluhwein vino especiado

  • Vertemos el vino en un cazo y añadimos las especias: canela, clavos, vainilla y corteza de naranja. Calentamos a fuego bajo y mantenemos en infusión, sin hervir, por lo menos una hora. Yo lo mantengo al mínimo en un fuego de vitrocerámica.

gluhwein vino especiado

  • Al cabo de ese tiempo apagamos el fuego, agregamos el azúcar, removemos para disolver y dejamos reposar cinco minutos. Si queremos consumir enseguida el gluhwein lo servimos en vasos que aguanten el calor. Podemos colarlo o no, a nuestro gusto.

gluhwein vino especiado

  • Por el contrario, si queremos envasarlo para tomarlo más tarde o para regalar, podemos dejarlo reposar en el cazo hasta que se enfríe del todo, tapadito.

gluhwein vino especiado

  • Cuando esté frío, lo colamos bien en un colador y lo envasamos en botellas decorativas. Si queremos adornarlo podemos agregar medio palo de canela o unas bolitas de pimienta de Jamaica, que es una especia estupenda que tiene un aroma entre la canela y el clavo de olor.

gluhwein vino especiado

Sí, este brebaje se toma siempre calentito. Si estuvierais en la calle una noche de invierno en Escandinavia lo entenderíais. Si queréis hacer un regalo original para estas Navidades no tenéis más que preparar un buen gluhwein o vino especiado, y envasarlo en lindas botellitas de cristal reciclado. Dejaréis a todo el mundo epatado con vuestro buen gusto y buen hacer. Y un poco piripi también.

Print Friendly, PDF & Email
Miriam

Miriam

Traductora de inglés a español y química durante 15 años en una vida anterior. Vivo en un pueblecito cerca de Madrid, Galapagar, y trabajo en casa; soy una gran afortunada. Tengo pareja y dos niños con poca sensibilidad gastronómica. De momento. Pero por lo que estoy aquí es por mi afición a la cocina en general y a la repostería en particular, que me viene de familia, de mi madre y de mi abuela paterna. Y esta afición me ha llevado, además de a tener un blog de cocina con el que me lo paso pera, El invitado de invierno, a impartir algún que otro curso de cocina en la escuela de Madrid La Cocina de Babette.